ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

19 de noviembre de 2012

PELIGRO , jugando bien no ganamos ¿suenan las sirenas?

 Cuando un equipo está de buenas se nota. Es lo que le pasó al Atlético en Los Cármenes. Los madrileños, que se reactivaron tras el descanso con la salida de Diego Costa, se llevaron los tres puntos haciendo lo justo y, sobre todo, lo necesario: marcar un gol. Todo lo contrario que el Granada, que protagonizó una gran primera parte, pero no fue capaz de enviar ningún balón a la red. Lo pagó al peder su tercer partido en casa de forma consecutiva.
La derrota no puede calificarse como injusta, pues los colchoneros fueron mejores tras la reanudación e, incluso, pudieron marcar más goles a poco que Falcao hubiera estado acertado de cara a la portería de Toño. Tampoco habría extrañado nada si el vencedor hubiera sido el conjunto local, que hizo méritos para, al menos, lograr el empate.
Salvo la vuelta de Siqueira a su lateral, Anquela volvió a contar con los mismos que ganaron en el campo del Betis la pasada jornada. Simeone sí completó el cien por cien del once inicial que ganó al Getafe hace una semana. Por tanto, pocas sorpresas de inicio.
 Los locales intentaron presionar en los primeros compases ante un Atleti empeñado en coger la iniciativa cuanto antes. Tras unos  minutos de escasa productividad llegaron los primeros acercamientos con un mismo protagonista: el Granada. Primero fue Siqueira el que enganchó un fuerte chut desde del borde del área. El balón se fue alto. Y casi de forma inmediata la tuvo más clara El Arabi, que remató de cabeza una falta sacada por Torje desde la izquierda. El esférico se perdió por la línea de fondo. No habían pasado ni diez minutos y los locales, muy bien asentados, movían el balón con sentido. Además, abrían bien el juego por las bandas.
La primera señal de vida de la vanguardia atlética se produjo al cuarto de hora. Y por partida triple. El factor común de estas jugadas fue Toño, que envió a córner dos remates de Raúl García, de lejos, y Godín, de cabeza, respectivamente, y luego le quitó el balón a un Falcao que se disponía a hacer sangre con un remate de cabeza.
El Granada volvió a coger las riendas del ritmo ante un cuadro colchonero que, fiel a su estilo, defendía con orden a la espera de buscar su momento. A Brahimi le faltó velocidad de ideas para culminar una jugada dentro del área. Godín el arrebató el balón de las botas en el último instante. Una pena,  porque el parisino había protagonizado una gran jugada. 
A la media hora el que pudo inaugurar el marcador fue El Arabi. El marroquí tuvo una gran ocasión a la salida de una falta. El balón se le quedó en los pies dentro del área pequeña, pero Courtois estuvo muy atento y se le echó encima. La jugada fue reflejo de lo que había ocurrido hasta entonces. El Granada, bien en todas sus líneas, jugaba más y mejor.  
Intentó desperezarse el Atlético, pero se encontró con su propia medicina. Un rápido contragolpe local acabó en un disparo de Torje que, tras rozar en Arda, se estrelló en el poste. El rechace le llegó a Brahimi que, desde el punto de penalti, envió al balón al limbo. 

En las postrimerías del primer tiempo el que dejó constancia de su  permanencia en el campo fue Falcao. El colombiano, que hasta entonces sólo se había dejado ver en el trabajo de equipo, intentó sorprender a Toño desde muy lejos. El balón se fue alto por muy poco.
En la reanudación salió despistado el Atlético, que estuvo dos minutos con diez sobre el césped. Diego Costa, que a la postre fue el principal catalizador del juego atlético en la segunda parte, tardó en sustituir a un Adrián que se quedó en el vestuario al descanso. A pesar de ello, los de la capital del Reino volvieron con bríos renovados y con ganas de dar un giro al encuentro. La primera parte había sido claramente del Granada y los de Simeone no querían que se repitiera el guión en el acto definitivo. 
 La iniciativa colchonera duró mientras se le dejó hacer a Falcao, muy desasistido por los suyos. Poco a poco los anfitriones volvieron a controlar, aunque no de forma tan clara. Pero la ley del pobre se ceba con el débil. Al cuarto de hora el Atlético cargó su fusil y disparó una rápida contra llevada por Diego Costa. Iriney paró el primer aldabonazo, pero el balón le llegó a Koke, que había salido segundos antes. Su centro desde la derecha fue rematado  en el segundo palo por Arda Turan, que andaba por ahí más solo que la una. El balón entró manso en la portería de Toño.

Fue un mazazo. Los granadinistas, conscientes de que hasta entonces todo su trabajo no había tenido premio alguno, vieron como el contrincante había sacado jugo en la primera jugada que exprimió. El decorado cambió de forma radical. El Atlético intentó aprovechar la empanada de los locales tras el tanto y dispuso de varias ocasiones para ampliar el marcador. La más clara la tuvo Falcao, que nuevamente en el segundo palo remató solo una asistencia desde la derecha. El colombiano marró cuando lo tenía todo a favor. 
Parecía que al Granada se le venía el mundo encima cuando recibió una pequeña ayuda. Mario Suárez vio la segunda amarilla a falta de 23 minutos y su equipo se quedó en minoría. Anquela revolucionó su once inicial, que no el partido, al ordenar la entrada de Orellana, Ighalo y Juanma Ortiz en sustitución de un desacertado Torje, Brahimi e Iriney, respectivamente. La triple decisión no sirvió para nada.

Según avanzó el tiempo las ideas se fueron esfumando de la escuadra granadinista. Sus ataques se convirtieron en balones a seguir con escaso orden y apenas concierto. Además, las fuerzas parecían menguadas. Y así, ante un Atlético bien asentado atrás, no se pudo hacer prácticamente nada. 
La única ocasión clara del Granada la tuvo Orellana. El chileno, que aún no ha encontrado su punto de juego, remató de cabeza fuera una falta sacada por Dani Benítez. Mientras, Falcao siguió acumulando errores, alguno de forma inexplicable. Por esto no se movió más el marcador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario