ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

18 de octubre de 2010

8ª Jornada. INJUSTAMENTE PERDIMOS LA OPORTUNIDAD DE ESTAR ARRIBA, PERO FUIMOS SUPERIORES AL LIDER DE LA CATEGORÍA.

GRANADA 1-1 RAYO VALLECANO

 
El Granada empata ante el Rayo Vallecano en la matinal de hoy domingo merced a los goles de Abel Gómez y David Aganzo. El árbitro descafeinó el choque liguero con una actuación muy mala.
 
 El fútbol tiene muchos tópicos. Uno de ellos es que quien perdona lo paga. El Granada perdonó en los primeros minutos, y eso a la postre fue definitivo. El empate ante el Rayo no es del todo malo, pero se lamenta que el árbitro no colaborara con la causa rojiblanca y que el fútbol fuera tan injusto en los primeros cuarenta y cinco minutos.



Los de Fabriciano salieron muy fuertes en los primeros minutos, llevando el control del choque. El premio a ese empuje inicial no se haría esperar. A los tres minutos, en una excelsa jugada de Benítez por la derecha, Geijo chutó a las manos de Cobeño. El rechace, y aplacer lo introdujo en las mallas Abel.
 
El empuje no cesó, el Granada Club de Fútbol tuvo las mejores ocasiones en los diez primeros minutos. Orellana, dos minutos más tarde del gol, condujo una contra que finalmente cortó Arribas. A los ocho, Geijo remató, Cobeño salvó y Lucena –en boca de gol- envió el cuero al larguero. Geijo se volvió a quedar sólo en el diez, pero Cobeño volvió a evitar el segundo tanto rojiblanco.
 
 
La propuesta de Fabri en la matinal del domingo era impecable. El 4-2-3-1 con Óscar Pérez y Mikel Rico en el doble pivote tuvo al Rayo a merced de un Granada dominador y pujante. Con Óscar Pérez pivotando para darle fluidez al juego de transición, al lado de Mikel Rico, y con una línea de tres medios ofensivos por delante –Orellana, Benítez y Abel- el centro del campo se vistió de rojiblanco. La batalla en la zona de creación siempre se libró a favor de los de Fabri.
 
Orellana llevó de cabeza a toda la defensa y en el veinte un lanzamiento suyo lo detuvo Cobeño abajo. El Rayo no hizo casi nada en ataque, pero en el único desbarajuste defensivo del Granada, Siqueira no fijó la marca, David Aganzo disparó el primer chut a puerta vallecano. El disparo, tras tocar en la madera, terminó alojándose en la puerta de Roberto. Empate inmerecido y partido nuevo a la vista.
 
Un rifirrafe paró a falta de diez minutos el juego durante un periplo de ocho. Al Granada le sirvió para recomponerse; al Rayo, para terminar de consolidar su apuesta por dormir el cuero en medio campo. De ahí hasta el descanso el partido se durmió, y ambos rivales anduvieron contemplativos. La  segunda mitad aguardaba intrépida.
 
Y así fue. A los treinta segundos, en una salida fulgurante de los vallecanos, y con la defensa aún dormida, Aganzo recibió en el costado derecho y disparó al bulto de Lucena que entró al quite. El Granada contestó con un zapatazo de Benítez que repelió la defensa.
 
 
La segunda parte estuvo marcada por las vísceras. A la contra ambos equipos crearon peligro, aunque el Granada llevó algo más la batuta. El juego siguió siendo rocoso y las patadas estuvieron presentes durante todo el segundo acto. La táctica entró en juego, y el corte de avances en la parcela ancha por medio de los agarrones dejó a las claras lo que depararía toda la reanudación.
 
Los de Fabri intentaron dominar la parcela ancha, pero el árbitro no les dejó. Y es que el valenciano  Martínez Munuera se obcecó con el juego de salida rojiblanco. Primero Nyom, tras llevársela limpiamente, fue objeto del desconocimiento del trencilla que le indicó acción anti reglamentaria. Más tarde, en el círculo central, varias caídas de jugadores granadinistas no fueron avistadas por el árbitro.
 
 
Con el paso de los minutos, la brillantez brilló por su ausencia. El Rayo Vallecano tuvo algo más de calma a la hora de la verdad. El Granada quedó relegado al contragolpe. Los errores del colegiado, y de sus asistentes, crucificaron a un Granada venido a menos. Orellana cayó en el área claramente sin penalización. A renglón seguido, en un contra balón, la falta cayó de lado de los madrileños.
 
Fabri quiso darle tranquilidad al juego de creación. Para ello, el gallego, dio descanso a Abel e ingresó a Carlos Calvo. El Rayo Vallecano lo intentó cobardemente y el Granada buscó  desperezarse, aunque sin mucha suerte.
 
A falta de diez minutos apara el final, el Granada dejó claro que moriría matando. Geijo fue derribado de manera clamorosa en el área pero el zaguero madrileño había tocado antes el balón. Óscar Pérez se salió por Bergantiños, y el Rayo contestó con un chut de Coke que se perdió por el segundo anfiteatro de Los Cármenes.
 
 
Piti entró por la derecha en el cuarenta, su pase de la muerte –afortunadamente- lo cortó  Lucena en el área chica. A la contra Dani Benítez no tuvo la misma frescura y clarividencia que en la primera parte, y Collantes lo suplió para darle frescura a la banda.
 
Con el tiempo cumplido, el ex vallecano Collantes galopó, y Casado le entró por detrás sin posibilidad de balón. El jugador rayista vio la roja y enfiló el camino de los vestuarios. Se cumplía la máxima; el equipo de Vallecas siempre se ha quedado con uno menos en todos los desplazamientos de esta temporada. El partido no dio más de sí, reparto de puntos con el partido de Balaídos contra el Celta a la vista.
 
 
FICHA TÉCNICA
Granada: Roberto, Nyom, Siqueira, Lucena, Iñigo López, Oscar Pérez (Bergantiños, m.80), Mikel Rico, Abel Gómez (Carlos Calvo, m.70), Orellana, Dani Benítez (Collantes, m.85) y Alex Geijo.
Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Casado, Amaya, Arribas, Javi Fuego, Movilla, Borja (Piti, m.68), Armenteros (Provencio, m.86), Trejo y Aganzo (Juli, m.57).
Goles: 1-0, m.4: Abel Gómez; 1-1, m.29: Aganzo.
Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Expulsó al entrenador visitante José Ramón Sandoval por protestar y a Casado, jugador del Rayo. Mostró cartulina amarilla a los locales Siqueira, Nyom y Roberto, y a los visitantes Aganzo, Javi Fuego y Arribas.
Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de Liga en Segunda División disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 15.600 espectadores, aproximadamente 250 seguidores visitantes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario