ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

6 de abril de 2013

Vapuleado y noqueado y ridículo en casa

 El cementerio está lleno de valientes. Ahí acabó anoche un Granada que salió dispuesto a meter en problemas al Betis, pero que fue acribillado en cuanto salió de la trinchera con la bayoneta calada para intentar medirse en campo abierto ante un rival armado hasta los dientes. La consecuencia: una ráfaga bastó para fulminar a los de Alcaraz. 

El 1-5 que lució al final en el marcador de Los Cármenes certifica de forma definitiva la crisis en la que está inmerso el Granada, que sólo ha sumado dos puntos de los últimos 21 posibles (desde que hay nuevo técnico son ocho de 27). Sólo el hecho de que haya equipos que lo han hecho peor, de momento, mantiene al Granada fuera de la zona 'colorada'. Queda por ver en que queda la ventaja de cuatro puntos sobre el descenso a la conclusión de la jornada. 
 La primera media hora del choque no hizo presagiar el chaparrón que se avecinaba. Alcaraz buscó ese gol que se resiste con Aranda como delantero centro. El técnico dejó a Ighalo en el banquillo y a El Arabi, ni eso. Brahimi repitió en la media punta y, por primera vez desde que hay nuevo entrenador, Iriney apareció de titular con el presumible propósito de dar más consistencia a la contención en el centro del campo ante un rival que, como se vio anoche, es muy peligroso a la contra. La pequeña 'revolución', que no sirvió para nada, se completó con la presencia de Juanma en detrimento de Nyom.
Comenzó el choque cargado de electricidad. El Betis hizo gala de sus intenciones en menos de un minuto, con una cartulina amarilla mostrada a Nosa y un contragolpe que acabó en córner. El Granada no fue menos y muy pronto dio muestras de la intensidad con la que pretendía afrontar la contienda. 

El balón empezó a ir de un lado para otro, casi siempre con criterio. Para muestra, un botón: Pabón culminó un contraataque con un potente disparo desde fuera del área que obligó a actuar de forma brillante a Toño (8'). En la siguiente jugada, también llena de velocidad, Torje centró desde la esquina y Aranda, en boca de gol, no llegó por muy poco (9'). 

Sobrepasado el primer cuarto de hora se calmaron los ánimos. El Betis, que se había dedicado a contener las primeras cargas del Granada, adelantó sus líneas. Los rojiblancos fueron obligados a retroceder. A los 25 minutos el decorado inicial fue revertido. La iniciativa pasó a manos de los hispalenses. Los anfitriones, por su parte, pasaron a centrarse en el trabajo defensivo y a buscar alguna salida rápida para sorprender. 
 A la media hora, los de Pepe Mel soltaron tres zarpazos en menos de cinco minutos que destrozaron a las huestes de Alcaraz. Abrió la lata Rubén Castro, que controló dentro del área, con un amago se quitó de encima a dos defensores y con absoluta calma batió a un vendido Toño (30'). Un par de minutos después, Pabón envió, de vaselina, el balón al larguero. Rubén Castro, más atento que toda la retaguardia local, llegó para remachar el segundo (32'). No se había respuesto el Granada del pim-pam cuando llegó el pum. Falta sobre el área rojiblanca, Toño salió a por uvas y Paulao, de cabeza, estrelló el esférico en el larguero. En esta ocasión, pura mala suerte, pues el balón rebotó en Íñigo López y acabó alojado en la red granadina, aún caliente tras los dos tantos pretéritos (34'). 

Groguis. Así se quedaron jugadores, técnicos y aficionados tras el paso del ciclón bético por Los Cármenes. Con más orgullo que otra cosa, los pupilos de Alcaraz buscaron al menos un gol para alimentar una relativa esperanza para segundo tiempo. Se le anuló un gol a Íñigo López por un fuera de juego que pareció serlo. Nolito lo intentó desde fuera, pero sin peligro para Adrián, y Mikel Rico peinó de cabeza alto a la salida de un córner. 
 Buonanotte por Torje e Ighalo en lugar de Iriney. Éste fue el doble movimiento decretado por Alacaraz para afrontar la reanudación. Pero el Granada volvió al campo como pollo sin cabeza. Pronto avisó Rubén Castro que el Betis iba a golear con poco que aprovechara una rápida salida. En la, al delantero se le fue fuera su hat trik. En el siguiente contragolpe ya no hubo perdón. Pabón se recorrió solo todo el campo granadinista y resolvió con comodidad ante la salida de Toño. 

Era evidente que sobraba todo el segundo tiempo. Más aún tras el cuarto tanto. A los jugadores del Granada no les quedó otra que agantar de la mejor manera posible los 37 minutos restantes. 

Por lo menos, los rojiblancos mostraron vergüenza torera y marcaron el tanto del honor, obra de Aranda. Quizá el Granada mereció otro y no la segunda amarilla de Siqueira, que fue expulsado al entender el colegiado que se había tirado en el área cuando la realidad es que hubo contacto. En otra contra, Ángel completó la manita verdiblanca. 

El pitido final fue un alivio para los locales. Ahora toca meditar para reconocer los 'pecados'. Y para su perdón es necesario, como mínimo, propósito de la enmienda. Y meter goles.

www.granadahoy.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario