ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

19 de febrero de 2013

Buonanotte: "Estamos en el buen camino"


Poco a poco, Diego Buonanotte va acumulando minutos con la camiseta rojiblanca, adaptándose de esta forma a su nuevo club. El jugador argentino, que tuvo destellos de calidad ante el Barcelona, se marchó con un sabor agridulce del estadio por la derrota y el buen partido de los suyos: "La buena imagen no nos sirve de mucho porque no se logró lo que queríamos, que era ganar, pero al menos comprobamos que el equipo está en el buen camino y así conseguiremos buenos resultados".
A nivel personal, se siente satisfecho: "Poco a poco voy entrando en juego y me sentí muy bien y muy cómodo, pero nos vamos todos con el amargo sabor de no poder seguir esta racha de partidos ganados. Sobre todo, como locales ante una afición que está alentando permanentemente. Yo me siento más cómodo jugando por la derecha que por la izquierda, pero estoy disponible para cuando el míster me necesite jugar donde haga falta".
En cuanto al partido ante los azulgranas, Buonanotte destacó el papel de Messi: "El míster nos dijo en el descanso que había que seguir igual, pero nada más empezar el segundo tiempo nos marcó y después le regalamos un tiro libre. A Messi no se le puede regalar una falta tan cerca del área. Estamos con rabia porque se hicieron las cosas bien, pero a la vez tranquilos por seguir por este camino. Jugando así, con esta actitud y estas ganas, vamos a lograr cosas importantes".
En cuanto al duelo ante el Celta, el centrocampista granadinista es optimista ante un encuentro difícil: "Hay que ir convencidos de que se puede ganar, como hemos hecho en estos últimos partidos. Para nosotros es una final, así que hay que ganarla. Es un partido clave, tanto para ellos como para nosotros, es una cancha difícil. El Celta juega muy bien al futbol".
www.marca.com

18 de febrero de 2013

Messi deshace el embrujo de Los Cármenes

 ¿Quién sino iba a amargar la noche a los granadinistas que soñaban con una segunda proeza en apenas catorce días? Es un una auténtica 'pulga' cojonera para cualquier rival que se cruce en su camino. Marcó los dos goles del Barcelona para enviar al traste el sueño de un Granada que había llegado al descanso por delante en el marcador.

El tanto de Ighalo en el primer tiempo abrió la puerta a la esperanza, pero nada más reanudarse el choque Messi encauzó el destino de los suyos. No se puede echar nada en cara a los de Lucas Alcaraz, que siempre supieron asumir su rol ante un Barça que juega a otra cosa. Se desfondaron los rojiblancos que, a pesar de todo, tuvieron riles para apretar en los últimos cinco minutos. Estuvieron en un tris de arrancar un punto al todopoderoso, pero Íñigo López y, sobre todo, Brahimi, se toparon con Víctor Valdés.
Respondió el Granada a lo grande. Poco después Nyom puso un gran balón en el segundo palo que le llegó franco a Nolito, que remató según le vino. Valdés respondió. La oportunidad animó a los rojiblancos, que presionaron para tutear a la galaxia azulgrana.Los de Roura calmaron los ímpetus granadinistas con la vuelta a su fútbol control. El Granada, con todos sus efectivos bien asentados, aguantó. Pero poco a poco los visitantes empezaron a visitar el área local más veces de lo deseado. Casi siempre gracias a un pase en diagonal, con Messi como principal 'repartidor'. En una de ésas, Alexis demostró otra vez su falta de entendimiento con la portería rival al mandar alto la enésima asistencia del argentino.

Como quien no quiere la cosa, sobrepasado el cuarto de hora el Granada estaba encerrado. En cuestión de segundos, cabezazo de Thiago, alto, y protesta visitante por una caída de Cesc en el área.Otra falta de definición de Alexis delante de Toño fue la antesala de lo más inesperado: el tanto del Granada. Aranda puso el balón en el segundo palo, Nolito cruzó el balón y en boca de gol Ighalo no tuvo más que meter el pie para provocar la euforia en Los Cármenes y alrededores.

Adriano pudo empatar poco después, pero lo que empezó a verse sobre el césped es que el Barça jugaba con más prisa y menos precisión. El panorama cambió ante la puesta en escena del juego ordenado del Granada, con sus efectivos en su sitio. Los restantes minutos del primer tiempo pasaron más deprisa de lo esperado. El control absoluto del balón por parte de Barça sólo se tradujo en esporádicas ocasiones. La más clara la tuvo Messi y la desbarató Toño.
 Tras el descanso los rojiblancos volvieron al campo con las ideas claras: había que defender la renta como fuera y cuanto más tiempo, mejor. Pero la intención duró poco. A los cinco minutos Cesc se sacó de la manga lejano chut seco y raso. Toño hizo lo que pudo para rechazar el balón, que quedó muerto a los pies de quien fue como un rayo a por él. ¿Hace falta escribir quién? El argentino marcó su tanto número 300 en Liga y, a la par, firmó su decimoquinto partido seguido marcando. Son cifras de otro planeta, pero ya nadie duda de que el delantero azulgrana habita en la estratosfera.

Pudo adelantarse el Barça si no tuviera a Alexis, que volvió a no saber qué hacer con un balón que le llegó en profundidad. A continuación Roura no tuvo más remedio que sustituirlo por Tello. El Barça metió la quinta y Pedro estuvo a punto de marcar. El canario se sacó un chut impresionante desde la frontal y el poste evitó el mayor de los males. El segundo tiempo ya era un monólogo ante un rival desfondado.

A falta de 20 minutos saltó Iniesta al campo. Y lo primero que hizo el manchego fue ver como Messi marcó en el lanzamiento de una falta. Tello tuvo un par de ocasiones para sentenciar. No lo hizo. En el tramo final el Barça levantó el pie del acelerador y el Granada lo quiso aprovechar. Fueron cinco minutos en los que casi encerró a su rival en su campo y gozó de las mencionadas ocasiones de Íñigo López, que remató flojo de cabeza sin que nadie le molestara, y de Brahimi, que bien pudo haber sido el gol del empate.Con el pitido final, los jugadores del Granada se retiraron con la cabeza alta, con esa dignidad que da saber que se ha cumplido con el trabajo. No se puede pedir más.

  • Orden defensivo.- El Granada volvió a jugar con orden y convicción ante uno de los grandes. Al Barcelona se le atragantó la primera parte y creció conforme Cesc se hizo el amo en la segunda.
  • Messi.- Nuevo doblete del argentino. Lo hizo en un campo en el que nunca había marcado. Con estos goles alcanza los 300 con la camiseta del Barcelona.
  • Rotaciones.- El cuerpo técnico azulgrana quiso dar descanso a Puyol, Iniesta y Jordi Alba de cara al duelo con el Milan. El lateral tuvo que salir en la primera parte por el lesionado Adriano.

10 de febrero de 2013

Todo ha salido a pedir de boca desde la llegada de Alcaraz

 Seis de seis. Ésta es la cosecha de puntos que lleva el Granada desde que Lucas Alcaraz se hizo cargo de su banquillo. Si hace una semana se doblegó al vigente campeón de Liga, ayer hizo morder el polvo al actual colista: el Deportivo, que se queda a diez puntos de los rojiblancos. Además, el corte del descenso está ahora a seis puntos.  

La victoria clara  de Granada fue consecuencia de un juego ordenado y, sobre todo, efectivo. Sin florituras innecesarias, lo práctico se impuso sobre cualquier otra concepción del juego. Bien situado sobre el terreno de juego, los anoche visitantes esperaron su oportunidad para poner el partido de cara, primero, y apuntillar, después, a un conjunto que tiene un futuro muy negro. Por el contrario, los de Alcaraz quizá han dado un gran paso hacia la permanencia. Queda mucha Liga y muchos puntos en juego, pero en lo que va de febrero (¡cómo se temía este mes!) el Granada se ha ganado una buena dosis de tranquilidad y confianza con la que afrontar los próximos compromisos.
 Los goles llegaron en momentos clave. El primero, justo antes del descanso. El segundo, poco después de la reanudación. El tercero, con el partido prácticamente finiquitado, fue un regalo del colegiado en forma de penalti. 

Ni un cambio en el once titular respecto al que saltó al césped de Los Cármenes en el choque ante el Real Madrid. Pareció salir el Granada con más ímpetu, que se tradujo en una internada de Siqueira a cuyo centro no llegó Aranda. Pero fue el Deportivo, consciente de su delicada situación, el que intentó hacerse con el control del choque. Toño estuvo muy atento a las primeras llegadas con relativo peligro de los locales. No obstante, fue Nolito el primero en buscar la portería contraria desde la lejanía, pero sin puntería. 

Sobrepasado el cuarto de hora, el ritmo vibrante se apoderó de Riazor. El balón fue de una portería a otra, pero sin orden ni concierto. Las pérdidas de balón se sucedieron en ambos bandos. Aunque los gallegos eran los que llevaban cierta iniciativa, fue el Granada el que tuvo la primera ocasión. Una cesión de Assunçao obligó a un despeje de Aranzubia a la desesperada. El esférico le llegó a Ighalo, que chutó según le vino desde muy lejos y a portería vacía. No hubo premio.

En la otra área, tras una salida en falso de Toño, que casi acabó en el córner en su intento de tapar a Marchena, éste disparó a puerta sin apenas ángulo. El balón se fue alto por muy poco.

En el minuto 34 la volvió a tener el Granada. Ighalo, tras recortar dentro del área deportivista, no vio que Nolito estaba en una posición inmejorable para marcar. El nigeriano optó por chutar en vez de asistir a su compañero y el balón se perdió por la línea de fondo. 
 Como en anteriores ocasiones, hubo respuesta. Toño estuvo rapidísimo para desbaratar un pase en profundidad sobre Pizzi, que estuvo en un tris de plantarse solo ante el cancerbero alicantino (39'). Más clara aún fue la que desaprovechó Riki, que dentro del área pequeña cruzó en exceso. 

Justo antes del descanso se adelantó el Granada. Tras una impresionante internada de Nyom, Aranda puso el balón en el segundo palo, donde remató Nolito de cabeza. Tras dar en el larguero y en el poste, el balón rebotó en Marchena, que tuvo la mala suerte de enviarlo al fondo de su portería. El malagueño, por segundo encuentro consecutivo, volvió a provocar un autogol en el equipo rival.

Tras la reanudación fue Pizzi el que no estuvo acertado. Remató mal un balón que le llegó rebotado al punto de penalti. Fue la antesala del segundo gol rojiblanco. Siqueira e Ighalo protagonizan un tuya y mía que finalizó con un pase de la muerte del brasileño y un perfecto remate del nigeriano.

Pudo meterse el Deportivo en el partido, pero el colegiado anuló un gol a Riki por presunto fuera de juego. Tras el tanto, el Granada se dedicó contemporizar ante un rival que se fue decididamente al ataque para intentar recortar diferencias. Domingos, además, quiso poner algo de cabeza en el centro del campo al hacer entrar al veterano Valerón. Alcaraz hizo lo propio con Buonanotte, que suplió a un Aranda que se retiró bastante mosqueado. Mientras, los minutos siguieron pasando.

El Granada se puso el mono de trabajo para proteger a Toño, que se lució en un disparo de Riki. La jugada no valió por fuera de juego del blanquiazul, pero la acción del portero granadinista fue todo un alarde de reflejos y agilidad. También estuvo muy seguro el portero en un chut raso y fuerte de Pizzi.

El asedió deportivista se acrecentó según se acercaba el final del encuentro, pero la defensa del Granada se caracterizó por su contundencia, con un inmenso Mainz sobresaliendo sobre todos los que estaban a su alrededor. Quizá faltó haber armado algún contragolpe con el que sentenciar definitivamente el encuentro. En uno de los pocos despistes defensivos, a punto estuvo de marcar el cuadro gallego a la salida de un córner. Y en el único contragolpe rojiblanco, Ighalo casi culminó.

www.granadahoy.com

8 de febrero de 2013

Lucena: "Hay que jugar como si fuera una final"

 El capitán del Granada, Manolo Lucena, quiere eludir cualquier tipo de exceso de confianza de cara al encuentro que mañana hay que jugar en Riazor ante el Deportivo, que es colista de la Liga BBVA. "Será un partido muy complicado porque el rival sabe que se juega una final", por lo que, a juicio del rojiblanco, el Granada debe afrontar el choque "igual que ellos, porque si no lo l hacemos así lo pasaremos mal". 

El granadino augura que los jugadores del Deportivo "van a poner la máxima intensidad y no nos pueden ganar en esa faceta". Según Lucena, "el partido contra el Madrid ya está olvidado, estamos pensando sólo en el Deportivo. Ellos llevarán toda la semana deseosos de que llegue el partido, debemos igualar las ganas e ilusión que ellos van a poner para conseguir un resultado positivo". 

Lo que sí tiene claro el capitán es que una victoria mañana supondría "un paso fundamental para la permanencia", aunque subrayó que todavía queda mucha Liga por delante, por lo que habrá que "sufrir y trabajar mucho". 

Tras la llegada de Lucas Alcaraz al banquillo, Lucena manifestó que siempre que viene un entrenador cambia la dinámica: "Hay mucha intensidad en todos porque la gente empieza de cero y se quiere ganar la confianza del entrenador". 

Por otra parte, ayer se reincorporó Torje a los entrenamientos tras haber jugador con su selección el pasado miércoles.

www.granadahoy.com

El Granada puede prender Riazor

Cinco puntos separan de la salvación al Deportivo. No es una distancia insalvable, pero la sensación que palpa A Coruña es que su equipo está más lejos del objetivo por actitud que por puntos. Sin calma en lo institucional ni en lo social, todo lo que no sea ganar al Granada este sábado provocaría una situación insostenible en Riazor.

www.marca.com

3 de febrero de 2013

SI SE PUEDE GRACIAS

 Marcó Ronaldo y ganó el Granada. Así conjugó Lucas Alcaraz una victoria para la historia el día en el que dirigió por primera vez al equipo de sus amores en Primera División. El cuadro rojiblanco aprovechó el autogol de Ronaldo... ¡quién lo iba a decir! para, con mucho orden y sacrificio, hacer morder el polvo al inmenso presupuesto de un Real Madrid que apenas puso sobre el césped escasos arreones en varias fases del choque que la retaguardia granadista solventó, no sin sufrimiento. 

Son tres puntos como los de cualquier otro partido, dirán algunos con toda la razón de mundo. Pero eso de ganar al Madrid deja un regusto difícil de describir. De paso, el Granada evitó la amenza de meterse en puestos de descenso. Antes del inicio del encuentro los de Alcaraz eran carne de cañón, por los resultados habidos. Pero contra todo pronóstico firmaron un triunfo que ha roto más del 90 por ciento de las quinielas selladas esta semana. 

Fue un partido cargado de intensidad para los locales, pero con escaso fútbol. El que tenía la obligación que ponerlo no lo hizo y el Granada cumplió a la perfección con su papel. 
Alcaraz dejó su sello antes del inicio del encuentro. Recuperó a Toño en la puerta y sacrificó a Iriney y Brahimi en beneficio de Recio e Ighalo. Los recién llegados Aranda y Nolito formaron en el once titular. Y con muchas ganas salió el Granada, como si todos los jugadores quisieran agradar a su nuevo entrenador. 

No tardó mucho el conjunto madridista en mostrar su empeño de marcar el ritmo del enfrentamiento. Sin apretar en demasía, sobrepasado el minuto cinco, los de Mourinho comenzaron a dar síntomas de dominio, aunque sin crear peligro. El Granada, a ramalazos, intentó estirarse y su primer remate lo protagonizó Íñigo López a la salida de un saque de esquina, pero su cabezazo se fue muy alto. A continuación Xabi Alonso asustó a.... Diego López con una cesión criminal. 

No se ocultó el Granada. Todo lo contrario. A los 21 minutos Aranda metió un balón al segundo palo, donde estaba Nolito. Si en el último suspiro no se cruza Arbeloa para mandar el balón a córner, el nuevo fichaje rojiblanco hubiera marcado a placer. El propio Nolito botó el saque de esquina para que Ronaldo no faltara a su cita con el gol. El portugués se adelantó a Mainz y peinó perfectamente para enviar el balón al fondo de su propia portería. La afición granadinista ni por asomo se imaginaba que anoche iba a celebrar un gol del luso. 

La megaestrella blanca intentó resarcirse de su error antes de llegar a la media hora. Fue en un lanzamiento de falta, pero el balón se fue fuera por poco en el que fue el primer chut de los visitantes. 

El gol supuso un lógico cambio de planes. Ya no era cuestión de lanzarse sobre el campo rival sin ton ni son. Todo lo contrario. Los rojiblancos optaron por asentarse con orden en torno a su portería. Ante el repliegue de la zaga local, el Madrid no se sintió cómodo en el trabajo de acoso y derribo. Sólo asustó en alguna falta lanzada, como no, por Ronaldo. Y entre medias, algún conato de contragolpe de los ahora pupilos de Alcaraz. 
 Mourinho lo tiene claro: "Son demasiadas derrotas". Así resumió la derrota: "La responsabilidad es mía. Cuando ganamos y jugamos bien es por autogestión según vosotros y cuando perdemos es responsabilidad del entrenador. No hemos hecho un buen partido, hoy no ha sido autogestión, hoy he sido yo el responsable".
Tampoco quiso incidir en el juego del equipo: "No quiero decir mucho más. Si la lesión de Ronaldo no es grave, no tiene que esperar la entrada de su equipo médico. Él automáticamente lo ha dicho".
Perder en Granada no entraba dentro de lo previsto: "El resultado negativo es lo más importante. Ni un empate hemos conseguido, por eso el resultado me molesta. Me molesta también el primer tiempo del equipo, que ha sido horrible. El segundo tiempo, a pesar de que hemos mejorado, dominado y tenido alguna ocasión para marcar y empatar no ha sido suficiente para quedar mínimamente satisfecho con lo que hemos hecho".
También volvió a mostrar sus quejas sobre las ayudas al Barcelona: "Hay una cosa que está clara, y está clara desde hace mucho tiempo. Hay equipos que no tienen ningún tipo de control en el calendario. El miércoles fue un partido importante y de desgaste físico para los dos equipos. Uno juega hoy, el otro juega mañana. Ha sido siempre así".
 No tardó mucho el conjunto madridista en mostrar su empeño de marcar el ritmo del enfrentamiento. Sin apretar en demasía, sobrepasado el minuto cinco, los de Mourinho comenzaron a dar síntomas de dominio, aunque sin crear peligro. El Granada, a ramalazos, intentó estirarse y su primer remate lo protagonizó Íñigo López a la salida de un saque de esquina, pero su cabezazo se fue muy alto. A continuación Xabi Alonso asustó a.... Diego López con una cesión criminal. 

No se ocultó el Granada. Todo lo contrario. A los 21 minutos Aranda metió un balón al segundo palo, donde estaba Nolito. Si en el último suspiro no se cruza Arbeloa para mandar el balón a córner, el nuevo fichaje rojiblanco hubiera marcado a placer. El propio Nolito botó el saque de esquina para que Ronaldo no faltara a su cita con el gol. El portugués se adelantó a Mainz y peinó perfectamente para enviar el balón al fondo de su propia portería. La afición granadinista ni por asomo se imaginaba que anoche iba a celebrar un gol del luso. 

La megaestrella blanca intentó resarcirse de su error antes de llegar a la media hora. Fue en un lanzamiento de falta, pero el balón se fue fuera por poco en el que fue el primer chut de los visitantes. 

El gol supuso un lógico cambio de planes. Ya no era cuestión de lanzarse sobre el campo rival sin ton ni son. Todo lo contrario. Los rojiblancos optaron por asentarse con orden en torno a su portería. Ante el repliegue de la zaga local, el Madrid no se sintió cómodo en el trabajo de acoso y derribo. Sólo asustó en alguna falta lanzada, como no, por Ronaldo. Y entre medias, algún conato de contragolpe de los ahora pupilos de Alcaraz. 

Apretaron los visitantes antes de llegar al descanso y el Granada dio otro paso atrás para buscar de forma más descarada una contra. Como la que protagonizó Ighalo, que llegó a meterse en el área rival y, molestado por Varane, no pudo ajustar en punto de mira en su disparo. Justo antes del descanso, en el otro lado del campo, fue Nyom el que entorpeció a Khedira, que tampoco encontró puerta. Al intermedio el Granada se había ganado el derecho de soñar. Por delante, 45 minutos que se iban a hacer muy largos. 
No quedó satisfecho Mourinho por el juego de los suyos durante el primer tiempo. Tanto que buscó dar otros aires a los suyos al ordenar, justo antes de la reanudación, la entrada de Callejón y Benzema, que sentaron a Khedira e Higuaín. 

Sea por los cambios o por la inercia propia del campeón, el cuadro merengue salió a apretar. El Granada aguantó el chaparrón inicial sin vergüenza alguna por despejar al más puro estilo del patadón y tentetieso. Y si había que cortar el ritmo con una falta, no había ningún problema. Las florituras quedan para el verano. 

Según avanzó el segundo periodo se acrecentó el acoso blanco. A los diez minutos se hizo, por un rato, atosigante. Con más velocidad por las bandas el balón pareció a cogerle gusto al medio campo propiedad del Granada.Al buen trabajo defensivo de los rojiblancos se sumó Toño, que envió a córner un chut raso y fuerte de Ronaldo en el que fue el primer disparo de los madridistas entre los tres palos. 

Sacó el Granada fuerzas de flaqueza para devolver el golpe. Ighalo se sacó de la chistera un taconazo que salió rozando el poste, eso sí, bajo la atenta mirada de Diego López que tapó bien su portería. A continuació Mateu le perdonó la segunda amarilla a Modric, que cortó un balón con la mano. 

Pudo sorprender el Granada en un balón llevado por Aranda, que vio bien a Nolito en el segundo palo, pero el de Sanluúcar no controló el balón. Ello provocó el primer contraataque madridista que acabó Ronaldo con un tiro forzado que paró Toño. 

Comprimidos, pero con menos agobio del que cabía suponer gracias al excelente trabajo defensivo, se llegó a la media hora del segundo acto. Fue cuando debutó Buonanotte con la camiseta rojiblanca. Por delante, quince minutos de 120 segundos cada uno. Para los dos equipos, porque los de Mourinho empezaron a ser conscientes de que el partido se les iba de las manos.