ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

27 de septiembre de 2013

Duro castigo a la falta de gol

 No cabe mayor desgracia. En el último suspiro del descuento voló el punto que tenía el Granada en la buchaca. Parecía que había llegado el momento de poner fin a la absoluta sequía que se sufre en Los Cármenes desde que comenzó la temporada cuando lo que iba a ser la última jugada del partido dio un giro de 180 grados. Ighalo se dejó un balón atrás cuando, con mucho campo por delante, tenía la opción de irse derecho hacia el área visitante. Canales aceptó el regalito, montó una contra por la banda izquierda y le puso el balón a Jonas que, en boca de gol, sólo tuvo que empujar el esférico a la red para dejar el rictus desencajado a todos los rojiblancos. Una pena, porque anoche el Granada jugó un buen partido. Sobre todo en el primer tiempo, en el que marcó el ritmo y dispuso de las mejores ocasiones. Tras la reanudación se igualaron las fuerzas, pero fueron los visitantes los que se llevaron los tres puntos sin merecer tanto premio. Los de Miroslav Djukic aprovecharon la falta de gol que padece un Granada que lleva tres partidos sin marcar y que sigue sin puntuar en su feudo, donde aún ni siquiera ha celebrado un tanto. 
Sólo un cambio respecto al encuentro del pasado domingo. Alcaraz optó por situar a Brahimi de salida en lugar de Álvaro García. La presencia del argelino se dejó notar y, aunque el argelino fue de más a menos, fue un suplicio para los valencianistas. Tras los habituales minutos de tanteo, el primer susto lo dio el cuadro che. Menos mal que el pase en profundidad a Pabón, que se quedaba solo, fue demasiado largo (6'). La respuesta del Granada fue contundente y por centímetros no fue fulminante. Fueron dos acciones similares, originadas en la banda izquierda con pases al interior del área. En la primera Pereira asistió a El Arabi, que remató de cabeza colocado, pero flojo. Diego Alves no tuvo problemas para hacerse con el balón. En la siguiente sí hubo peligro de verdad. Nyom puso el esférico en el punto de penalti, donde Buonanotte, que había iniciado la jugada, cabeceó picado. El esférico se perdió por la línea de fondo rozando el poste (8'). 

Las dos oportunidades dieron alas a los locales, que empezaron a pujar por hacerse con el control del encuentro. Hubo minutos de muy buen juego rojiblanco, con un incesante movimiento de balón, casi siempre con criterio. En este escenario tan propicio lo intentó Pereira con un fuerte chut desde lejos que se fue alto (14'). El propio jugador francés hizo poco después un alarde de velocidad y a punto estuvo de conectar con El Arabi en una acción que finalizó en córner (18'). Al Valencia le costó contrarrestar el buen juego local. Sus acercamientos a las inmediaciones de Roberto fueron anecdóticas y no inquietaron a nadie. Todo lo contrario de lo que hizo Brahimi en el minuto 24, cuando disparó desde el vértice del área, también pegado al poste. 
 Sobre la media hora de juego el Valencia estiró un poco sus líneas, quizá al aprovechar unos momentos en el que el juego se endureció y embarulló. Un remate de cabeza de Jonas supuso la primera intervención de Roberto, al que le valió su buena colocación. Fue una gota de agua en el desierto, pues el juego siguió siendo monopolio de los anfitriones. Pero faltó algo más de profundidad y, quizá, un poco de esa fortuna que siempre es necesaria cuando se juega contra un grande. Y el Valencia lo es. Cuando se llegó al descanso, la impresión es que los rojiblancos habían merecido más. 

Los valencianistas volvieron al campo con otras intenciones. Djukic debió leer la cartilla a los suyos en el tiempo de asueto. El caso es que los levantinos retornaron con ganas de demostrar su ránking en el fútbol español. Los diez primeros minutos de la reanudación supusieron un pequeño agobio para la retaguardia local. No obstante, los rojiblancos no se dejaron atemorizar y mostraron que podían llevar peligro. Como en la jugada en la que Buonanotte asistió a Brahimi que, con escaso ángulo, chutó fuerte al primer palo, donde esperaba un seguro Diego Alves. 

Instalados los dos equipos en un juego más enmarañado y menos profundo, las llegadas al área tardaban más en producirse. En un minuto, Guardado y Pabón hicieron intervenir a Roberto (63'). La tímida respuesta del Granada la protagonizó Pereira seis minutos después, con un disparo lejano y blando a las manos de Alves. 

Hubo que esperar diez minutos para que llegara algo de emoción a las gradas. Fue en una gran internada de Brahimi, que se fue de todo el que le salió al paso hasta que se quedó sin fuelle en la línea de fondo (79'). Por el Valencia, fue Canales el que hizo intervenir a Roberto con un fuerte remate dentro del área al primer palo. Antes, Ighalo había suplido a Buonanotte, que fue de los mejores. 

22 de septiembre de 2013

El Granada vuelve a puntuar en el campo Betis

 FICHA TÉCNICA
Real Betis Balompié: Sara, Chica, Paulao, Amaya, Nacho; Matilla, Xavi Torres, Juanfran, Salva Sevilla (Verdú, m. 76), Vadillo (Braian, m. 49); y Jorge Molina (Cedric, m. 71).
Granada CF:Roberto, Nyom, Diakhaté, Murillo, Brayan Angulo; Iturra, Recio, Pereira (Brahimi, m. 60), Álvaro García (Dani Benítez, m. 65); Buonanotte (Yebda, m. 78); y El-Arabi.
Árbitro: Ayza Gámez (colegio valenciano).Amonestó a los locales Chica, Paulao, Amaya y Nacho; y al visitante Recio.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 5 de la Liga BBVA, disputado en el estadio Benito Villamarín, ante 33.556 espectadores.
Con la ausencia de Mainz por lesión, el capitán Diakhaté volvió a comparecer en el centro de la zaga con Murillo. El defensa colombiano dejó un buen poso y ratificó que puede ser una alternativa válida pues su rendimiento va a más. El regreso de Iturra en lugar de Fran Rico en la medular y la llamativa presencia de Álvaro, quien relevó a un decepcionante Benítez en las últimas jornadas, fueron las otras novedades del 'once'.
El encuentro arrancó con un Granada valiente, que quiso tener la posesión del esférico pese a que le faltó claridad en los últimos metros. Ese mismo pecado también lo cometió el Betis, que solo generó peligro por su banda derecha al ganarle la partida a Brayan Angulo. Mucho más difícil lo tuvo Vadillo con la oposición de Nyom por el otro costado, dado que el parisino se mostró infranqueable.
En cuanto a ocasiones apenas hubo para alguno de los dos equipos en el primer acto. Los rojiblancos solo inquietaron con un buen centro de Álvaro que malogró El Arabi con un mal cabezazo, mientras que los anfitriones solo obligaron a actuar a Roberto con un flojo disparo del defensor Paulao, pues el acercamiento más peligroso de los verdiblanco lo mandó a las nubes Jorge Molina en posición franca.
El encuentro ganó un poco de viveza tras el intermedio. El Betis volvió de vestuarios con un ritmo mayor y el Granada poco a poco fue cediendo metros con tal de parapetarse atrás. Las acometidas locales se incrementaron con disparos algo inocentes de Salva Sevilla y Jorge Molina. Los rojiblancos solo tuvieron un lanzamiento a puerta mediante una falta directa de Buonanotte, que se fue a las manos de Sara.
La salida de Verdú y Cedrick aumentó el vértigo de los hombres de Pepe Mel. El exfutbolista del Espanyol remató flojo y picado en primera instancia para la buena intervención de Roberto y protagonizó la más clara ya en la prolongación, cuando sacó un disparo colocado sin apenas ángulo que casi sorprende al meta granadinista. Cedrick también gozó de una ocasión con un remate picado que no vio meta a pesar de estar prácticamente en boca de gol.
Pese al aluvión bético, favorecido por el retraso en las líneas cuando Alcaraz dio por bueno el empate, el Granada disfrutó de una ocasión para llevarse incluso los tres puntos tras una incursión de Brahimi, que salió en la segunda mitad por un gris Pereira. El franco-argelino habilitó para El Arabi, quien desde la frontal remató raseado y ligeramente desviado de la portería de Sara.
Al final, el Granada saca un punto de oro en un partido en el que volvió a acusar la ausencia de Piti y de un Brahimi al máximo de sus posibilidades, pues de nuevo se mostró apocado en el apartado ofensivo.


nuestro chicos hacen de los carmenes un fortín

Ficha técnica:
Granada B: Dimitrievski, Álex Carmona, Morante, Bougaidis, Pepe Sellés (Adolfo, 47'), Boateng, Fatau, Nico, Migue García, Titi (Puertas, 70') y Wilson Cuero (Machís, 60').
Almería B: Víctor, Fran Vélez, Bonaque, Michel Zabaco, Paredes, Joaquín (Ivi, 68'), Seba, Kiu (Samuel, 56'), Nono (Dani Romera, 68'), Cristóbal y Hicham..
Goles: 1-0 (5') Nico. 2-0 (32') Wilson Cuero. 2-1 (57') Nono. 3-1 (74') Machís. 3-2 (79') Dani Romera.
Árbitro: Caucelo Sace (gaditano). Expulsó Migue García por doble amarila (58'). Amonestó por el Granada B a Boateng y Bougaidis, y por el Almería B a Kiu, Hicham y Samuel.
Incidencias: Partido de la quinta jornada del grupo IV de Segunda División B disputado en Los Cármenes ante unos 800 espectadores
Muy bien se le puso el partido desde el principio. Nico aprovechó un rechace del portero, después de un centro desde la izquierda de Migue García, para marcar el primero. El Almería B se vio obligado a adelantar más las líneas. Fue el filial granadino el que sacó provecho a la situación. Se replegó y a la contra llegó el segundo. Migue García metió un balón en profundidad hacia Wilson Cuero, que avanzó desde el centro del campo para presentarse solo ante Víctor y definir con solvencia. 
El filial almeriense salió dispuesto en la segunda mitad a cambiar la tónica del encuentro. Al Granada B se le empezó a torcer la propuesta con la lesión de Pepe Sellés y la expulsión poco después de Migue García.
El primer tanto almeriense llegó por mediación de Nono. Hicham, en posible fuera de juego, se internó por la derecha, centró y Dimitrievski dudó y no fue capaz de evitar el remate bajo palos. Los nervios se le metieron en el cuerpo a los locales. Parecía que se le ponía todo de cara al Almería B, sin embargo la salida al terreno de juego de Machís cambió la dinámica.
El delantero venezolano marcó el tercero en una gran acción de potencia y definición. Aún así, el equipo de Juan Carlos Cintas no perdió la esperanza y agotó todas sus opciones. Dani Romera acortó distancias y hasta perdonó después en otras acciones de ataque.
www.ideal.es

15 de septiembre de 2013

la pasión diabla llega a limites increibles

 como dicen las imágenes vale mas que mil palabras sentimiento diablo y pasión por un escudo

El Granada cae ante Iglesias Villanueva y el Espanyol (0-1)

 Ficha técnica:
Granada CF: Roberto; Nyom, Diakhaté (Mainz, m. 46), Murillo, Brayan Angulo; Fran Rico, Recio, Pereira, Dani Benítez (Ighalo, m. 65); Buonanotte; y Riki (El-Arabi, m. 79).
RCD Espanyol: Casilla; Javi López, Colotto, Raúl Rodríguez, Fuentes; David López, Abraham (Stuani, m. 55), Víctor Sánchez; Simao (Álex Fernández, m. 80), Manu Lanzarote y Sergio García (Thievy, m. 58).
Gol: 0-1, m. 75, Lanzarote, al transformar un libre indirecto desde dentro del área, por una supuesta cesión a Roberto que no fue.
Árbitro: Ignacio Iglesias Villanueva (colegio gallego). Expulsó por doble amarilla (ambas por protestar) a Ighalo (m. 81). Amonestó a Nyom, Recio y Diakhaté, por el lado local; y a los visitantes Lanzarote, Javi López y Fuentes.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 4 de la Liga BBVA, disputado en el estadio Los Cármenes, ante 13.358 espectadores.
 El Granada cayó derrotado por un solitario golazo de Lanzarote en la visita matinal del Espanyol a Los Cármenes (0-1). En un encuentro de muy bajas pulsaciones y con escasas ocasiones de gol para ambos conjuntos, la escuadra catalana se llevó los tres puntos gracias a un error del colegiado Iglesias Villanueva, quien señaló cesión en una jugada en la que no se vio intencionalidad en ese balón retrasado que atajó Roberto con las manos.
Alcaraz dispuso un 'once' con cuatro novedades principales. Dos de ellas esperadas por la inclusión de Buonanotte y Pereira para suplir lesionados, las otras dos imprevistas con la titularidad de Recio por Iturra y Murillo por Mainz. Angulo, como se preveía, forzó pese a no estar recuperado de su operación maxilofacial.
La primera ocasión clara llegó a la media hora después de un error de Casilla, al que se le escurrió el córner botado por Fran Rico. Los rechaces posteriores de Buonanotte y Benítez no hallaron el camino al gol, lo mismo que le ocurrió a un remate completamente solo de David López, que mandó fuera.
El segundo tiempo arrancó con el relvo de Mainz a Diakhaté, que había visto una amarilla en el primer acto. El capitán se mostró activo para terminar de desquiciar a Sergio García, muy cabreado al ser sustituido.
Con un Buonanotte descafeinado y que apenas apareció en destellos puntuales, el Granada echó en falta una mayor presencia ofensiva al ceder el centro del campo al Espanyol. Benítez fue silbado por la grada al no ser el machete que se vio en la primera jornada, mientras que Pereira derrochó ganas sin demasiado acierto.
 Ni siquiera la entrada de Ighalo sirvió de revulsivo en un Granada que recibió con injusticia el único gol de la mañana. Un balón tocado por Fran Rico fue recogido mansamente por Roberto y el árbitro entendió que se había producido una cesión. La falta indirecta fue botada maravillosamente por Lanzarote, quien la clavó en la escuadra de la portería granadinista.
Riki estuvo a punto de devolver la igualada con una jugada de ensueño pegado a la línea de fondo. Su disparo tocó incluso en el poste pese a que apenas tenía hueco. Poco después, Ighalo se ganó dos amarillas por protestar al colegiado y fue expulsado en el claro gesto de contrariedad de Alcaraz desde el banquillo.
Roberto salvó poco después una derrota más abultada al salvar con la punta de sus guantes un disparo de Lanzarote, el más destacado en el Espanyol. Lo que fue inevitable fue la derrota de un Granada que sigue sin puntuar en Los Cármenes y que se marcha dolido por este revés imprevisto tras el fallo arbitral.

A despertar fuera de casa

El Granada B consumó su segunda derrota de la temporada tras caer goleado por 4-1 este domingo en el Álvarez Claro ante la UD Melilla. Los chicos de Joseba Aguado consiguieron contrarrestar el tanto inicial de Fran Miranda gracias al gol de Antonio Puertas a la media hora de partido. Sin embargo, a la hora de encuentro, el exrojiblanco Migue Montes puso por delante al cuadro norteafricano.  Más tarde Chota y Nacho Aznar pondrían la sentencia definitiva en favor del cuadro azulón.

Aguado dispuso sobre el terreno de juego a Dimitrievski, Álex Carmona, Pepe, Morante, Marcelo, Bougaidis, Bravo, Boateng, Antonio Puertas, Cuero y Migue García.  Desde el banquillo entraron Titi por Antonio Puertas en el 59', Nico por Morante en el 65', y Sergio Martín por el chileno Bravo en el 74. 


ha nuestras chicas de oro aun le faltan un poco de rodaje

Al final pareció que todo fue un espejismo, una falsa sensación de poder. El Granada soñó muchos minutos con sacarle puntos a nada menos que el Athletic de Bilbao. Pero al final, el 1-5 dijo que las vascas, cuando quisieron, apretaron para llevarse el partido con tranquilidad. En el último cuarto de hora, cerca de la 'hora golfa', las visitantes se cebaron con un Granada valiente pero aún muy novato para Primera.
Un disparo a la media vuelta de Rivi que se marchó muy desviado antes del primer minuto fue el espejismo inicial. Porque el Athletic mostró querencia por el balón desde el principio. Paciencia desde atrás y velocidad de toque cerca del área. Así se fraguó el 0-1. Jugada de tiralíneas, Eunate gana la espalda y dispara para la tapada de Andrea (3'). De ese córner vino el gol de las bilbaínas. El balón colgado llegó a la zona donde duele a las porteras, en la línea del área pequeña, Andrea se queda a media salida y el cabezazo bombeado de Gimbert acabó mansamente en la red local. El plan de Toni Moreno de aguantar con el arco a cero el primer cuarto de partido se desvaneció.
En esos momentos, todo hacía indicar que iba a ser un paseo para el subcampeón de Liga, que además dispuso de su once más fuerte. Pero las visitantes trataron de controlar los tiempos. Sabedoras de su ventaja y de la debilidad del Granada en balones a la espalda de la defensa, las ocasiones les iban a llegar. Sin embargo, las de Toni no se pertrecharon atrás. Jugaron con riesgos evidentes atrás pero también ganaban metros con facilidad cuando atacaban. Un buen centro de Ana Urrea que no encontró rematadora conllevó peligro.
Rivi, en un lanzamiento de falta lejano, también sumó opciones y méritos de gol para el Granada. Pero era el Athletic  el que, con poquito, encogía el corazón de las locales. Sobre todo en los saques de esquina. Cada uno de ellos era casi gol. Pero el marcador seguía inamovible en 0-1.
Otra intentona del Granada. Merced a la presión rojiblanca en la salida de las 'Leonas', el equipo recuperó el balón pero Lula lanzó muy por encima del travesaño (42'). Dos minutos después, Rivi, muy controlada por las defensoras visitantes, pudo filtrarse entre ellas. Logró controlar y hacerse hueco para disparar pero le salió raso y flojo. Muy fácil para la internacional Ainhoa Tirapu.
La segunda mitad arrancó con un ritmo frenético. El Athletic se despertó tras sestear toda la primera parte, pero las locales, en un contragolpe, pudieron hacer más su Cynthia, con mucho espacio por delante, hubiera encarado a la portera en vez de centrar.
El Athletic sentenció con un auténtico golazo. Otra vez en el arranque del juego. Aunque ahora nadie pudo hacer nada para evitarlo. Cinco metros por detrás de la media luna del área del Granada, Joana Flaviano picó con un suave toque el balón y Andrea, que estaba ligeramente adelantada, sólo pudo ver cómo entraba la pelota. Un golazo (49').
¿Seguro? Rivi acortó distancias con un trallazo de falta directa ajustado al palo izquierdo imposible para Ainhoa (56'). El Granada empezó a creer. Y más con Lorena sobre el campo. Cada pelota que tocaba tenía criterio. 
A lo mejor el Athletic se sentía cómodo, pero no daba esa impresión. El empate estuvo en un cabezazo de Rivi pleno que atrapó Ainhoa (71').
Pero se quedó ahí. El Athletic se lanzó a sentenciar y lo hizo en dos zarpazos. Primero, un disparo, otra vez bombeado de Eunate que sorprendió a Andrea y, segundo, una contra que definió Nekane de tiro cruzado. El quinto fue de Alazne, también en una galopada (84').
Se acabó ahí. Rivi luchó y tiró algo más pero no hubo gol. Al final, el Athletic goleó cuando quiso. Las chicas, aún tienen que trabajar. Van sólo dos partidos.

1 de septiembre de 2013

Perdonado y agradecido

 Hay ocasiones en las que los méritos sobre un terreno de juego no se corresponden con lo que al final de los noventa minutos se refleja en el marcador. Ayer, en Balaídos, sucedió un nuevo capítulo de una máxima que no por ser repetitiva es menos cierta. Cuando se fallan numerosas ocasiones se termina pagando. Al Granada CF de la temporada pasada le ocurrió en varias ocasiones y ayer le sucedió al Celta. Un tanto de Piti, en el único disparo entre los tres palos del cuadro de Lucas Alcaraz, permitió sacar un punto en un encuentro en el que los rojiblancos apenas existieron en un primera hora de partido en la que no asustaron a Yoel. La fortuna se alió con los granadinos, que pudieron salir goleados sobre todo tras el receso, pero que lograron un punto que le permite mantenerse invictos a domicilio.
 Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron un monólogo celtiña. Movilidad, apertura a bandas, constantes dos por uno en los flancos y finalización de jugadas fue lo que ofreció un equipo que no pasó apuros atrás.
 
Es cierto que en los primeros veinte minutos tan sólo destacó un disparo de Álex López, muy activo en todo el choque, que detuvo Roberto sin problemas. Pero las sensaciones no eran las mejores. Con Fran Rico sufriendo sin balón y Brahimi trabajando más en la faceta defensiva que en la ofensiva, únicamente a balón parado se acercaron los de Alcaraz al área rival. 
 
Pero el dominio local se terminó concretando con un tanto de Rafinha en la continuidad de una jugada que inició Nolito y que terminó con un centro de Augusto Fernández que tocó Mainz evitando que Roberto atajara. El cuero le llegó al hispano-brasileño que a puerta vacía inauguró el marcador (29'). Cinco minutos después, una pérdida absurda de Brahimi, que en campo propio es una caja de bombas, permitió a Álex López lanzar al palo izquierdo del arco del guardameta gallego. Uno de los siete disparos a puerta de los celestes ayer en la primera mitad por ninguno visitante. Un dato que deja claro de quien fue el dominio.
 
Pareció en el arranque del segundo acto que el Granada quería cambiar la dinámica. Y en cierto modo lo logró. Se tuvo más posesión (se había llegado a un 70-30 a favor del Celta antes del descanso) pero fueron los de Luis Enrique los que pudieron dejar sentenciado el choque con cuatro ocasiones claras en apenas trece minutos, tres de ellas de Charles. Pero no era el día del delantero brasileño. Las llegadas desde segunda línea de Álex López y la facilidad con la llegaban los locales al borde del área hacían presagiar lo peor. 
 
Sin embargo, la fortuna se alió por fin con el Granada. Se supo capear el temporal y se avisó con una subida de Brayan Angulo que hizo intervenir por primera vez a Yoel (60'). Sesenta segundos más tarde, de nuevo el colombiano, que suele ir de menos a más en los partidos y elegir las subidas al ataque, comandó una contra que culminó con un centro al segundo palo donde Piti, con su pierna menos natural, la derecha, empalmó a la red de disparo cruzado. Un tanto que acusó mucho el Celta y que animó a los visitantes.
 La afición gallega no se lo podía creer pero el fútbol tiene esas cosas. Y como no podía ser de otra manera, el choque cambió sobre todo porque el Celta se vino abajo físicamente tras no encontrar su premio a una hora de dominio y ocasiones. La entrada de Diego Buonanotte benefició para que los de Alcaraz crearan más dudas a los locales. El argentino supo hacer daño por detrás del pivote defensivo y generó muchas problemas en una zona donde un mínimo error suele costar muy caro. Además quiso ser protagonista, se ofreció y habilitó en varias ocasiones a sus compañeros con pases medidos que no se supieron aprovechar. Fue, sin duda, una gran noticia de cara al futuro. 
 
La lesión de Piti obligó a reordenar el equipo con la entrada de Yebda, que se sacrificó en defensa. Entretanto, y pese al bajón físico del Celta, los de Luis Enrique gozaron de un disparo al palo por medio de Álex López. Pero el juego celeste ya no era tan fluido y se transformó en envíos en largo en busca de Charles y David Rodríguez. 
A tres minutos del final, un gran pase de Buonanotte a Álvaro pudo suponer la sentencia pero el sevillano no controló bien y Hugo Mallo, muy rápido y con empujón incluido, se adelantó al menudo extremo zurdo.
 
www.granadahoy.com