ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

24 de febrero de 2014

Los Cármenes, el talismán del filial

Buena primera parte de un Granada que salió en todo momento dominador del partido. El Atlético Sanluqueño parapetado atrás esperaba su oportunidad a la contra, aunque no inquietó en ningún momento la meta de Dimitrievski.
Los de Joseba Aguado tuvieron en todo momento la posesión del balón, y las ocasiones se sucedían con centros al área desde la banda que no acertaban a rematar. Al minuto 10, Puertas tuvo la primera ocasión clara tras controlar un pase entrelíneas de Sergio Martín, aunque su remate salió desviado de la meta de Facundo.
Puertas volvería a tener una nueva ocasión de gol en el 22' tras revolverse en el área, pero el portero del Sanluqueño con una buena mano abajo evitó el primer gol. Gol que llegaría solo 5 minutos después, con un balón centrado desde banda derecha al que llega Machis en carrera y de cabeza bate a Facundo que no puede hacer nada. Los problemas se incrementaron para el Sanluqueño, ya que al 30' se quedó con uno menos por una dura entrada de Jose sobre Bravo.

En la segunda mitad el resultado se mantuvo, a pesar de las ocasiones del filial rojiblanco. En el 66' Marcelo tras salir desde la defensa con la pelota controlada se plantó delante de Facundo, que consiguió despejar a corner. En el minuto 75 Titi que había entrado sustituyendo a Puertas en el 70' tampoco pudo incrementar la ventaja, ya que erro el mano a mano con el portero del Sanluqueño. 
Al final tres puntos más para el conjunto de Joseba Aguado que continúa imbatido en El Nuevo Los Cármenes
 www.granadacf.es

NO SE ENTIENDE LA FALTA DE CONCENTRACIÓN SIEMPRE AL FINAL

 Ocurrió en Los Cármenes y en Mestalla. Como sucediera en la primera vuelta, el Valencia se llevó los tres puntos en el últimos suspiro ante un Granada que había hecho méritos más que suficientes para lograr el empate. Y si en otoño, el tanto del triunfo che llegó tras una desafortunada acción de Ighalo, ayer le tocó la china a Pereira, que cometió una absurda falta cuando el balón se iba fuera a favor de los rojiblancos. Se estaba ya casi en tiempo de descuento y ahí se originó el gol que dejó cariacontecido a todo el granadinismo. 
 
El partido de los de Lucas Alcaraz fue serio y muy bien planteado. El primer tiempo fue controlado de forma clara. Tras la reanudación y después del tempranero gol del Piti, se supo sufrir y contener al rival, más aún cuando se fue arriba tras empatar rápidamente. Todo se hizo bien hasta que se llegó al momento fatídico del choque en que el punto volvió a volar. Era sólo un punto, pero no un punto cualquiera, pues sacar un empate en Mestalla sin duda hubiera dado alas. Pero... 
 Tras el pitido inicial, el cuadro rojiblanco dejó la iniciativa a los locales. Bien asentados atrás los de Alcaraz, el choque se inició con escaso ritmo. El Valencia, ante la imposibilidad de traspasar las líneas defensivas de los rojiblancos, optó por utilizar el pase largo para buscar la espalda a la retaguardia visitante. 
 
Poco a poco, los granadinistas empezaron a estirar sus líneas. De hecho, el primer tiro sobre la puerta contraria tuvo la firma de El Arabi, que tras regatear a su marcador chutó a las manos de Alves (9'). El Valencia contestó de inmediato con una larga jugada que pudo llevar peligro, pero  en ningún momento se concretó un disparo entre los tres palos, pues Fede cruzó en exceso, tanto que el balón se perdió por la línea de fondo.
 La suerte se alió con el Granada poco después, pues el colegiado del encuentro no vio una mano de Brayan Angulo dentro del área (14'). El penalti fue claro, por lo que la polémica quedó servida. Y clara también fue la ocasión que tuvo Recio tras un pase al hueco de Piti. El malagueño estuvo algo lento y Barragán llegó a tiempo para cortar un chut que buscaba la portería de Alves (15'). 
 
Con el partido controlado, el primer contratiempo para el Granada llegó cuando Fran Rico se resintió de sus problemas físicos y tuvo que ser sustituido por Fatau cuando apenas habían transcurrido 21 minutos. 
 
Según fue avanzando el primer periodo, los visitantes se asentaron más y mejor sobre el césped que su anfitrión, que no jugaba con comodidad. Los rojiblancos, por el contrario, se aventuraban a mover el balón en las inmediaciones del área local, aunque con escasa profundidad. 
 
A la media hora despertó el cuadro de Pizzi. Fede culminó una buena jugada de ataque che con un fuerte disparo desde fuera del área que se topó con un Roberto bien colocado. Un minuto después, los mismos protagonistas, aunque en esta ocasión el cancerbero gallego tuvo que emplearse un poco más.
Y cuando el Valencia mostró su disposición de volcarse sobre la portería de sus invitados, éstos se revolvieron con un rápido contragolpe llevado por El Arabi y que a punto estuvo de culminar Brahimi, que cruzó en demasía tras sacar los colores a Mathieu (33'). Seis minutos después, otra ocasión marrada por los visitantes. Piti se la puso de dulce a Fatau que, dentro del área, demostró que tiene que revisar su punto de mira.
 
El conjunto valencianista apretó en los instantes finales del acto inicial, pero los rojiblancos aguantaron perfectamente, con la misma seriedad atrás mantenida desde que comenzó el encuentro.
 
No pudo reanudarse el choque de mejor manera. Apenas había transcurrido un minuto y medio del segundo tiempo cuando Fatau abrió a la banda de Nyom, que colgó el balón en el área. Ahí, 'frivolité' de Javi Fuego con el pecho, que dejó el esférico a los pies de Piti, que fusiló a Alves con calidad y casi a placer. El catalán encontró así el premio al gran partido que hasta entonces había protagonizado.
 
Sorprendido por el tanto granadinista, Juan Antonio Pizzi se vio obligado a mover su banquillo y cambiar sus esquemas. Sentó a Keita y Vargas y salieron Alcácer y Jonas. Precisamente, éste pudo igualar nada más pisar el campo, pero en plancha apenas rozó el esférico tras una gran asistencia de Feghouli (59'). Pero fue Alcácer el que marcó. El valencianista, en fuera de juego por muy poco, se adelantó a la defensa rojiblanca a una asistencia de Feghouli desde la derecha (63').
El Valencia, con la inercia cogida por su rápida reacción tras el gol de Piti, se vino arriba en busca de culminar la remontada. Jonas volvió a tener otra ocasión. Su disparo desde fuera del área, muy ajustado al poste derecho de la portería  rojiblanca, fue despejado a córner por Roberto con la punta de los dedos (67'). Y antes de la media hora, el brasileño lo intentó otra vez desde lejos, pero con menos puntería.
 
A falta de quince minutos para la conclusión, los de Alcaraz se ajustaron el 'cinturón' y se dispusieron a defender el punto con uñas y dientes. Tocaba sufrir. 
El juego se endureció debido a las prisas de unos y las ganas de parar el ritmo del partido por parte de los otros. Esto se tradujo en una serie de cartulinas amarillas mostradas por González González de forma consecutiva.
 
El Granada, a pesar de cerrar su defensa, no se negó a estirarse  sobre el campo che. Incluso Fatau buscó el chut lejano, pero totalmente inofensivo. Más trabajo tuvo Roberto, que se lució, sobre todo, en un remate a bocajarro de Alcácer (83'). Un minuto después, el meta se tuvo que emplear en un disparo de Michel.


 
Parecía todo controlado cuando llegó el último minuto. Pereira cometió una falta innecesaria en la banda derecha. Jonas colgó el balón en el área rojiblanca, peinó un jugador valencianista ante un Roberto que salió mal y Vezo remató a placer.  

17 de febrero de 2014

¡GRACIAS AFICIÓN!

En una semana difícil, dada la situación deportiva tan delicada después de varias jornadas en las que los resultados no fueron los deseados por todos, quise dirigirme a mi afición y sincerarme con todo el respeto que ellos se merecen.  Mis emociones me llevaron a decir palabras arriesgadas que han podido ser malinterpretadas. Mi intención era transmitir el sentimiento de lejanía con la afición, y la diferencia entre la actual afición y aquella de los años de los ascensos, donde el apoyo incondicional fue determinante para conseguir que hoy estemos en Primera División.
Hoy me siento emocionado al comprobar que mi mensaje de apoyo a nuestros jugadores ha sido valorado por la afición, ya que se ha podido percibir ese calor en el terreno de juego.  Vosotros también sois los artífices de nuestros logros.
No encuentro palabras para explicar lo orgulloso que me siento de mi afición. Os aseguro que pondré todos mis esfuerzos para conseguir que todos crezcamos cada día más.
Gracias a todos. El logro también es vuestro.

Atentamente,

D. Enrique Pina Campuzano
Presidente Granada C.F. SAD

Quique Pina reconoce sentir "orgullo y emoción" por la respuesta de la hinchada

Á.ORTE.- Tras la victoria cosechada ante el Real Betis y la respuesta de la afición rojiblanca en las gradas de Los Cármenes, el presidente de la entidad, Enrique Pina, ha aprovechado para mandar una carta en agradecimiento a los aficionados por la contundente respuesta a la llamada realizada por el máximo dirigente rojiblanco días antes a lacelebración del choque.
En la misiva titulada "¡GRACIAS AFICIÓN!", Pina reconocesentir orgullo y emoción por la respuesta de la afición tras haber comprobado que su mensaje fue valorado por la hinchada que transmitió su calor hasta el punto de ser percibido en el terreno de juego. "El logro también es vuestro", incide la misma. 
Además, se hizo valer de la misma para aclarar que el mensaje pronunciado días atrás se pudo malinterpretar por el hecho de que las emociones del máximo mandatario le hicieron promulgar palabras "arriesgadas" que pudieron ser malinterpretadas,  aunque su intención no iba más allá que la de dirigirse a la afición "con todo el respeto que ella se merece", dado el complicado momento por el que atravesaba el equipo  rojiblanco en estas semanas atrás. Una afición a la cual pretendía transmitir el "sentimiento de lejanía" con el respetable y la diferencia entre la afición actual "y aquella de los ascensos", cuyo apoyo incondicional fue elemento determinante para conseguir el ascenso a Primera. 
La epístola acaba con una clara declaración de intenciones de Quique Pina, donde reafirma su intención de poner todos sus esfuerzos para conseguir el reto de que el proyecto siga creciendo.

Algo más que tres puntos

 La magia de La Manga o la debilidad del rival. Fuera por lo uno o por lo otro, el caso es que el Granada y su entrenador, Lucas Alcaraz, tomaron aire a costa de un Betis al que ni un milagro le va a evitar que la próxima temporada juegue en Segunda División. Los rojiblancos, de momento, se alejan de la zona caliente y dan un pasito hacia la salvación. Aún queda mucho, pero era necesario cortar la mala racha que pesaba como una losa en una escuadra granadinista que difícilmente hubiera soportado una cuarta derrota consecutiva... y a manos del colista. Por esto, el valor del golazo de Piti es superior a los meros tres puntos que se recogerán en la clasificación. 

En la previa, los dos contendientes le habían dado al choque carácter de final. Quizá lo era para el Betis... y para Lucas. Los verdiblancos necesitaban ganar para agarrarse a una mínima posibilidad de salvación, mientras que el técnico estaba en entredicho. A la conclusión, el preparador granadino y su equipo respiraron, todo lo contrario que los verdiblancos, conscientes de que lo que les queda de temporada apenas tiene sentido. 

Con fuerza. Así comenzó el Granada. No se había completado el primer minuto cuando los locales tuvieron la primera. Gran jugada colectiva por la derecha que terminó con un centro de Nyom al interior del área, pero el balón no se le quedó cómodo a Recio, que lo envió por encima de la portería de Adán. En la siguiente acción, la segunda. En esta ocasión, por la izquierda. Brahimi se lo guisó para disparar desde la frontal. Adán rechazó como pudo el esférico, que se le quedó a El Arabi, pero sin ángulo. El meta visitante cubrió bien el escaso hueco que había. 
 Tras los primeros avisos, el juego se asentó, aunque con la iniciativa en poder de los granadinistas. El Betis comenzó a estirar un poco sus líneas y dejó su primera constancia de existencia ofensiva en un disparo tan lejano como blando a las manos de Roberto (8'). La respuesta local, cinco minutos después. A un envío de Piti al interior del área no llegó Brahimi por muy poco cuando estaba en boca de gol. La ocasión tuvo su réplica en el otro lado del campo, en una falta que sacó bien Verdú y que cabeceó Jorge Molina para que Roberto evitase el primer tanto de la mañana (15'). 

A pesar de las dudas que en su juego presentaba el Betis, los locales perdieron momentáneamente presencia en el campo bético. Es más, los de Calderón empezaron a atreverse a cruzar el ecuador del campo y, de paso, a provocar cierto nerviosismo en las gradas. No duró mucho, ni lo uno ni lo otro. 

El Granada intentó llevar peligro en jugadas a balón parado. Casi siempre se toparon con un Adán muy seguro por alto. Pero en una de ellas pudieron marcar los de Alcaraz. En una falta desde la izquierda, Recio cabeceó en el segundo palo para dejar el balón en el borde del área pequeña, pero a El Arabi se le quedó muy atrás y su defectuoso remate no deparó ningún peligro al cancerbero visitante. Fue la antesala del gol. Un golazo. Ilori puso en evidencia a toda la zaga bética con un pase de más de 60 metros que controló Piti con la derecha para, con la izquierda, culminar la acción con un tiro por bajo con el que batió a Adán. 
 El tanto dejó tocados a los de Calderón, pero el Granada no supo aprovecharlo. Tuvo oportunidades para ello, pero se falló en el último pase o en la acción postrera. Se pidió un penalti sobre Brahimi -buen partido el suyo- que bien pudo serlo (34') y a Piti le faltó un poco más de fuerza en un remate dentro del área (37'). 

Tras la reanudación, susto mayúsculo. Verdú colgó un balón en el área rojiblanca donde Jorge Molina, más solo que la una, apenas contactó con un balón que Roberto se quitó de encima como buenamente pudo. Luego, los de Alcaraz recuperaron sus habituales niveles. Brahimi siguió a lo suyo, hundiendo la moral a su defensor, al que dejó atrás una y otra vez. Faltaba crear peligro ante un rival que se iba diluyendo en su propia desesperación. 

El juego se acomodó en las botas de los contendientes. El resultado era corto y en cualquier acción se podía complicar la fiesta. Alcaraz movió el banquillo. Dani Benítez sustituyó a un lesionado Piti (60'). Fue justo antes de que Verdú lanzara una peligrosa falta que se perdió por alto. Pudo responder el Granada a trascartón, pero El Arabi estuvo lento en un pase en profundidad. 
 Pudo sentenciar Dani Benítez, que desperdició una gran acción de Brahimi por la línea de fondo. El pase de la muerte del argelino no encontró la respuesta adecuada del mallorquín, que remató a placer, pero muy mal (65'). Poco después fue El Arabi el que la tuvo. El marroquí vio a Adán adelantado y lo intentó desde muy lejos. El meta bético literalmente se encontró con el balón (71'). 

Se estaba perdonando mucho y a punto estuvo el Granada de pagarlo muy caro. Baptistao, que había salido al campo poco antes, se fue de su defensor y chutó a escasos metros de un Roberto que alardeó de reflejos para evitar el gol (73'). 

El último cuarto de hora fue un suplicio para los rojiblancos, que se descompusieron cuando el partido enloqueció. Más aún cuando Dani Benítez vio la roja directa por una durísima e innecesaria patada a Juanfran (79'). El mallorquín dejó a su equipo en inferioridad. 

Con el Betis volcado, Riki pudo evitar los sufrimientos de última hora. Su vaselina cuando estaba solo delante de Adán no tuvo, ni por asomo, la dirección adecuada (89'). Aunque los cuatro minutos de prolongación que decretó el colegiado se hicieron largos, los de Calderón no hicieron nada para birlar la alegría que reinaba en Los Cármenes. Al Granada le toca ahora una semana tranquila.

www.granadahoy.com

9 de febrero de 2014

nuestros niños de oro empatan en los carmenes

 FICHA TÉCNICA
GRANADA CF 'B': Dimitrievski; Carmona, Lozano, Morante, Álvaro Vega; Boateng, Sergio Martín, Bravo (Sergio Peña, m.78), Álvaro (Nico, m. 21); Antonio Puertas y Machís (Cuero, m. 73).
CÓRDOBA CF 'B': Razak; Pedro, Pinillos, Bernardo, Lucena; Gonzalo, Javi Cabezas (González, m.87), Damián (Mané, m. 82); Carlos Fernández, Juan Guerra (Sebas, m.76), y Espejo.
ÁRBITRO: Nicolás Espejo (colegio murciano). Amonestó a los locales Álvaro Vega, Morante y Antonio Puertas, así como a los visitantes Gonzalo y Bernardo.
GOLES: 1-0, min.12: Álvaro; 1-1, min. 30: Dani Espejo;
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la jornada 25 del Campeonato Nacional de Liga del grupo IV de Segunda División B disputado en Los Cármenes ante 600 espectadores con presencia de aficionados cordobesistas.

 El conjunto de Joseba Aguado comenzó de manera espectacular la primera parte.  En el minuto cinco Darwin Machis dio el primer aviso con una fantástica internada en el área, aunque no pudo  superar en el mano a mano al portero Razak. El gol no llegaría hasta el minuto 12, en el que tras una recuperación en el centro del campo, y disparo potente de Machis, Álvaro aprovechaba el rechazo para batir tras al filial cordobés.
Al 21’ Álvaro, que había conseguido adelantar al conjunto de granadino, se retiró lesionado y entró en su lugar Nico. Más tarde, en el 30’ Dani Espejo igualaba el marcador, en la primera llegada del Córdoba B al área de Dimitrievski. 
 Precisamente el venezolano fue el encargado de dar el primer aviso para los rojiblancos. Una arrancada de las ya habituales del ariete le permitió inmiscuirse en el área y plantarse solo ante Razak. La ocasión fue desbaratada por el meta del filial cordobesista que poco podría hacer apenas seis minutos después. De nuevo Machís, el más incisivo de los de Aguado, se sacó un disparo desde la frontal que fue repelido por el cancerbero blanquiverde. El rechace lo recogió Álvaro cuyo disparo golpeó hasta en los dos palos de la portería y el larguero antes de alojarse en el fondo de las mallas.  El Granada B se adelantó en el marcador y parecía encarrilar el partido pero una vez más el técnico Joseba Aguado se encontró con un problema añadido. El utrerano, autor del tanto rojiblanco, tendría que marcharse a los 21 minutos del terreno de juego aquejado de  molestias por lo que fue sustituido por el motrileño Nico.
Por si fuera poco,  ocho minutos después, el Córdoba B consiguió el tanto de la igualada en su primer acercamiento. Un balón en profundidad sobre Dani Espejo habilitó al jugador cordobesista para establecer el empate en el marcador. Un gol que no dudó su autor en dedicar a un grupo de aficionados rojiblancos que se dio cita en Los Cármenes a los que mandó callar para encender las iras del resto de espectadores locales.
Tras el empate, el filial granadinista persistió en el dominio del juego pero al equipo de Aguado le faltó acierto en los últimos metros. Un disparo de Sergio Martín, y más tarde un cabezazo de Álvaro Vega fueron desbaratados por Razak. El Granada B controlaba a su rival y seguía con el asedio de la meta rival, pero los artilleros rojiblancos no anduvieron finos en el primer acto. Fiel reflejo de ello fue la jugada que sirvió como antesala al tiempo de descanso. Una recuperación en zona de tres cuartas de campo permitió a Machís arrancar y meterse dentro del área blanquiverde. Junto al venezolano, Puertas y Sergio Martín acompañaban la jugada pero el '9' rojiblanco optó por la peor elección y tras escorarse en demasía, se sacó un disparo que Razak sacó con la pierna. El rechace lo cazó Sergio Martín pero el remate lo repelió la zaga rival mandando la ocasión al limbo. Pudo ser el segundo del Granada B que se marchó con el 1-1 al descanso.
El inicio de la segunda mitad fue un calco al primer acto aunque si por algo destacó el inicio fue por la tromba de agua que apretó sobre Los Cármenes. A los cinco minutos una carrera de Antonio Puertas por la parte derecha permitió al almeriense ceder el balón a Nico. El motrileño disparó desde el punto de penalti con tan mala fortuna de que el remate golpeó en el propio Machís lo que permitió a Razak detener sin excesivos problemas.
El Granada B se veía en la obligación de ir a por el partido. Aguado optó por dar refresco a la punta de la lanza. Retiró a Machís para dar entrada a Cuero con el fin de fijar a Bernardo y Lucena, centrales del Córdoba B. Con posterioridad introdujo a Sergio Peña por Bravo. El peruano se colocó por detrás de Cuero y Antonio Puertas pasó al costado izquierdo.
Todo hacía indicar que el partido moriría en un empate que solo la estrategia, o un error individual podrían desequilibrar. A punto estuvieron los visitantes de marcar el segundo en un balón largo sobre la posición de Carlos Fernández que, tras meter el cuerpo ante Fran Morante, se plantó solo ante Dimitrievski. Sin embargo, el meta macedonio estuvo providencial para evitar el tanto blanquiverde y metió los pies para repeler el esférico. Por su parte, el Granada B no encontraba el camino. Solo un balón en diagonal de Carmona a un minuto del 90 reglamentario encontró a Wilson Cuero, pero el cabezazo en plancha del colombiano no supuso problema alguno para Razak.

8 de febrero de 2014

esto pinta mal , hasta cuando ?

 El Espanyol amarró una sufrida victoria ante el Granada con un gol de Héctor Moreno en el minuto 78, tras un saque de esquina, después de quedarse con diez a la media hora por la expulsión de Víctor Álvarez, algo que, pese a todo, no cambió el conservador planteamiento andaluz. Los de Lucas Alcaraz resistieron los intentos blanquiazules con éxito, pero propusieron poco más. Prácticamente todas las ocasiones fueron locales: Córdoba, la más clara hasta el tanto, Stuani y Sergio García, ovacionado, examinaron la zaga rival con peligro. Los tres puntos se los llevó el anfitrión, desquiciado por el árbitro. 

Las combinaciones de la parcela ofensiva de Aguirre ya crearon problemas a la defensa del Granada en los primeros compases del partido. Faltaba encontrar un remate claro, pero el dominio era del Espanyol desde el inicio. Murillo e Ilori, centrales del bloque andaluz, frenaban correctamente las amenazas. El Granada se limitaba a esperar los errores locales para montar una contra. De todos modos, no tenían oportunidades claras y sus llegadas al área eran inocuas. Además, la medular blanquiazul, con David López y Víctor Sánchez, recuperaba balones y creaba nuevas jugadas para los suyos. 
 Jhon Córdoba dispuso de la mejor del Espanyol en el minuto 26. El delantero colombiano, solo en el área tras una asistencia perfecta de Sergio García, falló un uno contra uno ante Roberto. Perdonó demasiado. El ariete quiso cruzar el balón, pero el portero lo atrapó a la primera. El cuadro catalán pasó de estar cerca de la victoria a verse, de repente, con uno menos a la media hora del encuentro. Iglesias Villanueva expulsó, no sin polémica, a Víctor Álvarez, que forcejeaba con El-Arabi después de que el marroquí le ganara la posición. Buonannotte envió fuera la falta directa desde la frontal. 

Fuentes entró por Simao: Aguirre no quería perder fuerza atrás. Y aún así tampoco le faltaba ritmo al Espanyol en ataque. Roberto se lució en un mano a mano ante Stuani, enviado el balón a córner, y después en el remate de cabeza de Héctor Moreno. El Granada, en superioridad, no mordía mucho más. El único peligro que creaba era a balón parado, algo que no cambiaría en la reanudación. Tras el descanso, el anfitrión siguió mandando, aunque muy desquiciado por el árbitro y sin efectividad arriba. Córdoba no tenía una buena noche. 
 Los granadinos, gracias al desgaste local, llegaban con más facilidad. El-Arabi, en el 60, envió un balón al larguero. Fue la mejor para los de Lucas Alcaraz, desaparecidos en el plano ofensivo la mayor parte del tiempo. Esperaban al Espanyol, aunque éste vigilaba bien sus espacios para evitar sorpresas. Todas las esperanzas locales estaban puestas en Sergio García. El capitán, pese a su evidente cansancio, logró sacar los colores a la defensa del Granada varias veces. Precisamente de sus botas nació el primero, en el minuto 78. El punta envió el saque de esquina a la cabeza de Héctor Moreno. 

El central mexicano estaba libre de marca y encontró al portero descolocado. Con tiempo y espacio, no falló y firmó el 1-0. Ahora el rival imprimió más velocidad al choque. Pereira no conectó un centro de Riki y ahí acabaron los temores para la grada de Cornellà. La defensa y Kiko Casilla no dieron opciones para el empate. 

2 de febrero de 2014

D.E.P. Luis Aragonés

 El ex entrenador y ex jugador de fútbol Luis Aragonés, figura histórica del fútbol español y ganador de una Euro copa en 2008 con el combinado nacional, ha muerto esta madrugada a los 75 años de edad en la clínica Cemtro de Madrid víctima de una leucemia, 
 los diablos hinchas queremos mostrar nuestras condolencias a amigos y familiares de don luis aragonés ,en este ida tan triste en el que se ha ido una de las grandes leyendas del fútbol español.

VICTORIA DEL FILIAL EN ALMERÍA ellos no nos fallan

Con goles del pichichi del equipo, Antonio Puertas, y de Álvaro García, el conjunto de Joseba Aguado se trae los tres puntos de la victoria a casa. La escuadra nazarí remontó un encuentro en el que iban perdiendo desde el minuto 13, por un gol de Cristobal. Enseguida, al 25', el máximo goleador del equipo, Antonio Puertas empató el partido, y en la segunda mitad del choque, al 58', Álvaro García, anotó el segundo tanto para los rojiblancos. 
Con este triunfo, el Granada C.F. "B", se acomoda en mitad de la tabla de clasificación con 36 puntos. El próximo partido será el sábado 8 de Febrero a las 16:00 horas en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante el Córdoba C.F."B".

FICHA TÉCNICA:
Alineación U.D. Almería "B": Víctor, Marín, Paredes, Bonaque, Michel, Zelfa, Varela, Mario (Adri 85'), Borja, Cristóbal (K.Y. Giu 76'), Romera (Hicham 65'). Entrenador: Mir
Alineación Granada C.F. "B": Dimitrievski, Alex Carmona, Luis Lozano, Álvaro Vega, Morante, Fatau, Bravo (Cuero 78'), Sergio Martín, Machís (Sergio Peña 81'), Antonio Puertas (Nico 70'), Álvaro. Entrenador: Joseba Aguado. 
Árbitro: José Caucelo Sace.
Tarjetas amarillas: Alex Carmona, Michel Zabaco, Cristobal, Fatau, Borja, Álvaro Vega.
Goles: 13' Cristobal, 25' Antonio Puertas, 58' Álvaro García.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 24 de liga, del Grupo IV, de Segunda División B, disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. 

falta de concentración es igual a complicarse la vida

FICHA TÉCNICA:
Alineación Granada C.F: Roberto, Nyom, Mainz, Murillo, Angulo, Fran Rico, Iturra, Recio (Pereira 89'), Piti (Buonanotte 67'), Brahimi, El Arabi. Entrenador: Lucas Alcaraz.
Alineación R.C. Celta de Vigo: Yoel, Hugo Mallo, Fontás, Cabral, Jony, Oubiña (59' Aurtenetxe), Rafinha, Augusto, Nolito, Orellana (Delhi 83'), Charles (Santi Mina 52'). Entrenador: Luis Enrique.
Árbitro: Mateu Lahoz, colegio valenciano. 
Tarjetas amarillas: 13' Cabral, 20' Oubiña, 25' Nyom, 60' Hugo Mallo, 64' Nolito, 90' Murillo. 
Goles: 27' Cabral, 40' El Arabi, 88' Augusto.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 23 de Liga BBVA, disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes. 
Que el Granada pierda en Los Cármenes casi no es noticia. Anoche, frente al Celta, el conjunto de Lucas Alcaraz hincó la rodilla por octava vez ante su afición. Se dice pronto, pero son 24 puntos los que han volado del feudo rojiblanco cuando apenas se ha sobrepasado el ecuador de la competición. Además, el cuadro granadinista sigue sin saber lo que es ganar desde que comenzó la segunda vuelta: sólo un punto de nueve posibles. Lo peor es que tanto ayer como en la anterior visita del Osasuna, el Granada ha desperdiciado 180 minutos para dar un par de pasos importantes hacia la tranquilidad. Por el contrario, tras la derrota ante el equipo de Luis Enrique, pueden volver los nervios. 

Fue un partido sin un gran dominador. El Granada ejerció su papel de anfitrión, pero sin dominar. Pudo haber ganado en alguna jugada aislada, pero pasó todo lo contrario. Tras haber empatado el Granada el tanto inicial del Celta antes del descanso, a falta de dos minutos para la conclusión se produjo la jugada desgraciada de la noche. Un error monumental de Brahimi al perder un balón en el centro del campo le sucedió otro no menos grande de Roberto. El celtiña Augusto aprovechó el regalo y su equipo se llevó los tres puntos. 

Con su once habitual, el Granada comenzó con ganas el enfrentamiento. Como una pequeña novedad, Brahimi y Piti, que de salida intercambiaron sus bandas. El choque comenzó con velocidad. Quizá con los locales intentando coger la iniciativa, pero con los visitantes atentos a la que saltaba para buscar la sorpresa al contragolpe. Un centro chut de Brahimi que atajó Yoel y un disparo desde casi mitad del campo de Charles sin puntería alguna fueron las primeras acciones ofensivas de ambos contendientes. 

Antes del primer cuarto de hora, los rojiblancos ya habían ligado varias jugadas de buen ver, pero sin llegar a las inmediaciones de Yoel. Tras una jugada polémica en la que jugadores y afición locales pidieron mano de Orellana dentro del área, Recio no pudo rematar bien un saque de esquina cuando el meta celtiña había salido a por uvas (16'). Y un par de minutos después Brahimi hizo la primera de las suyas. Tras sentar a un rival, chutó desde el vértice del área al primer palo. Ahí estaba Yoel para despejar el balón. 
El gol atontó el juego del Granada por unos minutos, lo que estuvo a punto de aprovecharlo el cuadro gallego. Alcaraz puso fin al intercambio de bandas entre Piti y Brahimi. Sobrepasada la media hora, El Arabi pudo hacer algo más para finalizar con éxito una buena jugada de ataque local. El marroquí cruzó en exceso. Y poco cabeceó solo a las manos de Yoel un saque de falta botado por Fran Rico (37'). El Celta respondió con un duro chut de Jonny que se fue fuera. 

Tras la reanudación, dos jugadas que bien pudieron cambiar el devenir del segundo tiempo. En la primera, Nolito se fue solo hacia la portería local y se disponía encarar a Roberto para marcar casi a placer, llegó por detrás Iturra que, en una nueva demostración de pundonor, fuerza y concentración, evitó lo que bien pudo haber sido el segundo tanto celtiña (50'). Un minuto después, en la otra área, Cabral cortó de forma poco ortodoxa a El Arabi cuando buscaba posicionarse para rematar un centro de Piti. Bien pudo el colegiado haber pitado penalti. 

Después de que las aguas amenazaran con revolverse volvió la calma. Por lo menos en lo que a ocasiones se refiere. Los dos equipos pujaron por coger el control, pero sin que ninguno lo lograra de forma efectivo. Con el balón de un lado a otro, fueron algunas jugadas aisladas las que llevaron algo de emoción. Como la que protagonizó Fran Rico dentro del área celtiña tras un centro de Piti desde su banda. El gallego se colocó bien el balón, pero su remate rebotó en la tupida defensa visitante.  

El Arabi sumó otra más en su cuenta. El norteafricano chutó desde la frontal del área, pero el balón se perdió por la línea de fondo, junto al poste derecho de la portería de Yoel (74'). 

Se olía el empate cuando se produjo una concatenación de errores que le costó el partido al Granada. Primero fue Brahimi, que en otro alarde de individualismo perdió de forma tonta un balón en la línea divisoria del campo. Luego Mainz despejó como pudo el balón, que le llegó al recién salido Krohn-Dehli, que se fue hasta la línea de fondo. El pase de la muerte del danés no tenía peligro alguno hasta que Roberto metió la mano y dejó el esférico muerto para que Augusto llegara y marcara a placer cuando ya no había tiempo para más.