ÚNETE A LOS DIABLOS

Hazte socio y disfruta del buen rollo de una Peña con más de 40 socios, con todas sus actividades, acercándote en el mismo estadio, en el fondo D (Grada Baja detrás de la portería) en cada partido. Para cualquier duda nuestro presidente es Ramón Lechuga y su Teléfono es 665494946.


Contacta si quieres con nosotros por Correo (los-diablos-rojiblancos@hotmail.com), Facebook (Diablos Hinchas) o Tuenti (Filipinos Diablos).


Somos una Peña del Granada CF, que fue fundada el 4 de Septiembre del 2008 gracias a tres amigos locos que se juntaron por la pasión a su equipo. Ellos creían que era una locura y que no iba a durar demasiado, pero la Peña sigue en pie, dando guerra y creciendo día a día.


Además de nuestra Sede, los Diablos disponemos de Bombos, Banderas, Bufandas, Polos, Sudaderas, Pancartas, Quedadas, Cenas, Lotería, Copa de Navidad, Equipo de fútbol, ... y muchos otros proyectos por venir. La cuota son solo 5€ al mes o 40€ anuales (ahorrándote dos meses, sale a 4€ al mes) y no tenemos cuota de admisión (somos una de las Peñas más baratas, si no es la más). Además tenemos una sección de Diablillos, para los socios menores de 14 años que no pagan cuota. Las cuotas de la peña incluyen la de la Federación de Peñas, ya que los Diablos es una Peña Federada, teniendo los socios derecho de tener su carné de la Federación para disfrutar de todos sus descuentos. Si te gusta pasártelo bien viendo a nuestro Graná, animando sin parar, no lo dudes y únete a nosotros

18 de marzo de 2014

La marea rojiblanca inunda Granada

Este es nuestro momento Granada CF

Pina pide a la afición "un comportamiento señorial" de la afición ante la visita del Elche

El presidente Quique Pina ha comparecido hoy ante los medios de comunicación al objeto de "ser precavido" e intentar que el partido del próximo sábado entre Granada CF y Elche se desarrolle en un clima de cordialidad.
En este sentido, Quique Pina se ha dirigido hacia la afición para pedir que tenga un "comportamiento señoral" y no evite que la del Elche "se pueda desplazar y disfrutar de un día en una ciudad como Granada". El mandatario rojiblanco ha ido más allá para pedir que la hinchada rojiblanca "evite desgastarse" centrándose en la franjiverde y se centre "en apoyar a nuestros jugadores".
En su intervención casi unidireccional, Pina ha recordado los antecedentes del compromiso, pero ha advertido que "las relaciones entre los clubes son muy buenas", por lo que no hay espacio para actos violentos que "serán castigados por el club".

15 de marzo de 2014

valioso punto en Getafe

 FICHA TÉCNICA:
Getafe CF: Valera, Lisandro López, Alexis, Escudero; Juan Rodríguez, Mosquera, Pedro León (Lafita, m. 68), Diego Castro (Gavilán, m. 13); Colunga (Sarabia, m. 60) y Ciprian.
Granada CF: Roberto; Nyom (Foulquier, m. 56), Coeff, Murillo, Brayan Angulo; Iturra, Fran Rico, Fatau; Pereira (Buonanotte, m. 46), Riki (Dani Benítez, m. 89) y El Arabi.
Goles: 1-0, m. 6: Ciprian, en un contragolpe, con tiro ajustado; 1-1, m. 34: Riki, tras pase al hueco de El Arabi; 2-1, m. 38: Lisandro, en el remate de una falta lateral; 2-2, m. 62: El Arabi, a centro de Angulo; 3-2, m. 72: Lafita, al desviar un disparo de Sarabia; 3-3, m. 76: El Arabi, al rematar en un córner peinado por Coeff.
Árbitro: Ayza Gámez (colegio valenciano). Expulsó por doble amarilla a Iturra (m. 69) y a Escudero (m. 79). Amonestó a los locales Gavilán, Alexis, Sarabia y Valera; y al visitante Murillo.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 28 de la Liga BBVA, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez, ante unos 13.000 espectadores.
 el Granada, que consiguió sumar un punto en un empate loco (3-3) que dejó al conjunto madrileño a las puertas de las posiciones de descenso. Sin Luis García en el banquillo, destituido esta semana, el juego del Getafe no mejoró. Cambió la actitud de los jugadores, mucho más agresivos, como anunció Contra a lo largo de la semana. Los hombres del rumano se convirtieron en auténticos guerreros hambrientos necesitados de una victoria urgente. 

El número de partidos que llevaban sin ganar eran demasiados. La cifra de doce choques sin ganar nunca se había visto por la ciudad del sur de Madrid. Por eso, por honor y gallardía, tal vez los jugadores azulones salieron a morder desde el principio. Las ideas eran escasas, pero la actitud era diferente. Fruto de ese empuje inicial, arropados por una afición que por fin respondió a la llamada de socorro del club, los futbolistas del conjunto madrileño se adelantaron pronto en el marcador con un tanto del rumano Ciprian Marica, que se recorrió toda la banda para plantarse delante de Roberto Fernández y abrir el marcador con un disparo cruzado que acabó en la escuadra de la portería andaluza. 

La grada del Coliseum enloqueció. Había pasado una eternidad desde que vio un gol de su equipo. La táctica de Contra, con dos delanteros en la punta de ataque, parecía haber funcionado. Además, lo hizo sacrificando a pocos de los habituales de Luis García. El más llamativo fue Borja Fernández, un clásico en sus alineaciones que vio el partido desde la grada. Pero el Getafe, pese a esa garra que no dejó de lado en todo el duelo, no pudo controlar el juego. El Granada se hizo dueño y señor del partido y pronto comenzó a generar ocasiones. La primera, tras un error de Jordi Codina que solventó él mismo tras sacar un mano a mano al francés de origen marroquí Youssef El-Arabi. 
 Poco después lo intentó el colombiano Jeison Murillo, con un cabezazo a bocajarro que sacó como pudo el portero del Getafe. Culminó el carrusel de ocasiones el ghanés Mohammed Fatau, que mandó al larguero un disparo desde fuera del área. A la cuarta fue la vencida e Iván Sánchez "Riki" consiguió igualar la contienda tras aprovechar un pase de El Arabi que cogió la espalda de Sergio Escudero. El ex jugador del Getafe no perdonó delante de Codina y subió el empate al marcador. 

Mientras, el cuadro azulón seguía a lo suyo. Mucha fuerza pero poco más. Bastante hacía con frenar las acometidas del Granada, que se marchó al descanso con un mazazo en el cuerpo. Se lo dio el argentino Lisandro López, con un cabezazo inapelable que puso por delante al Getafe antes del cierre del primer acto. El equipo de Contra había disparado sólo dos veces a portería, pero el éxito fue rotundo. Con Luis García, el Getafe necesitaba cientos de tiros para hacer gol. Una semana después de su marcha, bastó un par para anotar más que en el último mes. Tal vez fue suerte, tal vez acierto. 

El paso por los vestuarios no trajo ningún cambio en el devenir del duelo. De nuevo, el Getafe vivió arrinconado en su campo, casi en su área, con el Granada acosando sin piedad a su rival para volver a igualar el marcador. No tardó en conseguirlo, por medio de El-Arabi, que cabeceó a la red un centro del ghanés Mohammed Fatau desde la banda izquierda que acongojó a todo el público del Coliseum. El destino parecía sellado para el Getafe, un empujón más y estaba destinado a caer. 

Entonces apareció la diosa fortuna para los hombres de Contra, que vieron como el chileno Manuel Iturra veía la segunda cartulina amarilla y dejaba al Granada con diez. El Getafe aprovechó pronto al instante esa expulsión y Ángel Lafita, en otra jugada aislada, hizo el tercero para los madrileños. 

Todo parecía finiquitado y listo para sentencia, pero no fue así. La historia de Cosmin Contra en el Getafe estuvo plagada de benditas locuras que, en su estreno en el banquillo, transmitió a sus jugadores. Éstos se durmieron en un córner para que El Arabi hiciera el 3-3 y después Sergio Escudero vio su segunda cartulina que dejó a ambos equipos con el mismo número de jugadores a diez minutos del final

9 de marzo de 2014

Gran triunfo de un Granada que se reencuentra con su fútbol.

  El cuadro de  Alcaraz tenía que ganar si no quería ver a los pucelanos, que anoche marcaban el corte con los puestos de descenso, con sólo un punto menos. Con semejante panorama, los rojiblancos no sólo derrotaron a un equipo que el año que viene estará en Europa, sino que lo hizo a lo grande: siendo mejores que los de Marcelino.
 
El Granada volvió a su feudo tras dos jornadas recorriendo la península. Y Los Cármenes, donde durante la temporada ha habido más problemas de los deseados, vio anoche una de las mejores versiones que los rojiblancos han dado en lo que va de temoprada. Con Fran Rico en plan director de la filarmónica de cualquier de gran capital de Europa, los granadinistas estuvieron bien situados y jugando todos para todos. Los castellonenses sólo mandaron en escasos tramos del choque, en los que están incluidos los primeros minutos. Luego, se vieron superados con creces. 
 
 La presencia de Riki, fue lo más llamativo en el once titular que puso en acción Alcaraz. El madrileño respondió a la confianza del técnico. Tras el pitido inicial, fue el Villarreal el mostró más ímpetu y muy poco tardó en dar el primer susto a la parroquia local. Uche, que de amarillo realiza más cosas que de rojiblanco, hizo gala de su potencia para atravesar la línea defensiva granadinista y plantarse delante de Roberto. El meta acertó a quedarse con el balón cuando el nigeriano se disponía a sobrepasarle (3').
 
La ocasión visitante estimuló al Granada, que poco a poco empezó a mover el esférico en la zona ancha. Así llegó la primera oportunidad del Granada. Fue una falta que sacó Fran Rico en corto para que Riki, con un golpeo seco, obligara a Asenjo a intervenir en dos tiempos (7').
 
Tras los primeros diez minutos, empezó a fraguarse una intensa lucha por la posesión del balón. El Villarreal, con más oficio, buscó la espalda de la retaguardia rojiblanca, pero Brayan Angulo, primero, y sobre todo Murillo, poco después, evitaron males mayores. En el otro lado del campo, algunas incursiones del Granada. En una de ellas se pidió mano de Bruno, que no lo fue (16'). En otra, a El Arabi le faltó seguir un poco más la jugada para llegar antes que un defensor castellonense a un balón que le dejó servido Riki con el tacón.
 
Precisamente fue Riki el que se fabricó el solito el penalti con el que se abrió la lata. El de Aranjuez se fue de Bruno y lo esperó casi en la línea de fondo a que lo arrasara. Fran Rico cogió el esférico y con toda la seguridad del mundo hizo que Asenjo se tirara a un lado para marcar plácidamente por el centro (22').
 Después de que el Villarreal volviese a poner el balón en juego, Muñiz hizo el más difícil todavía: cometer dos graves errores en la misma jugada, en la misma acción. Óliver Torres se tiró en el área rojiblanca tras una entrada de Riki. El colegiado castigó la acción que no era y ¡sacó fuera el punto del hipotético contacto los metros suficientes para convertir un penalti en falta! En el saque de la misma Moi estuvo a punto de sorprender a Roberto.
Calmadas las aguas, el Granada cogió la manija del encuentro y ofreció a sus seguidores minutos de buen fútbol. En el 27' no llegó por poco a un remate de cabeza solo ante el portero del Villarreal. Y cinco minutos después, una gran jugada en dos actos, a cual mejor. Primero Fran Rico recuperó el balón en el centro del campo y sin pensárselo puso un balón largo y entre líneas en el borde del área 'amarilla' donde El Arabi hizo el resto, incluido un doble apoyo sobre su pie derecho para soltar un zurdazo con el que envió el esférico al fondo de la red. Todo un deleite. 
 
Tras los dos goles, había que llegar al descanso en ventaja. Se dio un pequeño y engañoso paso atrás para intentar sorprender en rápidas contras. Se estuvo a punto en un par de acciones. El Villarreal, eso sí, pudo acortar diferencias en un cabezazo de Gabriel a la salida de un córner. El balón salió muy ajustado al poste. 
 
El Granada volvió al terreno de juego espoleado por su buen juego y por el marcador. Durante los primeros minutos del segundo tiempo ejerció de claro dominador. Fruto de ello, dos buenas ocasiones en apenas seis minutos. El Arabi estuvo a punto de ver puerta al rematar de cabeza una falta sacada por Fran Rico. El balón se perdió junto a la base del palo izquierdo de la meta de Asenjo (48'). Luego fue Recio el que soltó un tremendo zapatazo de lejos que rozó el larguero.
 
El reloj comenzó pronto a jugar a favor del Granada. Los de Marcelino, conscientes de ello, empezaron a apretar. Fue el momento de los de la retaguardia, muy segura. Sus recuperaciones permitieron lanzar peligrosos contragolpes. En uno de ellos, Bramihi y Riki recorrieron la banda izquierda. El madrileño culminó la jugada con un tiro raso que se estrelló en el lateral de la red (63'). Un minuto después Brahimi hizo otra de las suyas por su banda, pero El Arabi apenas creyó que su compañero iba a meter el balón desde casi la línea de fondo.
 
En el  último cuarto de hora el Granada supo controlar a su rival. Pina tuvo una ocasión que desbarató Roberto bien colocado. Pero en frente, el 'submarino amarillo' tuvo anoche a la mejor versión del Granada, con un Fran Rico marcando el ritmo y el resto remando al compás.
Alcaraz dio oxígeno en el tramo final con las entradas de Dani Benítez (¡vaya pitada la que le dedicó el público al mallorquín!) y Foulquier. Así se llegó al final. La cuenta pendiente que tenían los jugadores y técnicos del Granada tras lo ocurrido en la primera vuelta quedó saldada anoche, en la que volvió el buen fútbol a Los Cármenes. 
www.granadahoy.com


1 de marzo de 2014

mal partido mal planteamiento y falta de entrega.

 El Athletic Club ha arrollado al Granada en San Mamés (4-0) gracias fundamentalmente a un triplete de Aritz Aduriz, que ha vuelto a colocarse como máximo goleador de su equipo, en Liga y en toda la temporada, marcando goles de casi todas las maneras posibles: de cabeza, de fuerte disparo desde lejos y transformando un penalti que le hicieron a él mismo. Carlos Gurpegui marcó el cuarto tanto de un partido en el que los locales fueron cada vez más superiores a los visitantes y que pudo acabar con una goleada escandalosa a nada que Iker Muniain hubiese estado un poco más fino en la definición o hubiese contado con un poco de suerte. 

El Granada, superado ya desde el principio por los tempraneros tantos locales, fue decayendo según iba transcurriendo el partido y desde el 3-0 sufrió lo indecible en inferioridad numérica. Así, deberá esperar a próximas jornadas para poner más tierra de por medio sobre el descenso de los cinco puntos que tiene ahora. Todavía estaba quitándose la gente el frío cuando, en el minuto 6, llegó el primer gol del partido. Un poderoso cabezazo de Aduriz a un centro desde la derecha de Iraola que el ariete internacional golpeó como si fuese con el pie, para alojar el balón junto al palo izquierdo de la meta de Roberto. 

Espléndido remate de Aduriz, pero también demasiada premiosidad de Roberto, que no salió a atajar un centro que tardó mucho en caer, y de Coeff, que pareció esperar la salida de su portero y no es que no saltase para disputar la pelota, sino que hasta se agachó. No había pasado mucho más sobre el terreno de juego en un choque sin demasiado ritmo, cuando volvió a aparecer Aduriz con su mazo. Esta vez lo tenía en la pierna derecha, con la que enganchó un impresionante zapatazo desde unos 20 metros, escorado a la derecha que se coló, imparable, por la escuadra izquierda de la portería nazarí. Que ese balón era difícil de detener lo dejaba claro el hecho de que dio en el larguero y en el poste antes de entrar. 
 Un remate flojo desde la frontal en buena posición de Herrera con el que terminó una buena jugada del Athletic pudo suponer el 3-0. Que también pudo conseguir a la media hora Aduriz para completar un hat trick perfecto. Es decir, un tercer tanto con la pierna izquierda tras haberlo hecho con la cabeza y la derecha. Pero en esa ocasión no enganchó bien en el punto de penalti el buen centro desde la izquierda de Balenziaga. 

Un par de disparos desde el borde de las áreas y mal empalados de El Arabi y Muniain, que desaprovecharon dos buenas opciones de hacer peligro para sus equipos, dieron paso al descanso. Ya con Foulquier en el terreno de juego desde que, en el minuto 25, sustituyera al enfadado Fatau, que había visto una cartulina amarilla en el 2. 

En el primer cuarto de hora de la segunda mitad, el Athletic amenazó de nuevo con el 3-0, pero el colombiano Bryan Angulo se le adelantó a Susaeta en un centro de Aduriz desde la línea fondo; Roberto le detuvo un buen disparo a Herrera y Aduriz no terminó bien una buena jugada, con túnel incluido, ante Coeff. Salió vivo el Granada de ese primer arreón tras el descanso de los locales y se animó a acortar distancias. Aunque en la única ocasión seria de la que dispuso Iraola se interpuso entre el remate de Pereira y la portería de Iraizoz tras un centro de Brahimi. Se lanzó de nuevo el Athletic a por el tercer gol y lo acariciaron Herrera y Muniain. El pequeño extremo hasta en tres ocasiones. En la primera le faltó tino y en las dos siguientes, en la misma jugada, suerte porque se le cruzaron 

Pero lo volvió a marcar Aduriz. Esta vez al transformar un penalti que le hizo a él mismo Mainz, que resultó expulsado. Ya con el choque decidido, Gurpegui alimentó la fiesta de una grada que le adora aprovechando al borde el área y con la izquierda un despeje de la defensa local tras una jugada a balón parado. 
www.granadahoy.com