ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

27 de octubre de 2010

TENEMOS QUE CAMBIAR NUESTROS CARNETS

Debido al cambio de localización en el estadio, tenemos que cambiar nuestros carnets, para modificar nuestros asientos. Y así evitar problemas futuros cuando el estadio se llene de verdad y alguien haya comprado nuestros asientos.

Recogeremos todos los carnets el Sábado en el partido contra el Xerez, para cambiarlos todos a la vez la semana que viene. Si alguien no puede estar que se acerque a las oficinas del Club cuando quiera.

25 de octubre de 2010

9ª Jornada. CANDITATOS A TODO TRAS SEIS SEMANAS INVICTOS.

CELTA DE VIGO 1-1 GRANADA
 
 
El Granada Club de Fútbol empata a uno en Balaídos pese a jugar uno de los mejores partidos de la temporada. Geijo empató el gol de Iago Aspas y pudo mandar los tres puntos hacia la Ciudad de La Alhambra en un mano a mano que chutó fuera.
 
El Granada empieza a demostrar lo que muchos entrenadores ya decían antes de que diera comienzo la temporada. Este equipo está entre los siete u ocho mejores de la categoría, y sólo un inicio de temporada renqueante y ante rivales de mucho calado, unido a la falta de puntería, le está privando en estos momentos de ocupar una plaza de privilegio en la clasificación.
 
El de ayer sábado no era un envite asequible precisamente. El Real Club Celta de Vigo, colíder junto al Rayo Vallecano al cierre de esta edición, se presumía como un depredador sanguinario para una frágil presa. Pero el paso de los minutos demostró que no fue así. Iago Aspas puso por delante al equipo gallego tras el descanso con un centro envenado que sorprendió a Roberto, un golazo casi involuntario. Pero el Granada no se arrugó y, pizarra en mano, desarboló a los locales que se vieron incapaces de contener la habilidad andaluza. Geijo, tras una jugada de bellísima factura, colocó la definitiva igualada en el cincuenta y seis. El choque se desarrolló por ráfagas, pero siempre llevó por bandera el toque de distinción y la calidad de sus protagonistas.



A los dos minutos, Benítez, que no tuvo su mejor día, ya inquietó la meta rival. Pero el balear se encontraba en posición anti reglamentaria. Aun así fue el cuadro vigués el que salió más enchufado y llevó más peligro inicial sobre la meta contraria. Fabri puso en práctica su tradicional cambio posicional de extremos; Benítez a la derecha y Orellana a la izquierda.


El equipo de Paco Herrera siguió pujando y utilizando las bandas para acular al cuadro dirigido técnicamente por Fabri. En el minuto nueve Benítez, a la contra, cabalgó por la izquierda pero su centro no fue alcanzado por Geijo que esperaba en el punto de penalti.
 
Con el paso del tiempo el Granada tomó la iniciativa y fue comiendo terreno al equipo céltico. Los de Paco Herrera tomaron consciencia de que el rival que les enfrentaba no era cojo ni mucho menos y dosificaron sus esfuerzos.
 
Lucena tuvo una caída en la parcela ancha que a la postre se convirtió en definitiva para el central. Y es que  a los veinte el granadino tuvo que dejar su puesto a Mensah. El Granada gozó a renglón seguido de varias ocasiones para abrir la lata. En el veintiuno Geijo peinó una falta botada por Benítez, e Íñigo no llegó en el segundo palo.


Poco después, los mismos protagonistas no pudieron contactar con un envío de Orellana. Y la más clara de todas llegó en el veintitrés; Benítez recibió en la izquierda en posición franca, recortó y, cuando se encontraba en disposición de disparar, marró recortando por última vez por miedo a chutar con la diestra.
 
Desde entonces las ocasiones fueron alternándose con un denominador común; la pifia arbitral. El Celta optó por jugar ahora por el centro y el Granada contestó cambiando nuevamente a los extremos de banda. Benítez botó una falta en el treinta que fue despejada por Falcón cuando Geijo se aprestaba para cabecearla.
Los celtiñas respondieron con un disparo largo de Trashorras que se marchó alto. La primera parte fue apagándose con más empuje visitante que local. Los de Paco Herrera se limitaron a utilizar el contragolpe como única herramienta ofensiva, mientras que el Granada gozó de algunas intentonas, siempre arrancadas desde el costado –aunque finalizadas tanto por las bandas como por el centro- , que no llegaron a buen puerto. Así se desvaneció el primer acto, con el marcador inicial; que en Balaídos, no era del todo malo.
 
La segunda parte se inició frenéticamente. Geijo, en el primer minuto, se quedó sólo ante Falcón pero el meta gallego llegó antes que el ariete helvético. La contestación viguesa no se hizo de rogar; y tan solo un minuto después los de Paco Herrera arribaron dos veces. En el cuarenta y nueve, el árbitro tocó involuntariamente el cuero y Geijo, tras desenvolverse chutó al bulto de Falcón.


Un minuto más tarde, en el cincuenta, Iago Aspas –con suma fortuna- recibió en el vértice del área, su centro se envenenó y terminó en la escuadra de un inoportuno Roberto que esperaba adelantado el balón colgado al área. Uno a cero, y la mala suerte que se obcecaba con el Granada. Aunque lo cortés no quita lo valiente, y el gol bien merece quedar guardado en las videotecas para los anales de la historia.
 
Pero la calidad y la entrega rojiblanca no podían pasar desapercibido, y tan solo cinco minutos después, y a la contra, llegaría la igualada. Orellana desfiló velozmente por la derecha, levantó la cabeza y vio a Abel desmarcado. El centrocampista, lejos de ponerse nervioso, abrió los ojos de su nuca y con el tacón y de primeras dejó el esférico en las botas de Geijo, quien en la frontal agarró un fuerte derechazo con el interior que se alojó irremisiblemente en la portería del equipo gallego.


El gol sirvió para dar confianza y fuerza a un Granada que se había desvanecido poco a poco. El Celta probó fortuna por mediación de Michu, que había entrado por Álex López segundos después del tanto de Geijo, sin embargo su lanzamiento salió desviado.
 
Las lesiones tampoco respetaron al Celta, y Falcón tuvo que marcharse tocado por Yoel. Y con los cambios también jugó Fabri, como siempre, e introdujo a Calvo en la segunda mitad para darle frescura a la creación, Óscar Pérez fue el sacrificado.
 
Al borde de la media hora, una preciosa combinación rojiblanca encabezada por Mikel Rico y Orellana no pudo finiquitarla Geijo mano a mano frente a Yoel. Era la ocasión más clara de los de Fabri desde que comenzara la segunda mitad, sin contar el gol.


El Granada pasó a dominar totalmente la posesión del balón y el control del centro del campo desde que en el cincuenta y seis anotara Geijo. El once granadinista no renunció en ningún momento a la victoria y continuó tocando y dejando en entredicho la propuesta planteada por Paco Herrera.  A sabiendas de que eran dueños y señores del partido, los de Fabri se estiraron. El Celta quedaba relegado a las voluntades de su adversario.
 
Sin embargo fue cuando el partido tocaba a su fin cuando los célticos se desembarazaron definitivamente. En un revuelo en el área, Michu metió la pierna y Roberto sacó una mano providencial cuando el cuero se adentraba en la portería. El empuje de los de Paco Herrera siempre tuvo la respuesta de una hacinada zaga rojiblanca.

 
Collantes entró en el descuento por Orellana, que aunque sin trascendencia negativa, había tenido un golpe apenas un minuto antes; y con la permuta agonizó el choque. El Granada acumula seis partidos consecutivos sin conocer la derrota, y lo más importante es que ha conseguido puntuar en una de las plazas más difíciles. Huele a lleno en Los Cármenes para el próximo sábado ante el Xerez (18:00 h. -Canal Sur 2-), en el que puede ser un punto de inflexión clarísimo de cara al objetivo final de los de Fabri, que ya no está tan claro que sea sólo la permanencia. Este equipo puede con todo y con todos.
 
 
FICHA TÉCNICA
Celta de Vigo: Falcón (Yoel, minuto 66); Hugo Mallo, Catalá, Jonathan Vila, Roberto Lago; Bustos, López Garai; Trashorras, Aspas, Álex López (Michu, minuto 57); David Rodríguez (Dani Abalo, minuto 75).
Granada C.F.: Roberto; Nyom, Rubén, Lucena (Mensah, minuto 20), Íñigo López; Óscar Pérez (Carlos Calvo, minuto 67), Mikel Rico, Abel Gómez; Orellana (Collantes, minuto 90+1), Dani Benítez y Álex Geijo.
Goles: 1-0, Iago Aspas (minuto 51); 1-1, Álex Geijo (minuto 56).
Árbitro: Santiago Jaime Latre del colegio aragonés: amonestó a los locales Álex López y Hugo Mallo; y a los visitantes Rubén Párraga, Mensah, Carlos Calvo y Dani Benítez. Fue asistido en las bandas por Ramón García Salas y César de Juana González. La labor de cuarto árbitro recayó en la figura de Pablo González Fuertes. El delegado informador fue Bernardino González Vázquez.
Incidencias: partido correspondiente a la novena jornada de la Liga Adelante disputado en el Estadio de Balaídos de Vigo ante 10.548 espectadores. En los prolegómenos del encuentro los jugadores de ambos equipos mostraron una pancarta y camisetas con motivo de la campaña solidaria “El Fútbol Profesional contra el Hambre”.

21 de octubre de 2010

TENEMOS QUE PAGAR PARA PODER RESERVAR EL LOCAL PARA LA CENA

Ya estamos preparando la Cena, para celebrar el Segundo Aniversario de la Peña. Se realizará en el Café Nevada en la Plaza Mariana Pineda. El precio son 25€, que habrá que pagar ya, para reservar y poder pagar al Local para que nos lo cierre para nosotros. Dentro del precio tenemos el Menú y las Bebidas.

Se prevé que vengan jugadores del Granada CF, miembros de la Directiva del Club y de los Medios Granadinos. No te pierdas este gran evento, con entrega de premios incluida. Publicaremos aquí más detalles sobre la cena, como la fecha exacta (que como he dicho antes, hasta que no hayamos pagado la mayoría no la podemos saber).


¡HAZTE CON TU POLO DE LOS DIABLOS HINCHAS!

Hazte con este magnífico Polo Granadinista de los Diablos Hinchas de la temporada 2010/11 por solo 16€. Tenemos todas las tallas disponibles. Incluso tenemos mejores precios para los polos en oferta que nos quedan de la temporada pasada.


Y no te olvides de que también tenemos las mejores Bufandas de los Cármenes por 12€.




18 de octubre de 2010

8ª Jornada. INJUSTAMENTE PERDIMOS LA OPORTUNIDAD DE ESTAR ARRIBA, PERO FUIMOS SUPERIORES AL LIDER DE LA CATEGORÍA.

GRANADA 1-1 RAYO VALLECANO

 
El Granada empata ante el Rayo Vallecano en la matinal de hoy domingo merced a los goles de Abel Gómez y David Aganzo. El árbitro descafeinó el choque liguero con una actuación muy mala.
 
 El fútbol tiene muchos tópicos. Uno de ellos es que quien perdona lo paga. El Granada perdonó en los primeros minutos, y eso a la postre fue definitivo. El empate ante el Rayo no es del todo malo, pero se lamenta que el árbitro no colaborara con la causa rojiblanca y que el fútbol fuera tan injusto en los primeros cuarenta y cinco minutos.



Los de Fabriciano salieron muy fuertes en los primeros minutos, llevando el control del choque. El premio a ese empuje inicial no se haría esperar. A los tres minutos, en una excelsa jugada de Benítez por la derecha, Geijo chutó a las manos de Cobeño. El rechace, y aplacer lo introdujo en las mallas Abel.
 
El empuje no cesó, el Granada Club de Fútbol tuvo las mejores ocasiones en los diez primeros minutos. Orellana, dos minutos más tarde del gol, condujo una contra que finalmente cortó Arribas. A los ocho, Geijo remató, Cobeño salvó y Lucena –en boca de gol- envió el cuero al larguero. Geijo se volvió a quedar sólo en el diez, pero Cobeño volvió a evitar el segundo tanto rojiblanco.
 
 
La propuesta de Fabri en la matinal del domingo era impecable. El 4-2-3-1 con Óscar Pérez y Mikel Rico en el doble pivote tuvo al Rayo a merced de un Granada dominador y pujante. Con Óscar Pérez pivotando para darle fluidez al juego de transición, al lado de Mikel Rico, y con una línea de tres medios ofensivos por delante –Orellana, Benítez y Abel- el centro del campo se vistió de rojiblanco. La batalla en la zona de creación siempre se libró a favor de los de Fabri.
 
Orellana llevó de cabeza a toda la defensa y en el veinte un lanzamiento suyo lo detuvo Cobeño abajo. El Rayo no hizo casi nada en ataque, pero en el único desbarajuste defensivo del Granada, Siqueira no fijó la marca, David Aganzo disparó el primer chut a puerta vallecano. El disparo, tras tocar en la madera, terminó alojándose en la puerta de Roberto. Empate inmerecido y partido nuevo a la vista.
 
Un rifirrafe paró a falta de diez minutos el juego durante un periplo de ocho. Al Granada le sirvió para recomponerse; al Rayo, para terminar de consolidar su apuesta por dormir el cuero en medio campo. De ahí hasta el descanso el partido se durmió, y ambos rivales anduvieron contemplativos. La  segunda mitad aguardaba intrépida.
 
Y así fue. A los treinta segundos, en una salida fulgurante de los vallecanos, y con la defensa aún dormida, Aganzo recibió en el costado derecho y disparó al bulto de Lucena que entró al quite. El Granada contestó con un zapatazo de Benítez que repelió la defensa.
 
 
La segunda parte estuvo marcada por las vísceras. A la contra ambos equipos crearon peligro, aunque el Granada llevó algo más la batuta. El juego siguió siendo rocoso y las patadas estuvieron presentes durante todo el segundo acto. La táctica entró en juego, y el corte de avances en la parcela ancha por medio de los agarrones dejó a las claras lo que depararía toda la reanudación.
 
Los de Fabri intentaron dominar la parcela ancha, pero el árbitro no les dejó. Y es que el valenciano  Martínez Munuera se obcecó con el juego de salida rojiblanco. Primero Nyom, tras llevársela limpiamente, fue objeto del desconocimiento del trencilla que le indicó acción anti reglamentaria. Más tarde, en el círculo central, varias caídas de jugadores granadinistas no fueron avistadas por el árbitro.
 
 
Con el paso de los minutos, la brillantez brilló por su ausencia. El Rayo Vallecano tuvo algo más de calma a la hora de la verdad. El Granada quedó relegado al contragolpe. Los errores del colegiado, y de sus asistentes, crucificaron a un Granada venido a menos. Orellana cayó en el área claramente sin penalización. A renglón seguido, en un contra balón, la falta cayó de lado de los madrileños.
 
Fabri quiso darle tranquilidad al juego de creación. Para ello, el gallego, dio descanso a Abel e ingresó a Carlos Calvo. El Rayo Vallecano lo intentó cobardemente y el Granada buscó  desperezarse, aunque sin mucha suerte.
 
A falta de diez minutos apara el final, el Granada dejó claro que moriría matando. Geijo fue derribado de manera clamorosa en el área pero el zaguero madrileño había tocado antes el balón. Óscar Pérez se salió por Bergantiños, y el Rayo contestó con un chut de Coke que se perdió por el segundo anfiteatro de Los Cármenes.
 
 
Piti entró por la derecha en el cuarenta, su pase de la muerte –afortunadamente- lo cortó  Lucena en el área chica. A la contra Dani Benítez no tuvo la misma frescura y clarividencia que en la primera parte, y Collantes lo suplió para darle frescura a la banda.
 
Con el tiempo cumplido, el ex vallecano Collantes galopó, y Casado le entró por detrás sin posibilidad de balón. El jugador rayista vio la roja y enfiló el camino de los vestuarios. Se cumplía la máxima; el equipo de Vallecas siempre se ha quedado con uno menos en todos los desplazamientos de esta temporada. El partido no dio más de sí, reparto de puntos con el partido de Balaídos contra el Celta a la vista.
 
 
FICHA TÉCNICA
Granada: Roberto, Nyom, Siqueira, Lucena, Iñigo López, Oscar Pérez (Bergantiños, m.80), Mikel Rico, Abel Gómez (Carlos Calvo, m.70), Orellana, Dani Benítez (Collantes, m.85) y Alex Geijo.
Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Casado, Amaya, Arribas, Javi Fuego, Movilla, Borja (Piti, m.68), Armenteros (Provencio, m.86), Trejo y Aganzo (Juli, m.57).
Goles: 1-0, m.4: Abel Gómez; 1-1, m.29: Aganzo.
Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Expulsó al entrenador visitante José Ramón Sandoval por protestar y a Casado, jugador del Rayo. Mostró cartulina amarilla a los locales Siqueira, Nyom y Roberto, y a los visitantes Aganzo, Javi Fuego y Arribas.
Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de Liga en Segunda División disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 15.600 espectadores, aproximadamente 250 seguidores visitantes.





11 de octubre de 2010

7ª Jornada. PARTIDAZO ROJIBLANCO Y PRIMERA VICTORIA A DOMICILIO.

SALAMANCA 1-2 GRANADA
 
 
El Granada vence en el Helmántico gracias a dos goles de Geijo que superaron el tanto inicial de Juanjo. Es la primera victoria del Granada fuera de casa y la primera derrota salmantina en el presente campeonato. El resultado pudo ser más abultado pero los palos también juegan, y al Granada le dieron tres. La suerte, esta vez, si fue de la mano de los granadinistas. 


Tres más tarde, una falta absurda de Óscar Pérez nuevamente, puso contra las cuerdas a Roberto; pero Kike Martín no acertó y el balón salió a córner. La respuesta del Granada no se hizo esperar. Benítez metió el cuero para Geijo, el hispano-suizo se marchó, puso el esférico para Orellana; y el disparo del chileno lo rechazó el meta Biel Ribas.
 
El Granada seguía despistado y confuso, no terminaba de encontrar su patrón y Juanjo de cabeza puso el primero tras un error de Roberto a la salida de un córner. Ni treinta segundos le duró la alegría a los salmantinos. En la siguiente jugada, el helvético Geijo controló perfectamente un envío, lo bajó, recortó excelsamente sobre su par y puso la pelota en la cepa del palo. Uno a uno en menos de un minuto, el espectáculo estaba servido.
 

La rocambolesca situación le hizo más daño a los de Cano que a los de Fabri. El Granada salió reforzado de la misma. Benítez pudo consumar la remontada en el veinte de falta directa pero la escuadra escupió una jornada más su zapatazo. El empuje rojiblanco fue incesante; Orellana, Benítez y Geijo la tuvieron en el ecuador de la primera parte, sin embargo ninguno consiguió penetrar la meta de Biel Ribas.
 
Orellana puso otro “uy” en el banquillo visitante, su jugadón con bicicleta incluida la repelió Biel Ribas a córner, y en ese mismo saque de esquina Lucena con la testa la envió nuevamente a la madera. La mala suerte se cebaba con un voluntarioso Granada Club de Fútbol. El Salamanca contestó a la contra e Íñigo López pudo hacer penalti sobre Brian Sarmiento. Geijo, en la siguiente acción, la mandó fuera.
 
El Granada destrozó todas las previsiones y descosió a un Salamanca manejado por la voluntad de los de Fabri. Los palos también juegan, y como no hay dos sin tres, Benítez volvió a enviar el balón a la madera tras otra estelar jugada de ensueño granadinista. Con el paso de los minutos el acoso fue disminuyendo y el juego vistoso desapareció tímidamente. No obstante Orellana bailó, y asistió, magníficamente para Íñigo López que chutó fuera y Mikel Rico la tuvo a quemarropa sin suerte.
 
 
La primera parte concluyó con un empate a uno injusto. El gol charro llegó tras molestarle el sol a Roberto, y el Granada creó muchísimas ocasiones claras, entre ellas tres palos. En la reanudación el Salamanca intentó equilibrar la balanza y puso más temple al juego. Las ocasiones no llegaron tan claramente y el ritmo frenético del primer tiempo se frenó. Los de Óscar Cano pusieron voluntad y las alternativas se sucedieron en ambos marcos. Fabri vio como su equipo se embotellaba ante la insistencia charra.
 
Pasado el cuarto de hora de la segunda mitad Kike Martín de falta nos puso el corazón en la garganta, y entre la mediación de Roberto y Allan Nyom se desvaneció el peligro. El Granada contestó con una magnífica jugada de Benítez que terminó en las manos de Biel Ribas. Era el momento de consumar las permutas. Carlos Calvo entró por Abel Gómez en una acertada apuesta por ir a por el envite. Óscar Cano sacó a Kike Martín e introdujo a Marcos Márquez.
 
 
La entrada del que fuera jugador de Córdoba y Las Palmas le dio fuerza a un Salamanca en plena expansión. Un centro del sevillano lo remató Rubén, el cuero se marchó fuera. Si la primera parte había tenido claro color rojiblanco, la segunda era para el Salamanca. Brian Sarmiento, en otro despiste de la zaga, encaró el arco de Roberto; pero providencialmente Manolo Lucena llegó al quite. A falta de diez minutos un codazo de Moratón a un jugador del Granada con el juego parado mandó al tahúr salmantino a la ducha, por doble amonestación.
 
La expulsión le sirvió al Granada como acicate para exprimir sus opciones, los de Fabri tuvieron diez minutos finales de apogeo. Una gran jugada de Calvo llegó hasta Geijo, quien vertiginosa y rápidamente maniobró y disparó fuera por poco. Pero el fútbol tenía una última voluntad reservada para el Granada. Un centro de Carlos Calvo llegaría a Geijo, el helvético –bigoleador ayer- en un alarde de ingenio y calidad cabeceó para remontar in extremis. El gol hacía justicia a lo expuesto por una y otra formación. El Granada se lleva sus primeros tres puntos a domicilio y el Salamanca se descuelga.
 
Ni en sus peores sueños se podía imaginar Óscar Cano un desenlace tan esperpéntico para su enfrentamiento ante el Granada. El cuadro de Fabri volvió a salir obnubilado en los primeros minutos pero se desató con el paso del tiempo. El Salamanca se adelantó muy pronto, Geijo empató apenas treinta segundos después. El fútbol hizo justicia y el planteamiento ultra ofensivo de Fabri tuvo su fruto; y es que cuando la suerte te acompaña todo es más fácil, y ayer los rojiblancos tuvieron a la diosa fortuna de cara; al contrario que al principio del campeonato cuando le dio la espalda.Con las bajas de Mensah y Diego Máinz, pero con la vuelta Álex Geijo salía el Granada al Helmántico, enfrente un eléctrico Salamanca en los diez primeros minutos, pero desarmado a raíz del gol del Granada. Buen comprobante de ello fue la primera ocasión de los salmantinos. Corría el cuatro cuando un centro desde la derecha a punto estuvo de engancharlo Juanjo. En el seis, una pérdida de Óscar Pérez en la medular dejó sólo a Brian Sarmiento, quien afortunadamente se hallaba en fuera de juego.


FICHA TÉCNICA
Salamanca: Biel Ribas, Sito Castro, Arbilla, Moratón, Zamora, Héctor Yuste, Perico, Quique Martín (m. 67, Marcos Márquez), Kike, Sarmiento (m. 82, Endika) y Juanjo.
Granada: Roberto, Nyom, Íñigo López, Lucena, Rubén, Mikel Rico, Óscar Pérez, Orellana (m. 85, Tariq), Abel Gómez (m. 65, Carlo Calvo), Dani Benítez y Geijo (m. 92, Bergantiños).
Goles: 1-0, m.14; Juanjo. 1-1, m.15; Geijo. 1-2, m.89; Geijo.
Árbitro: Del Cerro Grande (colegio madrileño). Amonestó a Sito Castro y Juanjo por el Salamanca, y a Óscar Pérez por el Granada. Expulsó al jugador charro Moratón por doble amonestación.
Incidencias: Partido disputado en el Estadio Helmántico ante 7.065 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

4 de octubre de 2010

6ª Jornada. UNA VICTORIA IN EXTREMIS.

 GRANADA 2-1 GIRONA
 
El Granada Club de Fútbol venció esta tarde al Girona por dos a uno. Los goles de Rico y Benítez bastaron para superar el tanto de Jandro.El fútbol siempre es veleidoso y caprichoso, y un mal día lo tiene cualquiera. El Granada estuvo a punto de tenerlo. Al final, y por fortuna, que siempre es necesaria en este deporte, el marcador registró la victoria de los de Fabri. El gallego estuvo condenado al sufrimiento. La primera mitad fue enteramente rojiblanca. Y es que el Granada pasó literalmente por encima del Girona. No obstante, los de Agné marcaron in extremis y se fueron al descanso con más premio del merecido.

   
En la segunda el guión cambió y la ventaja de los locales se vio seriamente amenazada por el empuje visitante. Pero el luminoso ya no sufrió ninguna permuta.




La primera ocasión de peligro recayó en las botas de Peragón, quien en fuera de juego fusiló al muñeco. La llegada no fue sintomática, puesto que dos minutos más tarde –en el cinco- una falta paralela al vértice del área botada por Dani Benítez fue peinada en primera instancia por Mikel Rico para que Tariq no acertara a rematar. El rechace llegó hasta el propio Rico que a media altura y de volea batió a Mallo.

El gol avivó la ilusión rojiblanca, y Benítez pudo marcar el segundo en el seis. Como maniobra de despiste, Collantes intercambió su posición con Dani Benítez, y como siempre ambos se la liaron a sus respectivos laterales. Al cuarto de hora Collantes echó más leña al fuego enviando un fortísimo chut a la cruceta de Mallo.

Nyom2

Sólo a la contra el Girona pudo llevar peligro; Peragón lo intentó en el veinte pero disparó arriba. El centro del campo, dominado por Óscar Pérez y Mikel Rico como medios defensivos y con Abel repartiendo juego, respondió a la llegada catalana con una excelente doble ocasión que ni Mikel Rico primero, ni el tan ansiado Tariq después –previo robo de Benítez- acertaron a transformar en gol.
 
El Granada siguió llevando peligro con el paso de los minutos a la meta de Mallo. Y buena prueba de ello fue la pared efectuada por Nyom y Collantes que terminó con una gran galopada del gaditano buscando el corazón del área sin encontrar rematador. El gesto feo del partido lo puso el equipo nororiental al borde de la media hora. El Granada tiró el esférico fuera para que un jugador gerundense fuera atendido, pero los de Raúl Agné no lo quisieron devolver.


Y fue casi peor el remedio que la enfermedad porque los de Fabri sentenciarían al plantel visitante con una letal contra conducida por Dani Benítez desde la izquierda al más puro estilo “Día del Alcorcón”. El balear se la cocinó, y el balear se la comió. Su impresionante arrancada llegaba a su fin, la línea de fondo se acercaba y un compañero le esperaba en el centro para marcar.

Pero Benítez siempre tiene un as guardado en la manga; y casi sin ángulo y cayéndose resolvió fastuosamente el contragolpe con un zurdazo espectacular que sorprendió a Mallo. Dos a cero y medio partido en el bolsillo. El Girona reaccionaría tímidamente. El Granada por el contrario siguió pujando fuertemente contra la portería contraria. Pero, el fútbol es caprichoso y en la casi única llegada de los de Agné, Jandro envió con suma categoría el cuero a la escuadra de Roberto.

La respuesta no se haría esperar, y Dani Benítez, colocó en el treinta una falta que volvió a estrellarse en la escuadra derecha del portero. La primera parte no daría para más, el resultado, y sobre todo la actitud del equipo habían sido muy buenos. Aguardaban otros cuarenta y cinco trepidantes minutos.



En la reanudación el Girona intentó llevar el empate al luminoso, y con pizarra en mano casi lo consigue en una falta muy próxima al lugar desde donde Benítez sirvió el primero a Rico. La pena fue raseada por Chechu para que Dorca entrara desde atrás y chutara a las manos de Roberto. Poco después un córner botado desde la izquierda por Collantes lo remató con la testa a gol Benítez, aunque el extremo se hallaba en posición anti reglamentaria y el tanto no subió al electrónico.

En el minuto cincuenta y siete una internada de Nyom por la derecha no llegó a buen puerto pese a que el zaguero local dejó el esférico a placer a Collantes. Raúl Agné buscó soluciones salomónicas e introdujo al artífice de la salvación de los catalanes el pasado año; Kiko Ratón. El damnificado: Bautista.



Fabri también movió ficha. Óscar Pérez, que completó un partido bastante digno, dejó su lugar a Ritchie Kitoko. El Girona empezó poco a poco a manejar la situación, y es que los de Agné tenían muy poco que perder y mucho que ganar. El Granada se arrugó y las ocasiones empezaron a arribar a la meta de Roberto. Para darle fluidez al juego de creación, Carlos Calvo ingresó en detrimento de Tariq. Pese a todo el Granada siguió sin encontrar la fórmula mágica que le hizo brillar en la primera parte; y es que el Girona apretaba, y lo hacía con ahínco.

El que fuera jugador del Barça, Gerard López, entraría para quemar las naves del equipo de Montilivi. Acto seguido Fabri introdujo a Felipe por Abel en la media punta. Los últimos compases serían los de la agonía, Benítez vio tarjeta y el Granada sufrió de lo lindo con varias intentonas del Girona que afortunadamente no terminaron en el interior de la red granadinista. La victoria sirve para respirar y olvidar el descenso. El Salamanca de Óscar Cano, que se personó en la tribuna de Los Cármenes, aguarda en El Helmántico.

Benitez_y_Tariq


FICHA TÉCNICA
Granada: Roberto; Nyom, Rubén, Mensah, Lucena; Mikel Rico, Óscar Pérez (Kitoko, m.65), Abel Gómez (Felipe, m.83), Collantes; Dani Benítez y Tariq (Carlos Calvo, m.75).
Girona: Dani Mallo; Jose, Bautista (Kiko Ratón, m.62), Serra, Migue; Ángel (Gerard, m.82), Dorca, Jandro, Chechu; Roberto Peragón y Despotovic (Moha, m.51).
Goles: 1-0, min.2: Mikel Rico; 2-0, min.29: Dani Benítez; 2-1, min.41: Jandro.
Árbitro: Pino Zamorano (Castellanomanchego). Mostró cartulina a los locales Nyom, Abel Gómez, Dani Benítez; y al visitante Jose.
Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga Adelante de Segunda división disputado en Los Cármenes ante 12.500 espectadores.