ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

16 de diciembre de 2012

DONDE ESTA EL 9 PROMETIDO

 El Granada no hizo méritos para ganar y casi se lleva los tres puntos. Pero la portería se antoja de hockey patines cuando la encara un rojiblanco. Cuando el encuentro entraba en su ocaso, Ighalo pudo cambiar su signo, pero en un mano a mano con Bravo no tuvo la habilidad que se le supone a un delantero centro, que es la de decidir. El nigeriano estrelló el balón en el cuerpo del guardameta. Los de Juan Antonio Anquela no pueden permitirse el lujo de perdonar porque así no irán a ninguna parte... salvo a Segunda División. Los donostiarras, por su parte, sin hacer nada del otro mundo, controlaron el partido salvo los diez minutos iniciales. Tuvieron más de una ocasión que no aprovecharon, pero los de Montanier si pueden permitirse este lujo.

Anquela, que dejó en el banquillo a Toño, Diakhaté y El Arabi, puso sobre el césped un equipo titular en el que  había ocho jugadores que formaban parte de la plantilla que logró el ascenso a Primera. El dato quedó bonito para los que gustan de estadísticas, pero no se tradujo en nada productivo sobre el terreno de juego. El choque fue insulso.
El partido empezó bien para los rojiblancos. Con Siqueira y Dani Benítez como dueños de su banda, el Granada no tardó en merodear la portería guipuzcoana. Incluso hubo una ocasión clara. Apenas habían transcurrido cinco minutos cuando Siqueira metió un balón en el área, donde Ighalo llegó bien para rematar de primeras. Bravo respondió con acierto para enviar el balón a córner. Precisamente,  en los primeros compases fue el hecho de que Dani Benítez sacara cuatro saques de esquina en apenas diez minutos. 

Los vascos empezaron a sacudirse el dominio con rápidos contragolpes, con los que pusieron de manifiesto que en cualquier momento podían sorprender. Xabi  Prieto, tras recibir un balón en profundidad, fue el primero en disparar sobre la portería de Roberto, que ayer debutó esta temporada en la competición liguera. La primera oportunidad clara de los realistas la tuvo... Íñigo López, que a punto estuvo de firmar un autogol tras un saque de una falta al interior del área local. Como quien no quiere la cosa, sobrepasado el primer cuarto de hora, la Real Sociedad había dado la vuelta a la tortilla. Y el Granada pasó a confiar su suerte a un rápido contraataque. Su juego se almidonó y en el minuto 25 se oyeron los primeros pitidos en la grada tras una jugada de ataque basada en una patada a seguir... por nadie.
 A la media hora, la tensión con la que el conjunto granadinista había saltado al campo parecía haberse diluido. Aunque daba la impresión de que los donostiarras llevaban el peso del choque, lo cierto es que el partido decayó por el escaso fútbol que ofrecían ambos contendientes. 

El juego ofensivo de los de Anquela volvió a dar señales de vida tras un gran pase de Nyom que despejó como pudo Bravo. El rechace le cayó a Dani Benítez que, al rematar en posición forzada, no pudo dar una buena dirección al balón. La respuesta realista fue más contundente. Ifrán, en el segundo palo, remató de cabeza para que Roberto se luciera. Fue la mejor ocasión de un primer tiempo que acabó con otra intentona visitante, pero el remate lejano de Vela no sorprendió al guardameta rojiblanco.

El paso por los vestuarios fue un breve lapsus en lo que se había convertido el devenir del encuentro. Los rojiblancos volvieron al campo sin ideas y, sobre todo, sin conexión entre sus líneas. El despeje por el contundente método del patadón y tentetieso daba idea de los recursos granadinistas. A los cinco minutos de la reanudación, Íñigo López apareció de forma provindencial para cortar un balón que un donostiarra iba a rematar a placer. Poco después, un 'cante' de Nyom lo desperdició Griezmann. No pintaba bien el partido para los de Anquela, cada vez más imprecisos. En pleno control realista, Zurutuza puso a prueba a Roberto, que tapó bien un tiro lejano que le botó justo delante.

Anquela movió el banquillo al dar entrada a El Arabi en sustitución de un renqueante Brahimi. Poco después fue Jaime Romero el que suplió a un desaparecido Torje -el rumano no era el único- y Angulo, a un Siqueira con molestias en el abductor. A pesar de los cambios, el decorado se mantuvo intacto. A la media hora Illarramendi estropeó con un chut pifiado una buena jugada de ataque de su equipo. 

Tuvo su oportunidad el Granada, pero fue de acorde a su juego. Jaime probó fortuna desde la frontal del área. El balón se envenenó tras rebotar en un defensa y a punto estuvo de sorprender a Bravo.
A falta de siete minutos llegó la mentada ocasión de Ighalo en la que fue la única jugada trenzada de los rojiblancos. El balón no llegó al fondo de la portería y el gol parece que se convierte por momentos en una misión imposible para los de Anquela, que ayer pasó más desapercibido . Como su equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario