ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

10 de febrero de 2013

Todo ha salido a pedir de boca desde la llegada de Alcaraz

 Seis de seis. Ésta es la cosecha de puntos que lleva el Granada desde que Lucas Alcaraz se hizo cargo de su banquillo. Si hace una semana se doblegó al vigente campeón de Liga, ayer hizo morder el polvo al actual colista: el Deportivo, que se queda a diez puntos de los rojiblancos. Además, el corte del descenso está ahora a seis puntos.  

La victoria clara  de Granada fue consecuencia de un juego ordenado y, sobre todo, efectivo. Sin florituras innecesarias, lo práctico se impuso sobre cualquier otra concepción del juego. Bien situado sobre el terreno de juego, los anoche visitantes esperaron su oportunidad para poner el partido de cara, primero, y apuntillar, después, a un conjunto que tiene un futuro muy negro. Por el contrario, los de Alcaraz quizá han dado un gran paso hacia la permanencia. Queda mucha Liga y muchos puntos en juego, pero en lo que va de febrero (¡cómo se temía este mes!) el Granada se ha ganado una buena dosis de tranquilidad y confianza con la que afrontar los próximos compromisos.
 Los goles llegaron en momentos clave. El primero, justo antes del descanso. El segundo, poco después de la reanudación. El tercero, con el partido prácticamente finiquitado, fue un regalo del colegiado en forma de penalti. 

Ni un cambio en el once titular respecto al que saltó al césped de Los Cármenes en el choque ante el Real Madrid. Pareció salir el Granada con más ímpetu, que se tradujo en una internada de Siqueira a cuyo centro no llegó Aranda. Pero fue el Deportivo, consciente de su delicada situación, el que intentó hacerse con el control del choque. Toño estuvo muy atento a las primeras llegadas con relativo peligro de los locales. No obstante, fue Nolito el primero en buscar la portería contraria desde la lejanía, pero sin puntería. 

Sobrepasado el cuarto de hora, el ritmo vibrante se apoderó de Riazor. El balón fue de una portería a otra, pero sin orden ni concierto. Las pérdidas de balón se sucedieron en ambos bandos. Aunque los gallegos eran los que llevaban cierta iniciativa, fue el Granada el que tuvo la primera ocasión. Una cesión de Assunçao obligó a un despeje de Aranzubia a la desesperada. El esférico le llegó a Ighalo, que chutó según le vino desde muy lejos y a portería vacía. No hubo premio.

En la otra área, tras una salida en falso de Toño, que casi acabó en el córner en su intento de tapar a Marchena, éste disparó a puerta sin apenas ángulo. El balón se fue alto por muy poco.

En el minuto 34 la volvió a tener el Granada. Ighalo, tras recortar dentro del área deportivista, no vio que Nolito estaba en una posición inmejorable para marcar. El nigeriano optó por chutar en vez de asistir a su compañero y el balón se perdió por la línea de fondo. 
 Como en anteriores ocasiones, hubo respuesta. Toño estuvo rapidísimo para desbaratar un pase en profundidad sobre Pizzi, que estuvo en un tris de plantarse solo ante el cancerbero alicantino (39'). Más clara aún fue la que desaprovechó Riki, que dentro del área pequeña cruzó en exceso. 

Justo antes del descanso se adelantó el Granada. Tras una impresionante internada de Nyom, Aranda puso el balón en el segundo palo, donde remató Nolito de cabeza. Tras dar en el larguero y en el poste, el balón rebotó en Marchena, que tuvo la mala suerte de enviarlo al fondo de su portería. El malagueño, por segundo encuentro consecutivo, volvió a provocar un autogol en el equipo rival.

Tras la reanudación fue Pizzi el que no estuvo acertado. Remató mal un balón que le llegó rebotado al punto de penalti. Fue la antesala del segundo gol rojiblanco. Siqueira e Ighalo protagonizan un tuya y mía que finalizó con un pase de la muerte del brasileño y un perfecto remate del nigeriano.

Pudo meterse el Deportivo en el partido, pero el colegiado anuló un gol a Riki por presunto fuera de juego. Tras el tanto, el Granada se dedicó contemporizar ante un rival que se fue decididamente al ataque para intentar recortar diferencias. Domingos, además, quiso poner algo de cabeza en el centro del campo al hacer entrar al veterano Valerón. Alcaraz hizo lo propio con Buonanotte, que suplió a un Aranda que se retiró bastante mosqueado. Mientras, los minutos siguieron pasando.

El Granada se puso el mono de trabajo para proteger a Toño, que se lució en un disparo de Riki. La jugada no valió por fuera de juego del blanquiazul, pero la acción del portero granadinista fue todo un alarde de reflejos y agilidad. También estuvo muy seguro el portero en un chut raso y fuerte de Pizzi.

El asedió deportivista se acrecentó según se acercaba el final del encuentro, pero la defensa del Granada se caracterizó por su contundencia, con un inmenso Mainz sobresaliendo sobre todos los que estaban a su alrededor. Quizá faltó haber armado algún contragolpe con el que sentenciar definitivamente el encuentro. En uno de los pocos despistes defensivos, a punto estuvo de marcar el cuadro gallego a la salida de un córner. Y en el único contragolpe rojiblanco, Ighalo casi culminó.

www.granadahoy.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario