ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

23 de diciembre de 2012

Anquela se comerá el turrón y la afición mas tranquila

 El Granada CF dio un golpe sobre la mesa en el Reyno de Navarra. Los de Anquela no sólo supieron reaccionar tras el tanto inicial del Osasuna, sino que ofrecieron una gran imagen, rompieron su sequía goleadora que quedó fijada en 508 minutos de partido y lo que es mejor, sumaron tres puntos necesarios que da mucha tranquilidad al menos hasta el año que viene. Tercera victoria a domicilio y primera vez que se sobrepone a un gol en contra, algo que se echaba de menos cuando el rival se ponía por delante. La reacción de la plantilla rojiblanca tras el tanto de Dani Benítez y la celebración del triunfo con el pitido final de González González demuestra que los jugadores estaban con su técnico. Anquela se quitó un peso de encima y su equipo volvió a ofrecer grandes sensaciones basadas principalmente es un extraordinario compromiso defensivo y una presión asfixiante. 

El técnico linarense sorprendió a todos con el once inicial. Tan sólo hizo una variación ante la ausencia de Brahimi y apostó por jugar con dos delanteros cuando se había especulado con la posibilidad de darle una nueva oportunidad al chileno Fabián Orellana. No fue así y decidió alinear a El Arabi, que estuvo negado ante la portería de Andrés Fernández. 

El arranque permitió ver a un Granada CF con frescura y mucha velocidad arriba, que trataba de aprovechar la defensa adelantada del Osasuna. De hecho, en los cinco primeros minutos, el guardameta pamplonica se vio obligado a despejar fuera del área ante Torje, en un primer momento, y El Arabi después. Pero una vez más, el buen inicio se vino abajo con el tanto de los hombres de Mendilibar. La falta de tensión defensiva permitió a Nino adelantarse a Dani Benítez tras una prolongación al primer palo de Raoul Loe a saque de esquina de Álvaro Cejudo. Era el minuto 6 y la cosa no pintaba bien para los de Anquela, sobre todo por experiencias anteriores lejos de Los Cármenes. Pero no fue así. La reacción de los rojiblancos fue extraordinaria, encerraron a su rival en su campo y comenzaron a generar oportunidades de gol aunque los locales, a la contra y en jugadas a balón parado y saques de banda, crearon alguna incertidumbre atrás. 
Con mucha fluidez en la medular pese a no contar con Brahimi, y El Arabi intercambiando su posición con Ighalo en el enganche, el trabajo de Mikel Rico y sobre todo de los jugadores de los costados permitía aparecer por ambas bandas y crear espacios para los puntas. Así llegó al cuarto de hora el remate al larguero de Odion Ighalo a centro de Siqueira. Aunque lo mejor estaba por llegar, o lo peor, según se mire. 

La fortuna seguía en contra de los visitantes pero la situación fue a más un minuto más tarde. Una internada de Gabriel Torje no fue aprovechada por El Arabi quien, a puerta vacía y en el borde del área pequeña, envió fuera el esférico. Pese a apenas pasar apuros atrás, Roberto se tuvo que emplear a fondo a los 18 minutos con una intervención felina. 


El choque era de ida y vuelta pero era el Granada CF el que buscaba con ahínco el empate. El Arabi falló a la media hora otra clara ocasión delante de Andrés, pero en esta ocasión la jugada fue anulada por fuera de juego. Ighalo pudo empatar a los 39 minutos pero el guardameta local realizó una gran intervención con la pierna izquierda. Parecía que era imposible marcar un gol pero tuvo que llegar el capitán para hacer, como mínimo, justicia a lo que se estaba viendo sobre el terreno de juego. El central, que realizó un soberbio partido, remató a la red una falta botada casi desde la medular por Dani Benítez. Se puso por fin adiós a una sequía de 508 minutos sin ver puerta, pese a que los de Anquela lo habían merecido con creces. 

Sin embargo, lo mejor estaba por llegar. A los dos minutos de volver del receso, Dani Benítez aprovechó un rechace de la zaga para enviar a la red el cuero con el exterior de su pierna izquierda. Un golazo que trajo la imagen del choque: la celebración conjunta de los jugadores junto al banquillo y Anquela. 

La duda era ver que actitud iba a mostrar el cuadro rojiblanco con el marcador a favor, en un campo donde dar un paso atrás es sinónimo de problemas simplemente por la intensidad que pone en sus partidos el cuadro de Mendilibar. Pero se quiso tener la pelota, salir con peligro y todo sobre la base del orden y el compromiso defensivo empezando por Odion Ighalo. Mikel Rico e Iriney 'se comieron' a la pareja de medios centros locales, pero además dieron mucha fluidez, jugando rápido y sin complicarse. Osasuna, carente de calidad en la zona de creación, apenas dio muestras de poder al menos empatar el choque y sólo Roberto Torres dio algo de mordiente al ataque rojillo. 

Pero, los de Mendilibar han sacado muchos partidos adelante por casta y tuvieron sus opciones aunque sólo sea por enviar en largo a Kike Sola y posteriormente Joseba Llorente. Era el momento de responder defensivamente y liderados por Mainz y Roberto, vital en la recta final, lograron la cuarta victoria de la temporada celebrada por todo el plantel en el centro del campo demostrando la unión con el míster. Anquela se comerá el turrón y quien sabe si algún que otro pestiño, pero al menos se va de vacaciones cumpliendo el objetivo para el que fue contratado.
www.granadahoy.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario