ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

17 de febrero de 2014

Algo más que tres puntos

 La magia de La Manga o la debilidad del rival. Fuera por lo uno o por lo otro, el caso es que el Granada y su entrenador, Lucas Alcaraz, tomaron aire a costa de un Betis al que ni un milagro le va a evitar que la próxima temporada juegue en Segunda División. Los rojiblancos, de momento, se alejan de la zona caliente y dan un pasito hacia la salvación. Aún queda mucho, pero era necesario cortar la mala racha que pesaba como una losa en una escuadra granadinista que difícilmente hubiera soportado una cuarta derrota consecutiva... y a manos del colista. Por esto, el valor del golazo de Piti es superior a los meros tres puntos que se recogerán en la clasificación. 

En la previa, los dos contendientes le habían dado al choque carácter de final. Quizá lo era para el Betis... y para Lucas. Los verdiblancos necesitaban ganar para agarrarse a una mínima posibilidad de salvación, mientras que el técnico estaba en entredicho. A la conclusión, el preparador granadino y su equipo respiraron, todo lo contrario que los verdiblancos, conscientes de que lo que les queda de temporada apenas tiene sentido. 

Con fuerza. Así comenzó el Granada. No se había completado el primer minuto cuando los locales tuvieron la primera. Gran jugada colectiva por la derecha que terminó con un centro de Nyom al interior del área, pero el balón no se le quedó cómodo a Recio, que lo envió por encima de la portería de Adán. En la siguiente acción, la segunda. En esta ocasión, por la izquierda. Brahimi se lo guisó para disparar desde la frontal. Adán rechazó como pudo el esférico, que se le quedó a El Arabi, pero sin ángulo. El meta visitante cubrió bien el escaso hueco que había. 
 Tras los primeros avisos, el juego se asentó, aunque con la iniciativa en poder de los granadinistas. El Betis comenzó a estirar un poco sus líneas y dejó su primera constancia de existencia ofensiva en un disparo tan lejano como blando a las manos de Roberto (8'). La respuesta local, cinco minutos después. A un envío de Piti al interior del área no llegó Brahimi por muy poco cuando estaba en boca de gol. La ocasión tuvo su réplica en el otro lado del campo, en una falta que sacó bien Verdú y que cabeceó Jorge Molina para que Roberto evitase el primer tanto de la mañana (15'). 

A pesar de las dudas que en su juego presentaba el Betis, los locales perdieron momentáneamente presencia en el campo bético. Es más, los de Calderón empezaron a atreverse a cruzar el ecuador del campo y, de paso, a provocar cierto nerviosismo en las gradas. No duró mucho, ni lo uno ni lo otro. 

El Granada intentó llevar peligro en jugadas a balón parado. Casi siempre se toparon con un Adán muy seguro por alto. Pero en una de ellas pudieron marcar los de Alcaraz. En una falta desde la izquierda, Recio cabeceó en el segundo palo para dejar el balón en el borde del área pequeña, pero a El Arabi se le quedó muy atrás y su defectuoso remate no deparó ningún peligro al cancerbero visitante. Fue la antesala del gol. Un golazo. Ilori puso en evidencia a toda la zaga bética con un pase de más de 60 metros que controló Piti con la derecha para, con la izquierda, culminar la acción con un tiro por bajo con el que batió a Adán. 
 El tanto dejó tocados a los de Calderón, pero el Granada no supo aprovecharlo. Tuvo oportunidades para ello, pero se falló en el último pase o en la acción postrera. Se pidió un penalti sobre Brahimi -buen partido el suyo- que bien pudo serlo (34') y a Piti le faltó un poco más de fuerza en un remate dentro del área (37'). 

Tras la reanudación, susto mayúsculo. Verdú colgó un balón en el área rojiblanca donde Jorge Molina, más solo que la una, apenas contactó con un balón que Roberto se quitó de encima como buenamente pudo. Luego, los de Alcaraz recuperaron sus habituales niveles. Brahimi siguió a lo suyo, hundiendo la moral a su defensor, al que dejó atrás una y otra vez. Faltaba crear peligro ante un rival que se iba diluyendo en su propia desesperación. 

El juego se acomodó en las botas de los contendientes. El resultado era corto y en cualquier acción se podía complicar la fiesta. Alcaraz movió el banquillo. Dani Benítez sustituyó a un lesionado Piti (60'). Fue justo antes de que Verdú lanzara una peligrosa falta que se perdió por alto. Pudo responder el Granada a trascartón, pero El Arabi estuvo lento en un pase en profundidad. 
 Pudo sentenciar Dani Benítez, que desperdició una gran acción de Brahimi por la línea de fondo. El pase de la muerte del argelino no encontró la respuesta adecuada del mallorquín, que remató a placer, pero muy mal (65'). Poco después fue El Arabi el que la tuvo. El marroquí vio a Adán adelantado y lo intentó desde muy lejos. El meta bético literalmente se encontró con el balón (71'). 

Se estaba perdonando mucho y a punto estuvo el Granada de pagarlo muy caro. Baptistao, que había salido al campo poco antes, se fue de su defensor y chutó a escasos metros de un Roberto que alardeó de reflejos para evitar el gol (73'). 

El último cuarto de hora fue un suplicio para los rojiblancos, que se descompusieron cuando el partido enloqueció. Más aún cuando Dani Benítez vio la roja directa por una durísima e innecesaria patada a Juanfran (79'). El mallorquín dejó a su equipo en inferioridad. 

Con el Betis volcado, Riki pudo evitar los sufrimientos de última hora. Su vaselina cuando estaba solo delante de Adán no tuvo, ni por asomo, la dirección adecuada (89'). Aunque los cuatro minutos de prolongación que decretó el colegiado se hicieron largos, los de Calderón no hicieron nada para birlar la alegría que reinaba en Los Cármenes. Al Granada le toca ahora una semana tranquila.

www.granadahoy.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario