ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

2 de noviembre de 2014

crónica de un día negro tanto del equipo como de algunos aficionados

              Un repaso sin roturas

PD: el aficionado que con la camiseta del granada cf se alegra de los goles del Madrid y los grita como si de su equipo se tratara no se merece ni el respeto ni la entrada en la catedral del granada cf
 El actual campeón de Europa jugó a lo que quiso y cuando quiso, controló el partido, llevó el ritmo, se gustó en los pases al primer toque, tanto que ofreció un gran repertorio de taconazos. Quiera o no el técnico granadinista, el Real Madrid pasó ayer por encima de su equipo al igual que lo ha hecho con otros anteriormente. 
Las intenciones de Caparrós por intentar evitar lo inevitable se vio en el once que saltó al campo, con la presencia de Eddy en el centro del campo en lugar del sancionado Fran Rico. El entrenador quiso dar guerra en el aspecto físico a sus invitados, pero todo se fue al traste en menos de dos minutos. Todo saltó por los aires cuando Carvajal le robó la cartera a Murillo sobre la línea de fondo y se la puso a Benzema para que el francés diera medio gol a Ronaldo, que marcó a placer.  
 
En cierta manera el tanto quitó presión a los rojiblancos que, sin mucho convencimiento, intentaron estirar sus líneas. Alguna vez se plantaron al borde del área merengue, pero sin más. El Madrid, por su parte, fue a por el control del balón a sabiendas de que las ocasiones caerían por el propio peso de su superlativa superioridad.
 
Isco, desde muy lejos, casi encontró la escuadra de Roberto antes de los diez minutos. Poco después, la falta de concentración de los granadinistas se puso de manifiesto en una falta que sacó el Madrid y que pilló a contrapié a casi toda la defensa. Del susto no se libró nadie. Al cuarto de hora fue James el que disparó alto. Sólo había transcurrido un cuarto de hora y nada había contrariado el guión previsto.
 Bajo el control absoluto de los visitantes y con Isco marcando el compás, pudo llegar el segundo en el 25'. Los del Madrid aprovecharon las lagunas del Granada en su banda izquierda para enlazar una jugada de toques que acabó con un taconazo de Ronaldo, que dejó el esférico a Carvajal, pero el de Leganés optó por chutar a romper y estropear la jugada. Fue la antesala del segundo, porque a la media hora James se sacó de la chistera una volea desde la esquina del área. El colombiano buscó el palo largo y el ¡oohh! generalizado se propagó por la grada a la par que el esférico entraba por la escuadra de la portería de un impotente Roberto.

El Granada tuvo una pequeña reacción con su primer disparo a puerta. Tal honor le cupo a Murillo, pero su falta de convicción se tradujo en un balón blando a las manos de Casillas (34'). Los diez minutos restantes del primer tiempo fueron un querer y no poder por parte de los locales.

Con los ánimos calmados se reanudó el choque. El Arabi tuvo que salir en lugar de un lesionado Success. Casillas y Roberto respondieron con solvencia a los respectivos chuts de Córdoba y Ronaldo en los primeros compases del segundo acto. La siguiente acción acabó con el balón dentro de la portería de Roberto. Ronaldo, con el tacón, asistió a Benzema que, solo ante Roberto, tuvo todo el tiempo del mundo para decidir a qué palo ajustar su disparo (53'). Dos minutos después Marcelo envió al balón al larguero. Y tres más tarde no llegó el cuarto porque el destino no lo contemplaba. Fue otra jugada colectiva de los blancos, con el enésimo taconcito incluido.
 Rochina, que poco antes había saltado al campo en lugar de Jhon Córdoba, tuvo la mejor ocasión del Granada en todo el partido. El de Sagunto, en el punto de penalti, quiso rizar el rizo y optó por quebrar a su marcador en vez de chutar casi a placer según le venía. Cuando quiso disparar ya tenía a varios rivales encima. La jugada continuó y el balón le volvió al rojiblanco, que en peor situación envió el esférico alto (66'). Un minuto después, cabalgada de Juan Carlos por la izquierda y su centro al área fue cabeceado alto por Sissoko. 
 
A todas luces el Madrid había levantado el pie del acelerador y el Granada pudo jugar algunos minutos en el campo visitante e, incluso, acercarse a las inmediaciones de la portería defendida por Casillas.
 
Con el partido totalmente decidido, los dos equipos se dejaron llevar por la inercia, cada uno conforme al talento de sus piezas. Así, como quien no quiere, el Real Madrid volvió a disponer de otra gran ocasión que desbarató Marcelo enviando es esférico al cielo de Granada (76'). Poco después Sissoko pujó en el área blanca y se encontró con un balón suelto entre las líneas defensivas de los visitantes, pero cuando estuvo en disposición de chutar se había quedado sin ángulo (78'). Cinco minutos después, otra clara ocasión para los de Caparrós. A Javi Márquez se le hizo inmensa la figura de Casillas y tiró casi al cuerpo del internacional español. La tremenda diferencia que hay entre los dos equipos se puso de manifiesto a trascartón porque el Madrid llegó en una jugada confusa y James marcó.
 
Aún tuvo otra ocasión el Granada, ya en el descuento. Fue una falta al borde del área ejecutada por Rochina. El balón fue repelido por los puños de Casillas. Esta jugada fue el colofón de un partido que tuvo más historia que la de los 90 minutos jugados. Todo empezó antes, pero la polémica desapareció en cuanto el balón se puso en movimiento.

 El encuentro entre el Granada CF y el Real Madrid no ha dejado nada satisfecho a la afición del Granada. Los seguidores del equipo rojiblanco afirman que "el Granada no ha hecho nada" y que quieren ver más fútbol. Igualmente reprochan a Caparrós que tenga sentado en el banquillo a jugadores como Rochina, Javi Márquez o El Arabi.

26 de octubre de 2014

un empate que sabe a poco

 Eibar y Granada. Un cóctel fantástico para el sábado noche. Unas ganas locas de apretarse unos cuantos chupitos, ante o post partido. Ya tiene Caparrós tiene el punto del que se lamentaba hace una semana, cuando se perdió contra el Rayo. Hasta la lectura positiva que tendría el empate final suena forzada. Se rompe la racha de cuatro derrotas seguidas. Algo es algo. Consuelo de pobres, quizás. Pesa más decir que se suma un punto de los últimos quince, que perfectamente pueden ser dieciocho viendo que llega el Madrid después de chorrear al Barcelona. Conveniemos. Den por bueno el empate en Eibar. Si quieren no sufrir mucho, olviden el juego. 

Sólo en un campo como Ipurúa podía marcar su primer gol en Primera División Allan Nyom. Llevaba tiempo intentándolo pero de todos es conocida su capacidad futbolística con el balón en los pies. Pero el camerunés se anotó su primer tanto con una tranquilidad y una clase que no se le suelen asociar. Lo provocó un desastre defensivo del Eibar en la cobertura de su lateral izquierdo, que dejó un espacio terrible para que Nyom controlara de pecho un cambio de orientación de Foulquier (más como esos, Dimi, muchos más) y casi sin dejarla caer tocarla lo justo para superar a Irureta. 
 Era el octavo minuto y el partido sólo vio un dueño: el Granada. No era un guión diferente al de otros encuentros. Hubo presión alta y presencia defensiva, pero esta vez le salió bien a Caparrós. El gol que siempre anhelaba en los primeros minutos ya lo tenía. Como le gusta. 
 
El gol (bien) anulado a Piovaccari por falta sobre Roberto culminó una fase del partido en la que el Eibar apretó a su estilo y el Granada quiso imponer fuerza. El encuentro se enzarzó en faltas y tarjetas. Menos mal que estaba de por medio un árbitro como Mateu, poco amigo de los cartones de colores, que si llega a ser con otro... Por ejemplo, Raúl Navas tuvo que ver la roja a la media hora por una patada a Córdoba a destiempo y tras pitar el árbitro. 
 
Controlar un partido en un campo de las dimensiones de Ipurúa es muy difícil, y aunque al Granada no se le vio incómodo en gran parte del partido, el equipo de Gaizka Garitano, a poco que lograra montar algún contragolpe o adelantarse en un rechace, generaba cierta zozobra. 
 
Buscó el segundo Piti en una falta lejana que lanzó potente, pero sin el ajuste suficiente para crear problemas a Irureta (33'). El Granada estaba sacudiéndose las embestidas de un Eibar que lo tenía muy claro, con balones siempre al área y en tromba. Pero en estas rondaba el partido cuando Bóveda marcó un golazo. Centro que sacó Piovaccari del área con la cabeza y el defensor vasco empalmó un derechazo que se coló como la moto de Marc Márquez en la escuadra de la meta de Roberto (37'). 
 
 No estaba el partido para el empate pero llegó y el Granada debió empezar a remar de nuevo. Dio la impresión de que al equipo rojiblanco ni a la idea de Caparrós le venía bien el tanto, sobre todo a un equipo que llegaba a Ipurúa con cuatro derrotas seguidas en el saco. Antes del descanso estuvo a punto de culminar el Eibar una remontada que hubiera sido, en ese instante, injusta. Piovaccari, sólo ante Roberto perdonó el 2-1 esquinando demasiado el balón. 
 
El italiano empezó la segunda parte igual, fallando una que fue mezcla entre la mítica de Abreu y la de Cardeñosa. La provocó una lucha de Saúl Berjón con Babin, a quien le robó la pelota dentro del área y la cedió atrás para que Piovaccari empujara la pelota al único lugar tapado por Murillo. Un error de bulto. ¿Roberto? No estaba bajo palos. 
 
Al Granada le faltó tener un mejor control del partido. Que sí, que en ese campo es muy difícil, pero por calidad de sus jugadores, era obligado que el conjunto rojiblanco, al menos, lo intentara. Quizás Piti fue el que puso algo más de calidad. Fue curioso comprobar que teniendo menos espacios que en Los Cármenes u otros campos, el catalán se moviera mejor. Pero superado en minuto veinte de la segunda parte estuvo desaparecido. 
 
El Granada fue como un coche que va a tirones. Por calidad deslumbran ciertos destellitos, como si bajo el diamante hubiera aún demasiadas toneladas de tierra. Mientras, el Eibar, sin ninguna clase individual, suplía esas carencias con sinergia de grupo. Con equipo. 
 
Pudo llegar el 2-1 otra vez en un disparo de Capa desde la frontal que salió desviado muy cerca del poste. Menos mal que Fran Rico tocó lo justo para que se fuera a córner (62'). 
 
La segunda parte fue, lo que algunos sabios del fútbol definieron a la perfección, un auténtico pestiño. El Granada volvió a no dar sensación de nada peligroso y cerca de ganar la media hora, el equipo de Caparrós no había tirado ninguna sola vez con peligro, mucho menos entre los tres palos. Parecía un equipo regido por la economía de guerra, prefiriendo conservar el punto que tenía en asegurado con el 1-1 que de buscar una victoria balsámica. 
 
Las ocasiones eran una quimera. Sólo había alguna internada del Eibar y alguna galopada individualista del Granada, como una de Jhon Córdoba en el 76' que se zampó cuando tenía mejores opciones. 

21 de septiembre de 2014

grande granada , somos segundos y aun mas.

 Si el trabajo de Caparrós con el Granada es una carrera de fondo, cada semana que pasa el resultado se ve cada vez de forma más nítida. Da igual el marcador o el escenario, ayer el imponente nuevo San Mamés. El equipo rojiblanco es identificable y juega con personalidad. Nada que ver con el fantasma del año pasado. Ganar en La Catedral, sea nueva o vieja, es de esos triunfos que prestigian a un equipo y a un entrenador. Los granadinistas vencieron donde el curso pasado sólo lo hicieron dos escuadras que no eran Barcelona y Madrid. Hasta dejó a cero al Athletic en su campo en Liga, lo que nadie había hecho hasta ahora en el nuevo estadio. 
 
El significado de las palabras orden, velocidad y presión quedó plasmado sobre el verde vizcaíno desde el pitido inicial. Sobre todo de esta última. A los pocos segundos, entre Success y Córdoba se las arreglaron para, con sólo presionar, robar un balón en la frontal. La veloz reacción de Etxeita privó al nigeriano plantarse sólo ante Iraizoz. Poco rato más debió pasar entre una galopada del propio Success sobre San José que terminó en saque de esquina tras un error del portero forzado por el africano.
El Granada no fue ese equipo 'aculado' atrás que se vio hace una semana contra el Villarreal, sino que se encontró durante la primera parte liberado, con una defensa en tres cuartos de campo que inutilizaba las circulaciones interiores de Unai López, Susaeta y Muniain.
 A los nueve minutos llegó la primera ocasión clara del Granada: zurdazo de Rochina al rechace de un córner que despejó Iraizoz tapado por muchos jugadores. 
 
Eran minutos de un Granada efervescente y picante, que forzó tres saques de esquina en ese periodo (11'). Sin duda, el primer tiempo del  Granada fue para enmarcar. No sufrió en ningún momento, mostrando capacidades en todas las facetas del juego, con Córdoba y Success hirientes cada vez que tocaban la pelota y que hacían temblar a la defensa local.
 
A la presión hay que sumarle la intensidad. Cada balón dividido era para los jugadores ayer de azul cielo. Por eso, el Athletic estuvo visiblemente incómodo.
 
Por si algo fallaba, el Granada también tiene un último candado: Roberto. Otra vez el de Chantada cuajó uno de esos partidos que hunden en la miseria a cualquier arquero que fiche Pina en verano. En el 35' le sacó el 1-0 a Aduriz, que cabeceó a la perfección en el único error granadino del acto inicial. Luego, con una seguridad por alto que terminó por desesperar al Athletic, que veía cómo todos sus centros acababan en nada.
Con el partido llegando al intervalo, y sin visos de que el marcador se fuese a mover, llegó la jugada decisiva. La presión de Córdoba sobre Iturraspe, que estaba como último hombre, permitió al colombiano robarle la pelota al internacional de nuevo cuño de 'La Roja'. Se plantó sólo ante Iraizoz y le batió por bajo en una finalización un tanto sucia pero válida (39').
 
El partido cambió en la segunda parte, pero nada fuera del guión de Caparrós. De hecho, el Granada mostró otra de las múltiples caras que tiene preparadas su entrenador, que es la de vestirse con mono azul y ponerse a trabajar con oficio.
 
El plan del Athletic era el de remontar y el Granada respondió con orden defensivo, con todas las líneas visiblemente más juntas, y lo que es más importante, sin descomponerse lo más mínimo. Dentro de ese cuarto de hora de acoso y derribo de 'Los Leones', estos no acumularon ocasiones como para ponerle velas a San Roberto Fernández. Incluso, el Granada pudo liquidarlo a la contra. Primero, en un nuevo robo de Córdoba a San José cuyo pase de la muerte se topó con una zaga del Athletic que corría al repliegue. La segunda más clara, en una galopada de Success desde su propia área y que Foulquier no transformó en gol porque Iraizoz estuvo atentísimo para conjurar el peligro.
 A partir de ahí, el Granada se limitó a desesperar a un Athletic que se desfondó tanto que al final lo le llegó la nafta. Lo pudo empatar, claro, sobre todo a desde la entrada de Mikel Rico (quién sino), que dio a los suyos un equilibrio que privó a los de Caparrós atacar lo que quedaba de partido. Aduriz tuvo las mejores. Un trallazo de primeras sin dejar caer la pelota tras controlar con el pecho (fuera, 56'), y luego con una chilena (60'). Dentro del cuarto de hora final, un balón peinado de Mikel que se paseó por el área (78') y una manopla salvadora de Roberto a cabezazo de Iturraspe (89'). A balón parado casi todo. En juego fue imposible superar a un Granada en el que también funcionaron los cambios, Eddy, Javi Márquez y Juan Carlos aportaron oxígeno y supieron amarrar mejor al equipo en defensa.
 
Todo para terminar por cantar victoria, por primera vez, en la Nueva Catedral. España habla del Granada. Para bien. Mola, pero que no se suba. Véanlo así: tres puntos menos para la salvación.
- Athletic Club: Gorka Iraizoz; Iraola, Etxeita, San José, Balenziaga; Iturraspe, Erik Morán (Mikel Rico, m. 54), Unai López (Viguera, m. 46), Susaeta (Guillermo, 77), Muniain; y Aduriz.
- Granada CF: Roberto; Nyom, Babin, Murillo, Foulquier; Héctor Yuste, Fran Rico, Rochina (Eddy Silvestre, m. 61), Piti (Juan Carlos, m. 67); Success y Córdoba (Márquez, m. 73).
- Gol: 0-1, m. 39: Jhon Córdoba, en acción personal al aprovechar un error de Iturraspe.
- Árbitro: José Antonio Teixeira Vitienes (colegio cántabro). Amonestó a Iraola y Aduriz por el lado local; y a Nyom, Rochina, Yuste y Foulquier por el visitante.
- Incidencias: Partido correspondiente a la jornada cuatro de la Liga BBVA, disputado en el estadio de San Mamés, ante unos 50.000 espectadores.

15 de septiembre de 2014

"El empate es para estar contentos"

joaquín Caparrós se mostró "contento" porque su plantel ha logrado "sumar frente a un magnífico equipo". El entrenador del Granada ha explicado en la sala de prensa tras el choque que dieron la talla ante "un muy buen equipo que ha tenido mucha posesión" y que en el primer tiempo le faltó a los suyos irse "más arriba".
"En el segundo tiempo estuvimos mejor y tuvimos las ocasiones más claras del partido", ha añadido el preparador, quien se marcha "contento con el trabajo de los jugadores porque hemos logrado sumar frente a un magnífico equipo".
"Estuvimos mejor tras los cambios, eso significa que hay igualdad en la plantilla y buena gente en el banquillo", ha sentenciado Caparrós, quien buscaba con las sustituciones "superioridad numérica".
Al ser preguntado por el balance de las tres primeras jornadas, el preparador ha querido aclarar que están "conociendo cómo compiten los jugadores", ya que "un equipo no se hace en diez partidos, ni siquiera en meses" y que es "muy bueno sumar y ser competitivos".

Solidez y arreones para seguir invictos

 Cuando no se puede ganar, todo lo que sea sumar es bueno. Con esa sensación se fueron los aficionados del Granada anoche tras empatar con el Villarreal. Un punto que permite seguir invictos tras tres jornadas de liga y en la que se comienza a observar la sobriedad de los de Caparrós sobre todo a nivel defensivo, no tanto ofensivo. 

El tercer once de Caparrós en la presente temporada ofreció, como se preveía, dos novedades con respecto al equipo que a punto estuvo de ganar en Elche. El primero de ellos fue Juan Carlos, que ocupó el lateral izquierdo tras el experimento fallido de Sissoko, ayer en la grada. Pero sin duda fue el debut como titular de Alfredo Ortuño, formando dupla con el juvenil Success, la principal noticia del equipo que alineó el técnico utrerano ante la ausencia por lesión de El Arabi. El resto de la alineación no supuso ninguna sorpresa con Babin y Murillo como pareja de centrales, Fran Rico e Iturra en el eje del centro del campo y Rochina y Piti partiendo de las bandas pero con tendencia a jugar por dentro. 

No pudo comenzar mejor el Granada CF pues a los dos minutos Isaac Success, en plancha y a centro de Piti, remató junto al palo derecho de la portería defendida por Sergio Asenjo. Un primer aviso consecuencia de un inicio repleto de intensidad tratando de dominar la posesión ante un Villarreal al que le costó entrar en el partido fruto de la presión rojiblanca. Pero fue un espejismo porque cada vez que los de Marcelino se acercaban a las inmediaciones de Roberto, pese a su escasa posesión del balón, la grada no estaba tranquila. Así, a los 8 minutos, Mario desde la frontal disparó con su pierna mala, la izquierda, desde el vértice del área. Un intento que hizo a los rojiblancos no tener tanta alegría en ataque. 
 Conforme fueron avanzando los minutos, el Villarreal fue más reconocible, con Bruno como líder de los suyos en la medular junto a Manu Trigueros, hijo de Trigueros que fuera jugador rojiblanco a finales de los años 80. La movilidad de los castellonenses en línea de tres cuartos y la dupla Mario-Moi Gómez hacían que los visitantes cargaran el juego por la banda derecha, lo que impedía a Juan Carlos ni siquiera pasar del centro del campo. 
Si algo tiene claro Caparrós es que tanto Piti como Rochina no se encuentran cómodos fijados como extremos puros, de ahí que constantemente se les viera intercambiando sus posiciones y jugando en la media punta dejando así los flancos para los laterales, espacio que no aprovecharon. Cuando ambos se entienden y conectan, el juego del Granada es mucho más fluido en ataque y los puntas lo agradecen aunque a veces sean individualistas. Los destellos de Success, que jugó más de espaldas a portería que de cara, era el otro arma ofensivo de los locales que no tenían profundidad por los flancos para aburrimiento, entre otros, de Ortuño que apenas intervino en el juego. Defensivamente los rojiblancos eran estables pero en la fase ofensiva existía mucha distancia entre líneas, por lo que los tímidos ataques quedaban en nada. Faltaba un enlace por detrás de los puntas, posición que trataba de ocupar sobre todo Rochina pero sin fortuna. Piti no estaba, y pese a tener enfrente a un lateral de tan solo 17 años como Adrián Marín que debutaba ayer, apenas lo encaró en el primer acto. 

 Al igual que ante el Deportivo, Caparrós no se lo pensó y en el descanso realizó el primer cambio dejando en el vestuario a Success ante la sorpresa de parte de la grada para dar entrada a Machís. No hicieron más méritos que el nigeriano otros jugadores pero el peso del chaval no es el mismo que el de otras vacas sagradas. Hasta el minuto 52 el choque apenas tuvo algo de interés. Fue en ese instante cuando Gabriel remató un córner que obligó a Roberto a emplearse a fondo. Sin duda la ocasión más clara del choque hasta el momento y por parte de los visitantes, porque al Granada le costaba un mundo llegar a las inmediaciones de Asenjo. No tardó mucho el técnico utrerano en buscar un giro en el juego con la entrada de Javi Márquez en detrimento de Piti. Se buscaba reforzar la medular aunque ello supuso que Fran Rico cayera a banda derecha, algo que ya probó durante la pretemporada aunque el objetivo no era otro que exprimir a Nyom en ataque. Y así llegó el primer disparo entre los tres palos del Granada con un centro del galo que Ortuño al primer palo y en plancha remató deteniendo Asenjo (58'). Cuatro minutos más tarde fue Machís el que no remató con claridad otro centro del mundialista por Camerún. 

El partido pudo cambiar con una absurda jugada de Roberto que en un mal despeje casi termina con el cuero en su red ante la presión de Cheryshev. Una acción que llevó el susto a la grada pero de la que se desquitó atajando con seguridad un disparo desde la frontal de Vietto (74'). 

La entrada de Javi Márquez no se tradujo en una mejoría en la circulación. Tan solo con acciones individuales se lograba llegar con peligro al área de Asenjo, que quiso emular a Roberto y dejó muerto el cuero tras un centro desde la izquierda de Machís cuyo envío no atajó paseándose por la línea de gol hasta que Gabriel despejó el esférico. 

La entrada de Jhon Córdoba fue el revulsivo que buscaba Caparrós. En apenas tres intervenciones el colombiano se ganó a los seguidores granadinistas. Sobre todo en el minuto 84 tras sacarse un duro disparo a la media vuelta al primer palo que encontró una buena respuesta en Asenjo. Fue el inicio de un último arreón rojiblanco que con ocasiones de Machís, la del citado Córdoba y una última de Murillo de cabeza a saque de esquina con paradón de Asenjo que pudo desnivelar el choque para los rojiblancos pero no se tuvo la fortuna necesaria. Al menos se logra seguir con el casillero de derrotas a cero. Cinco puntos de nueve posibles, un buen balance para un equipo sólido atrás pero con dudas en ataque. Hay margen de mejora.

25 de agosto de 2014

solo y siempre granada cf


buen comienzo de liga con remontada ,la era caparros comienza

 Los ecos por la remontada del Granada el sábado ante el Deportivo de La Coruña quedó plasmada también en los datos estadísticos del encuentro. Prácticamente se revirtió todo. Hasta la tendencia que llevaba el equipo rojiblanco: más de una temporada sin girar 180 grados un encuentro. 

En el juego se vislumbraron cambios a lo visto en los últimos tiempos en Los Cármenes, pero la manera que tuvo el Granada de pasarlo mal ante un equipo que al final se demostró como más débil que el rojiblanco, sembró bastantes dudas, y más tras lo que se esperaba la afición después de la pretemporada. 

Sin embargo, hubo un detalle en el que el Granada de antes de ayer se distancia, y mucho de los anteriores 'Granadas' de Fabri, Abel, Anquela y Alcaraz: la intensidad y la fe. La creencia en sí mismo del equipo y cómo se fraguó la remontada es obra y gracia de ese carácter que Caparrós quiere darle a los suyos y que parece ser la primera lección que han aprendido. Un dato lo refleja bien a las claras y es el de la posesión. De un periodo a otro, el conjunto granadinista invirtió la tendencia en los mismos guarismos. Del 53 por ciento de tenencia de la pelota del Deportivo en la primera parte se pasó al mismo número pero de lado rojiblanco. Y podría haber sido mayor ese dato si los locales no hubieran cedido tanto terreno en los minutos finales a su rival. 
 En lo práctico, el dato de posesión lo marcaron los cambios de Caparrós. Amén de la charla en el vestuario, que debió ser de órdago, las entradas al campo de Ortuño y, sobre todo, Iturra, dotaron de mayor control en el medio al Granada. Con el chileno dispuesto sobre el terreno de juego, y hasta arriba de motivación tanto por su propia naturaleza como la que le impregnó el técnico, el equipo tuvo más presencia y control de la pelota. Así, que el Granada tuviera más posesión que su rival, aparte de ser necesario para poder remontar el partido, no deja tampoco de sorprender por la forma de juego del entrenador sevillano. 

Mientras que el Deportivo mantuvo una misma línea de cifras en todos los apartados, el Granada las elevó en todas. En algunas, casi de forma exponencial. Los rojiblancos cuadruplicaron sus opciones de gol, tiraron diez centros más al área que en la primera parte, triplicaron sus lanzamientos al arco de Germán Lux. 

Otros datos del partido, aunque ya menos significativos de lo que fue la remontada, son los que hablan de cómo atacaron ambos equipos. El Granada volcó sus acciones ofensivas por la izquierda (42%) más que por la derecha (28), un hecho que sorprende porque se vio subir más veces a Nyom que a Sissoko, y sobre todo Juan Carlos, muy gris durante el periodo que estuvo sobre el campo. Por otro lado, el análisis estadístico del choque refleja que el Granada fue demasiado frontal a la hora de lanzar a la portería de Lux, aunque por ahí llegara el empate. El 80% de los disparos de los rojiblancos se produjeron en perpendicular a la portería, y sólo el 20% por fueron esquinados. 

17 de julio de 2014

El Granada devuelve la ilusión por el fútbol a los hombres


Oier: "No podía estar otro año de tercer portero en el Barcelona"

El portero Oier Olazábal, última incorporación del Granada CF, ha reconocido hoy que a raíz de los fichajes de Ter Stegen y Bravo decidió su marcha del FC Barcelona porque vio que no podía "estar otro año más de tercer portero".
Oier ha explicado este miércoles en su presentación como nuevo portero rojiblanco que comprometerse cuatro años con la entidad andaluza es importante y que necesitaba venir a un equipo como el Granada tras apenas haber jugado el pasado año.
"A raíz del fichaje de Var Stegen y, después, el de Bravo vi que no podía estar otro año más de tercer portero en el Barcelona, creo que el Granada es una muy buena salida, es un club muy profesional que está muy bien", ha añadido.
Oier ha calificado a Roberto Fernández, el otro cancerbero del Granada, como "un gran portero" que tiene "mucha experiencia" aunque ha aclarado quellega "con la ilusión de jugar" y de "aprovechar la oportunidad".
El meta considera queel gran objetivo del Granada esta campaña debe ser "no descender" y que "después ya se verán otros objetivos", aunque se ha mostrado confiado en que el equipo haga una buena temporada porque "hay buena plantilla".
El gerente del Granada, David Navarro, se ha congratulado de que "tras unas arduas negociaciones con el Barcelona" se haya conseguidoel traspaso de Oier "a coste cero"pese a que el club culé "se guarda el derecho a percibir un tanto por ciento de un posible traspaso".

Caparrós se cruza con otro Sissoko en Granada

Novedades en la vuelta al trabajo del Granada. El protagonismo es para Abdoul Sissoko, centrocampista francés que pertenece al Udinese y que esta última temporada jugó cedido en el Hércules. El club italiano ha dado su autorización para que haga la pretemporada con el equipo granadino, y será Joaquín Caparrós el que deberá tomar la decisión de si va a contar con ficha o no en la plantilla.
Abdoul Sissoko, de 24 años e internacional con Malí, es el hermano menor de Momo, que la pasada temporada estuvo a las órdenes de Caparrós en el Levante. Allí llegó cedido en enero y se ganó un contrato por dos años.
El Arabi y Foulquier también se incorporaron recientemente a los entrenamientos. Estos dos jugadores recibieron autorización para incorporarse un poco más tarde a la disciplina del equipo, al tener que disputar compromisos internacionales con sus respectivas selecciones. En los primeros días realizarán un plan distinto en el apartado físico para coger la forma.
Otro jugador que se integró ayer en los entrenamientos fue Javier Acuña. El paraguayo pertenece al Udinese y en la última campaña jugó media temporada en el Watford, de la Segunda inglesa, y la segunda vuelta cedido en Osasuna. Ahora está a la espera de que se decida su destino, y hasta entonces, se ejercitará con el Granada, pero está descartado que vaya a quedarse.
Mientras tanto, la plantilla volvió a ejercitarse en doble sesión. Por la mañana hubo especial dedicación al apartado físico y por la tarde se realizó una sesión en el campo de la Ciudad Deportiva de la Diputación en Armilla, donde primó el trabajo táctico.

Juan Carlos: "El Granada va a dar mucha guerra"

El lateral Juan Carlos Pérez, una de las incorporaciones del Granada CF para la próxima temporada, cree que el equipo rojiblanco "va a dar mucha guerra este año", algo para lo que es necesario "aspirar a lo máximo" y "dar el cien por cien desde el principio".
El jugador, que llega al club andaluz cedido una temporada por el Sporting de Braga portugués, ha dicho en su presentación oficial que todos están obligados a "trabajar con ganas y a tope en pretemporada" para "afrontar la Liga lo mejor posible". "Estoy entrenando a tope desde el primer día, voy a dejarme los cuernos para ganarme el puesto y luego jugaré si tengo que jugar", ha añadido el futbolista zurdo, quien reconoce que se encuentra "más a gusto" de lateral que de extremo pese a que aún le falta "mucho por aprender" en esa posición.
Juan Carlos ha apuntado que del Granada le atrae "un poco de todo", que le gustan mucho "el club y Andalucía" y que el centrocampista Fran Rico le habló "muy bien" de la entidad por lo que se encuentra "contento y con muchas ganas", reconoce.
El director deportivo del Granada, Juan Carlos Cordero, ha constatado que llevan "varias temporadas siguiendo a Juan Carlos", del que ha destacado que "es polivalente, puede jugar de lateral, tiene un perfil ofensivo y es muy rápido", además de su "predisposición en todo momento a venir al Granada".
Además de la llegada de Juan Carlos, el Granada también ha presentado a su otro fichaje, el centrocampista Javi Márquez. El jugador ha explicando que viene "a ser un jugador más, a sumar, a poner mi granito de arena para que el equipo pueda hacer una gran temporada".
Sobre Joaquín Caparrós, que pidió al Granada su fichaje, ha dicho que "su trayectoria le avala" incidiendo en que "sabe siempre lo que tiene que hacer" y en que "todos sus equipos compiten mucho", por lo que "esa va a ser una de las claves del equipo esta temporada".

Operación salida en el Granada

El Granada debe dar salida a una serie de jugadores con los que no cuenta para esta campaña. Son los casos de Borja Gómez, Juanma Ortiz, Buonanotte y Riki. Además, en esta situación se encuentra también Diakhaté, si bien el central recibió permiso para no incorporarse al trabajo.
Tanto Borja como Ortiz han jugado cedidos la campaña anterior en el Hércules. Con el descenso del equipo alicantino ya no van a regresar allí. Ahora se busca acomodo en cualquier otro conjunto de Segunda. Algunos clubes ya han preguntado por su situación, pero se va a esperar para evaluar hacia dónde pueden ir. Con Buonanotte y Riki la situación es más compleja. Su alta ficha dificulta que se alcance algún tipo de acuerdo.
El que sí podría encontrar un destino es Diakhaté. El senegalés ha despertado interés del Bursaspor y el Kayseri Erciyesspor, con los que se está negociando, si bien el problema es que la cantidad ofrecida es aún lejana a lo que pretende la entidad granadina.

Roberto: "Hay mimbres para hacer cosas importantes"

Roberto Fernández dijo que la plantilla rojiblanca cuenta esta campaña con "mimbres" para "hacer cosas importantes" y que el club está haciendo "cada año un proyecto mejor".
Roberto apuntó en su comparecencia ante los medios que la plantilla granadina se encuentra en estos primeros días de pretemporada "con muchas ganas, mucha hambre, mucha ilusión y con todas las ganas del mundo de trabajar y de mejorar".
"Nos espera por delante un año duro de trabajo pero confío plenamente en que vamos a tener éxitos. En el equipo hay mimbres para hacer cosas importantes esta temporada", añadió el meta gallego, quien resaltó la importancia de que el equipo esté "por cuarta campaña consecutiva en Primera".
Roberto dijo sobre el equipo que se está formando que la entidad "está haciendo cada año un proyecto mejor", mientras que del nuevo cuerpo técnico que encabeza Joaquín Caparrós comentó que son "gente muy preparada" pidiendo a sus compañeros adaptarse lo más rápido posible a lo que el entrenador quiere".
Tras la llegada procedente del Barcelona del meta Oier Olazábal, el meta aclaró que "la competencia es fantástica" porque "aumenta el rendimiento del colectivo" y está seguro de que "este año se va a hacer un grandísimo trabajo en la portería".
"Trabajaremos todos para que Oier sea cada día mejor portero porque con ese trabajo yo también voy a ser mejor portero", sentenció Roberto, que está iniciando su quinta temporada consecutiva en el Granada.

19 de junio de 2014

40 % DE DESCUENTO EN LOS ABONOS DE LA PRÓXIMA TEMPORADA

                     AHORA NO HAY ESCUSAS HACERTE SOCIO
"Hoy cumplo la promesa que hice a los abonados de poner al Club en sus manos, reduciendo el precio de los abonos". El Presidente de la entidad, explicaba que gracias a la situación económica positiva de la que goza el club, él va a cumplir la promesa que hizo de bajar los precios. "Sin abonados, no se podría vivir dentro del mundo del fútbol", añadía Pina en su discurso. 
Entre las novedades de esta campaña, está la considerable reducción del precio de los abonos que tendrá un descuento del 40% respecto a la temporada anterior, el precio de los carnets junior se reduce en un 60%, a los desempleados y jubilados precio especial en grada social,...
El Presidente de la entidad rojiblanca confía en que tras esta bajada de precios, el número de abonados sea mayor para poder llegar al presupuesto. Ha recalcado que ésta es la oportunidad "de que quien no podía venir antes, ahora ya no hay excusa", ya que son unos de los precios más bajos de la liga. 
"Voy a hacer lo que la afición me ha pedido, voy a poner los precios que quiere la afición, les estoy prometiendo un proyecto deportivo importante y ya lo he hecho con la incorporación de Joaquín Caparrós y con las incorporaciones deportivas donde prometo que este equipo será mejor que el anterior. Donde tengo un equipo de Segunda División B, en el cual vamos a por el ascenso, y podemos disfrutar este año con el abono de la liga del filial. Además vamos a tener ciudad deportiva, lo que conlleva a tener talentos jóvenes".

"El proyecto se inicia hoy, el abonado que no se haga este año, no tendrá estos precios nunca más. Es una oportunidad única, con la que quiero ver realmente cual es el motivo de no tener 18.000 abonados. Siempre me han dicho que en Granada, si estuvieran los abonos baratos harían falta dos estadios para meter a toda la afición. Yo solamente pido 18.000. Si llego a esta cifra, me comprometo a no subir el precio de los abonados a la gente que me apoye en este proyecto. Las altas nuevas de la temporada siguiente no se beneficiarán de los precios que anunciamos. Quiero llenar el estadio de abonados, por lo que aviso que el precio de las entradas será mayor".
Además, el presidente se ha comprometido a obtener mejores resultados deportivos que la temporada pasada.

Para finalizar la presentación de la campaña de abonados, Quique Pina se ha dirigido a la afición:"Aquí tenéis lo que pedís. Os animo a sumaros al proyecto. Espero vuestro apoyo para llegar a los 18.000 abonados. Gracias a todos".


29 de mayo de 2014

Joaquín Caparrós, nuevo técnico rojiblanco

SUERTE MISTER
El Granada Club de Fútbol informa que el técnico sevillano, Joaquín Caparrós dirigirá el banquillo rojiblanco las próximas dos temporadas. El club y el entrenador se reservan la opción de un tercer año de contrato.

Procedente del Levante UD, equipo con el que ha realizado una gran temporada, quedando situado en la décima posición de la tabla de clasificación de la Liga BBVA, llega a nuestra entidad para aportar ilusión, energía y la motivación necesaria para desempeñar una gran campaña la próxima temporada.
Caparrós tiene una amplia trayectoria profesional, habiendo entrenado a grandes equipos del fútbol español como el Villarreal CF, Sevilla FC, Deportivo de la Coruña o Athletic Club.
Entre su palmarés cabe destacar que fue campeón de liga de Segunda División con el Sevilla FC en 2001, clasificó al mismo club en puestos de Europa League, en las temporadas 2003/2004 y 2004/2005. Un año después jugó la final de la Intertoto con el Deportivo de La Coruña.
Sus logros más destacados los consiguió en el Athletic Club, clasificándolo en Europa League 2008/2009, campaña en la que también fue subcampeón de Copa del Rey. Al año siguiente jugó la final de la Supercopa de España 2009/2010. En la temporada 2010/2011 volvió a clasificar al equipo vasco en Europa League. 

¡SOMOS DE PRIMERA!

El conjunto rojiblanco venció al Real Valladolid por 0-1 y consigue así el objetivo de la temporada. 

FICHA TÉCNICA:
Real Valladolid CF: Jaime, Rukavina, Rueda, Mitrovic, Peña, Álvaro Rubio (Baraja 85'), Víctor Pérez, Larsson (Manucho 53'), Jeffren (Osorio 53'), Óscar y Javi Guerra.
Granada CF: Roberto, Nyom, Ilori, Mainz, Brayan Angulo, Iturra, Fran Rico, Recio, Brahimi (Coeff 86'), Piti (Foulquier 67') y El Arabi (Ighalo 80').
Gol: 43' p.p. Mitrovic
Árbitro: Clos Gómez (colegio aragonés). 
Tarjetas amarillas: Piti y Oscar.
Incidencias: Partido correspondiente a la ornada 38 de la Liga BBVA, disputado en el Estadio José Zorrilla, ante unos 25.000 expectadores.

9 de mayo de 2014

Odion Ighalo vuelve a ejercer de ‘leyenda’

Odion Ighalo vuelve a ejercer de ‘leyenda’ para dar la vida al Granada a golpe de gol
algún día tendrá un monumento a su altura, no solo como futbolista que es un crack si no como persona que es demasiado. Mientras si mientras no, yo me permitido la licencia de quitar la de Primo Rivera "que no pinta ná" y poner la del hombre que puso la ciudad de Granada nuevamente en el panorama Internacional del fútbol.

6 de mayo de 2014

el milagro se llama Ighalo

 Ficha técnica:
Real Sociedad [1]: Bravo; Carlos Martínez (Elustondo 81’), Mikel, Iñigo, De la Bella; Markel Bergara, Pardo, Canales, Vela, Griezmann (Agirretxe 73’) y Seferovic
Granada [1]: Karnezis; Angulo, Murillo, Ilori, Nyom (Foulquier 81’); Recio, Iturra (Ighalo 81’), Fran Rico; Riki (Buonanotte 71’), Piti y El Arabi
Goles: 1-0 Carlos Vela (77’), 1-1 Ighalo (90’)
Árbitro: Teixeira Vitienes (c. cántabro) amonestó con amarilla a Riki (42’), Murillo (57’) y expulsó por doble amonestación a Recio (48’ y 53’) y con roja directa a Mikel González (55’).
Incidencias: partido correspondiente a la 36ª jornada del campeonato nacional de Liga en Primera división (Liga BBVA). Estadio de Anoeta en San Sebastián.
 Y las primeras pinceladas mostraban nervioso lógicos por parte de los visitantes. Con el mismo esquema de siempre, el clásico trivote de Fran, Iturra y Recio sólo Riki era una novedad al ocupar el puesto de Brahimi. Pero los primeros instantes fueron una muestra continua de intensidad de la Real Sociedad que siempre rinde en casa. Un guion muy similar al del curso pasado con un nuevo protagonista, Sergio Canales. Con una ocasión tras otra instigada por el ex del Madrid.
Los ataques de la Real fueron tan continuos que el Granada parecía mantequilla en manos del equipo vasco. Hasta que entorno a la media hora los de Alcaraz comenzaron a subir algo sus líneas provocando más equilibrio en el juego para ambos conjuntos. De hecho la primera ocasión tuvo que llegar en el minuto 28 cuando Recio disparó desde la frontal.
Tras la oportunidad, lo cierto es que el encuentro pareció volverse más de cara para el Granada que supo hacer suyas más ocasiones de gol. Sobre todo desde la frontal y a balón parado. Que poco a poco fueron minando la moral de una Real Sociedad que ya no salía tan desbocada hacia la meta de Karnezis.
a segunda mitad fue más de lo mismo hasta que Teixeira quiso. El árbitro tuvo poca manga ancha y en cinco minutos, al igual que la jornada anterior ante el Rayo, un jugador del Granada acabó expulsado primero por un lance del juego y después por protestar. Algo que acabó por encender los ánimos rojiblancos que veían como el partido podía volver a complicarse.        De no ser porque Teixeira niveló sólo un minuto después, en el 55, cuando mandó a vestuarios con roja directa a Mikel González por una dura entrada sobre Iturra.
Diez contra diez, realistas y granadinos volvían a ver como el partido empezaba de cero. Con un centro del campo muy mermado en ambos conjuntos, Alcaraz aceptó el reto. Por eso Riki se fue al banquillo y dejó su sitio a un Diego Buonanotte ante su penúltima oportunidad de dejar su sello en el Granada. Y nada más entrar, Piti la mandó al palo en el que pudo haber sido el primer tanto rojiblanco a falta de veinte minutos para el final.
Sin embargo fue Vela el que logró el premio del gol. El atacante de la Real Sociedad marcó en el minuto 77 merced a un disparo conforme le venía dentro del área al que Karnezis no pudo hacer nada por evitar el tanto que sentó como un jarro de agua fría en la escuadra granadina. Pero quien dijo miedo si en el banquillo está Odion Ighalo.

26 de abril de 2014

esto pinta mal, La expulsión de Brahimi descompone al Granada

 FICHA TÉCNICA:
Granada CF: Karnezis; Nyom (Ighalo, m. 75), Ilori, Murillo, Brayan Angulo; Iturra, Fran Rico, Recio (Riki, m. 55); Brahimi, Piti y El Arabi.
Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Gálvez (Raúl Baena, m. 67), Zé Castro, Nacho; Trashorras, Saúl, Falque, Rochina (Adrián, m. 75), Bueno (Seba Fernández, m. 64); y Larrivey.
Goles: 0-1, m. 53: Saúl, con un tiro ajustado desde la frontal; 0-2, min. 58: Larrivey, de disparo cruzado; 0-3, m. 86: Seba Fernández, con un remate de cabeza, ante la pasividad de la zaga.
Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Expulsó a Brahimi por doble amarilla (min. 51). Amonestó a los locales Brahimi y Recio; y a los visitantes Nacho, Gálvez, Rochina y Zé Castro.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 34 de la Liga BBVA, disputado en el estadio Los Cármenes, ante 20.445 espectadores.
 El inicio del encuentro fue frenético, con dos equipos volcados en busca del gol y hasta cinco llegadas peligrosas a las áreas en los diez primeros minutos. Larrivey, de volea, y Rochina, desde lejos, lo intentaron en el bando visitante, mientras que las acometidas locales terminaron en remates de Piti, que se topó con el meta Rubén, de Fran Rico y de El Arabi, los dos últimos mal dirigidos. El paso de los minutos benefició al Rayo Vallecano, que pasó a dominar el choque con posesiones tan largas como carentes de profundidad ante un Granada impreciso, que solo vivía de las acciones a balón parado. Alberto Bueno dispuso en el minuto 22 de la mejor opción de los madrileños para marcar, pero remató mal cuando estaba en franca posición para acertar. 

Los rojiblancos se estiraron en los instantes finales del primer acto y rozaron el gol en un saque de esquina lanzado por Piti y que no encontró por milímetros el remate de Fran Rico, libre de marca, en el segundo palo. El Granada salió lanzado en el segundo tiempo y en el minuto 49 dispuso de dos clarísimas opciones de gol, aunque Brahimi mandó el balón al larguero y, a renglón seguido, El Arabi remató fuera en boca de gol un perfecto servicio de Piti. Ahí estuvo el partido para los rojiblancos, ya que, solo dos minutos después, los andaluces se quedaron en inferioridad numérica al ver Brahimi su segunda cartulina amarilla en un agarrón innecesario a Falqué. 

 Como las desgracias nunca vienen solas, en el minuto 53 se adelantó el Rayo Vallecano en el marcador con un golazo desde fuera del área de Saúl, que mandó a la escuadra un perfecto lanzamiento de rosca. El Granada pudo empatar en un centro tiro de Piti, que sacó bajo los palos el defensa Gálvez, y casi en la siguiente acción los visitantes finiquitaron el partido con una gran jugada que finalizó Larrivey con un ajustado disparo ante Karnezis (0-2, m.58). Aunque el cuadro local no bajó los brazos y lo siguió intentando hasta el final, el encuentro fue dominado casi a placer hasta su terminación por los vallecanos, que pudieron aumentar su ventaja en un remate de su goleador Larrivey que obligó a lucirse a Karnezis. 

Falqué y Adrián avisaron de que el marcador aún no estaba cerrado antes de que el uruguayo Seba Fernández, de cabeza y libre de marca, firmara el 0-3 a cinco minutos para concluir el choque y completará así la exhibición de un gran Rayo Vallecano en Los Cármenes. 

 Tito Vilanova ha fallecido este viernes a los 45 años de edad tras dos años y medio de lucha contra un cáncer de glándula parótida. El ex técnico del Barcelona llevaba una semana ingresado en la clínica Quirón de Barcelona y fue operado este jueves de una obstrucción en el estómago.